Compartir
Publicidad
'Capítulo 0': Joaquín Reyes, Ernesto Sevilla y Miguel Esteban entre 'Star Trek' y 'En los límites de la realidad'
Cine y TV

'Capítulo 0': Joaquín Reyes, Ernesto Sevilla y Miguel Esteban entre 'Star Trek' y 'En los límites de la realidad'

Publicidad
Publicidad

Ya hemos pasado por el décimo quinto aniversario de la primigenia ‘La hora chanante’, por el décimo de su depurada continuación, ‘Muchachada Nui’ y nos acercamos peligrosamente al décimo y al quinto de ‘Museo Coconut’ y ‘Retorno a Lilifor’, respectivamente. El equipo de cómicos que aspiraba a ser un nuevo orgullo del tercer mundo ha evolucionado hasta ser una máquina de la risa perfectamente engrasada, pero empecemos por el verdadero capítulo cero.

El año más chanante

Corría la primavera de 2002, y uno podía hacer bromas con casi todo lo que le viniera a la cabeza sin miedo a las consecuencias. Más o menos. Tampoco es que me invente yo nada a estas alturas, que para eso están Airbag ahí reforzando mi teoría.

Ese año, Paramount Comedy acogió a un grupo de inconscientes del humor y estrenó para sorpresa de todos, 'La hora chanante'.

Aquel primer episodio, programa o tarjeta de visita tenía una estructura caótica y parecía una ensalada de humor absolutamente atemporal. Con el paso del tiempo, la cosa se iría refinando hasta lograr que todo ese caos fuera el principal protagonista. Caos con sentido por parte de sus creadores y caos consentido, y tanto, por los espectadores que empezaron a viajar en ese globo.

Creado, dirigido y protagonizado por Joaquín Reyes, y siempre bien escoltado por Ernesto Sevilla, Raúl Cimas, Carlos Areces, Julián López y Pablo Chiapella, el programa emitiría un total de ocho episodios, que ascenderían a once en 2003, 2004 y 2005 para cerrar su ciclo vital con nueve programas en 2006. Durante 50 programas (y uno inédito incluido en la edición doméstica), lograron, entre muchas otras cosas, revolucionar el castellano.

En realidad, nada terminaba: esto acababa de empezar.

Jugando la Champions

El siguiente bloque de ladrillos de la risa (52 programas) lo construyen en Televisión Española: 'Muchachada Nui' empezó una noche de verano (septiembre aún es verano, de nuevo Airbag) en La 2. Y la leyenda se hizo más grande.

El programa mantiene el mismo formato que 'La hora chanante', con Reyes interpretando un personaje famoso que sirve como nexo a los sketches y secciones, muchas de ellas de ida y vuelta pero con el infalible Celebrities en todos los programas. Al igual que el título del programa, que no pudo ser el mismo por derechos, las secciones básicamente son las mismas pero con otro nombre.

Tras volver a conquistar los corazones de los miles de fans de su humor, 'Muchachada Nui' no se libró del comportamiento por defecto de unos espectadores ya acostumbrados a ver "online" su obra anterior y no acostarse demasiado tarde.

Tras el periplo en la televisión nacional y habiendo convertido el show en algo incluso más memorable y elaborado que su ópera prima, los zagales regresarían al underground.

Finalmente, una serie

"Yo siempre me he movido en el underground. Neox, Comedy Central o Movistar... que es menos underground pero sigue siendo respetuosa con los autores. No sé como será currar en 'Velvet', que me molaría, pero seguro que no seríamos tan libres".

Habla Miguel Esteban, la gran incorporación al barco chanante entonces y que continúa siendo un miembro indispensable en la actualidad. El equipo estrenaba su primera serie "tradicional" en Neox: 'Museo Coconut'. Junto con Sevilla y Reyes se encargará de los guiones de los treinta y tres episodios de la serie. Además, Xavi Daura y Esteban Navarro (Venga Monjas), también firman una veintena de capítulos. Borja Sumozas y Fernando Villena firman a su vez una decena de episodios.

En la serie, 100% tunante, el equipo artístico tiene la decencia de recuperar a un personaje condenado al olvido: el Onofre que tantas risas nos provocó en uno de los concursos que más he echado de menos en toda mi vida: 'Smonka'.

Puestos a innovar, o al menos a recuperar una parte importante de la televisión, 'Museo Coconut' se graba en plató con público en directo.

Tras la serie, 'Retorno a Lilifor' significó un (desternillante) paso atrás. Volvían los celebrities, volvían los viejos recursos y la producción más underground. ¿Qué importa eso si todo son risas?

La consagración

"Como dice Joaquín: había dinerete, pero tampoco tanto. En Movistar somos de las series más modestas. Pero se ha aprovechado muy bien, Manu (Manuel Sánchez, más conocido como Antonna, guitarrista de Los Punsetes y veterano colaborador del equipo) es un productor cojonudo, y el acabado se lo debemos a un equipo de arte increíble (liderado por Noe Cabañas) y a un director de foto (Enrique Silgueiro) con el que me casaría".

El ciclo de la vida tunante

Miguel Esteban es una pieza vital en 'Capítulo 0', la consagración de un equipo que nunca ha volado tan libre ni disfrutado tanto: Hemos volado completamente libres, como pajarillos... Hemos hecho lo que hemos querido. Bueno, yo he echado una mano para que Joaquín y Ernesto pudieran hacer lo que querían. Viendo los guiones, yo pensaba que iba a ser imposible llevarlo a cabo. Y mira, oye... me callo la boca".

En 'Capítulo 0', Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes coronan la cima del humor total haciendo lo que mejor saben hacer, pero con un gusto exquisito y una envidiable salud cinéfila y televisiva.

Continúa Esteban: "Trabajar con Ernesto y Joaquín es la hostia. Son las dos personas de las que más he aprendido el oficio con mucha mucha diferencia. Y se complementan muy guay. Los tres, Joaquín, Ernesto y yo, somos consumidores compulsivos de series y películas. Pero Ernesto es un caso aparte, es una verdadera enciclopedia de cine, lo sabe todo y lo recuerda todo, y eso nos facilita mucho la vida. Todos llegamos al proceso con imágenes que nos gustaría recrear, con momentos con los que nos apetece jugar. Intentamos combinarlos y seguimos nuestro instinto. A veces una idea que parece guay tienes que descartarla, el año pasado tiramos un par de capítulos a medias en los que uníamos 'Walker Texas Ranger' con Woody Allen, o 'Fama' con 'Black Mirror'..."

Las similitudes con 'Black Mirror' no se quedan ahí. El segundo episodio de la serie (aunque todos sean de género), es un cruce entre esa atmósfera británica y el nuevo terror mainstream de denuncia accesible a todo el mundo. Y el resultado, claro, no es para todo el mundo.

Qué decir del quinto y último, un precioso (y loco, loquísimo) homenaje a 'Star Trek'. Y es que 'Capítulo 0' termina justo donde empezaba la (de momento) última temporada de la creación de Charlie Brooker: en el mundo de Gene Roddenberry. Este capítulo es el único que no está dirigido por Ernesto Sevilla. Miguel Esteban y Raúl Navarro se encargan del episodio: "Eso fue como escribir una carta a los reyes pidiendo un regalo loquísimo que sabes que no te mereces, pero por alguna razón cuela".

Uno de los aspectos más sorprendentes de los créditos de la serie es ver a Pablo Motos ejerciendo de productor. "Llegamos a Pablo Motos porque Ernesto hacía piezas para 'El Hormiguero' y estaba muy contento con la libertad que le daban, el equipo y el buen rollo que había. A Pablo le apetecía porque es la primera incursión en ficción de su productora".

¿Y ahora, qué?

Joaquín Reyes también nos cuenta cositas: "Para nosotros cada episodio de 'Capítulo 0' es como rodar una mini película. Hacer un largo esta en el horizonte, y creo que cada vez está más cerca, pero no nos obsesiona".

Movistar + no ofrece datos oficiales de las producciones, pero por lo que hemos podido averiguar están bastante contentos con el resultado, por lo que pronto podría confirmarse una nueva temporada.

Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes en Capítulo 0

Por su parte, Ernesto Sevilla va un paso más allá que su colega a la hora de hablar del futuro: "Yo respondo lo mismo que Joaquín pero añado que haremos un largo que se va a cagar la perra. Incluso puede que se titule así: Se va a cagar la perra"

Lo que está claro es que Ernesto y Joaquín están disfrutando de su mejor momento y con su mejor trabajo: "Sí, así es. Ernesto nunca es tan feliz como cuando dirige y puede hacer un plano Scorsese, y Joaquín está en su salsa haciendo el idiota delante de una cámara, aunque en esta temporada ha demostrado que puede actuar serio y hacerlo de la hostia. Qué galán falangista podría hacer en 'El secreto de Puente Viejo'. Ahora mismo, creo que los dos no se imaginan un proyecto que les haga más felices".

Joaquín Reyes lo confirma: "Yo con Ernesto estoy más a gusto que en brazos"

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio