Publicidad

¿Por qué la ciencia-ficción pura lo tiene muy difícil para triunfar en cine?

¿Por qué la ciencia-ficción pura lo tiene muy difícil para triunfar en cine?
37 comentarios

Publicidad

Publicidad

Son buenos tiempos para la ciencia-ficción en el cine. Desde hace años, los grandes estudios de Hollywood encuentran en el género una oportunidad para seguir dominando el juego creando nuevos mundos o aventuras sin límites. Títulos como 'Avatar' (2009) o 'Gravity' (2013) son vendidos como asombrosos acontecimientos, apoyados incluso por el aplauso de la crítica, convirtiéndose en citas imprescindibles tanto para cinéfilos como para el público que acude a las multisalas de vez en cuando, para disfrutar un par de horas desconectados de la realidad.

Sin embargo, muy a menudo, se trata de una mera excusa para ofrecer acción y llamativas secuencias infladas a efectos visuales; en otras ocasiones, lo científico queda casi por completo eclipsado por la fantasía. ¿Acaso el enfoque "puro" es un problema? El estreno, con solo tres semanas de diferencia, de dos esperadísimas películas de ciencia-ficción tan dispares en aproximación y resultados como 'Interstellar' y 'Los Juegos del Hambre: Sinsajo – Parte 1' ('The Hunger Games: Mockingjay – Part 1') invita a abordar el tema.

La primera, un drama, con momentos frenéticos y espectaculares propios de cualquier superproducción, que intenta narrar de la manera más realista posible un viaje a través de un agujero de gusano para explorar planetas habitables en un futuro cercano; en este sentido, cabe destacar la colaboración como asesor científico y productor ejecutivo del reputado físico Kip Thorne. 'Interstellar' no logró el codiciado número 1 del box office USA y sus 47 millones de dólares es el peor estreno de Christopher Nolan desde 'Insomnio' ('Insomnia', 2002).

En cuanto a la segunda, nueva entrega de una saga juvenil de acción, fantasía y romance, con la garantía de estar basada en un best seller (la trilogía literaria de Veronica Roth Suzanne Collins), recoge la épica de un grupo de jóvenes rebeldes enfrentados a un anciano gobierno totalitario en un mundo post-apocalíptico que recicla ideas tan populares como un torneo mortal para entretener y controlar a las masas (el circo romano actualizado). 'Sinsajo' ha cumplido las previsiones y ha arrasado en su estreno con una cifra récord: 123 millones, el mejor dato del año en Estados Unidos.

Por tanto, si nos atenemos a los fríos números de taquilla cabe concluir que vende más la ciencia-ficción blanda representada por 'Los juegos del hambre' que en una propuesta más cerebral como 'Interstellar'. Y es lógico, desde siempre ir al cine se ha entendido como sinónimo de evasión, diversión, mientras que el film de Nolan, cercano a las 3 horas de duración, da la imagen de requerir un esfuerzo (aunque sea mínimo) por parte del espectador; muchos no lo van a considerar el mejor plan para un viernes o un sábado por la noche. No obstante, hay otra forma de éxito.

Diferentes metas

Sin entrar a valorar su calidad como pasatiempo, 'Los juegos del hambre' es un artefacto diseñado para tener efecto ahora; dentro de unos años, cuando otras franquicias estén de moda ('Divergente' o 'El corredor del laberinto' podrían recoger el testigo), sus imágenes quedarán olvidadas, amontonadas entre tantas obras similares que bebían de las mismas fuentes y se limitaron a ofrecer entretenimiento pasajero en un momento determinado. 'Interstellar' también está envuelta como un blockbuster que pretende hacer caja, pero compite en otra liga.

Películas de ciencia-ficción "blanda" Año Recaudación del primer fin de semana
'Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 1' 2014 123M$
'Lucy' 2014 43,8M$
'Origen' 2010 62,7M$
'Avatar' 2009 77M$
'Soy leyenda' 2007 77,2M$
'Transformers' 2007 70,5M$
'Matrix' 1999 27,7M$
'Armageddon' 1998 36M$
'Desafío total' 1990 25,5M$
'Regreso al futuro' 1985 11,1M$

Puede que sobren explicaciones y sentimentalismo, o que el tercer acto resulte fallido (discutible), pero Nolan puso se marcó el objetivo de ofrecer una experiencia de inmersión similar a la de un clásico como '2001, una odisea del espacio' ('2001: A Space Odyssey', 1968). El tiempo dirá si lo ha logrado, si su trabajo será tan recordado como el de Stanley Kubrick, pero de momento es la película que más debate, discusión y controversia está generando, y eso me parece un triunfo mayor.

El estreno de 2001

Lamentablemente, cada vez se da más importancia al estreno, a si ha conseguido el número 1 o ha roto algún récord, al titular... en lugar de esperar y tener en cuenta un enfoque más amplio. ¿Acaso una película deja de recaudar tras el primer fin de semana en la cartelera de su país? Ya veremos las cifras definitivas de 'Interstellar' pero en estos momentos lleva más de 400 millones ($) en todo el mundo. '2001' tiene la etiqueta de exclusivo para cinéfilos y "frikis" pero lo cierto es fue un rotundo éxito de taquilla (costó unos 10 millones y terminó sumando cerca de 200).

Es divertido comprobar cómo la película de ciencia-ficción mejor valorada de todos los tiempos es también considerada por muchos como un soberano aburrimiento. Claro que Kubrick (que contó con la colaboración del prestigioso escritor de ficción científica Arthur C. Clarke) no pensaba en ofrecer un entretenimiento accesible para todos los públicos. Tenía en mente orquestar un espectáculo único, un acontecimiento, una obra de impacto imperecedero, cuyos fotogramas y enigmas siguieran cautivando a generaciones posteriores.

Rompecabezas para disfrutar con tiempo

Quizá el problema de este enfoque que cuida los aspectos científicos y va más allá del consumo inmediato, es que necesitan tiempo. Paciencia, reflexión y más de un visionado para ser realmente apreciada. La ciencia-ficción está plagada de títulos de culto, 'Blade Runner' (1982), 'The Abyss' (1989), 'Gattaca' (1997), 'Donnie Darko' (2001), 'Primer' (2004)...; películas que en su momento fueron rechazadas, pasaron de puntillas por los cines o no alcanzaron el éxito esperado, para luego ser redescubiertas y revalorizadas en formato doméstico, hallando por fin su lugar.

Películas de ciencia-ficción "dura" Año Recaudación del primer fin de semana
'Interstellar' 2014 47,5M$
'Coherence' 2013 17.000$
'Moon' 2009 136.046$
'Primer' 2004 28.162$
'Solaris' 2002 6,7M$
'A.I. Inteligencia artificial' 2001 29M$
'Donnie Darko' 2001 110.494$
'Contact' 1997 20,5M$
'Gattaca' 1997 4,3M$
'The Abyss' 1989 9,3M$

Para un creador puede ser irrelevante tanto la respuesta inmediata en taquilla como la satisfacción de las masas que llenan las salas, sin embargo, los que manejan el dinero tienen otra opinión. Los estudios quieren el mayor éxito en el menor tiempo posible, y para ello acuden a simples fórmulas de probada eficacia, motivo por el cual vemos explosiones, persecuciones, peleas, comedia barata y diferentes formas de romance y erotismo cuando debería primar el elemento científico. Acción, humor y romance parecen ingredientes necesarios en la mezcla, o no hay película.

En ese marco, títulos fantásticos como 'Los cronocrímenes' (2007), 'The Man From Earth' (2008), 'Moon' (2009) o 'Coherence' (2013) llevan la etiqueta de "cine para minorías" son perfectamente disfrutables por cualquier tipo de adulto. En general, se tiene una imagen excesivamente simplona del público, reforzado por el éxito de propuestas poco elaboradas (como la saga 'Transformers', por poner un ejemplo relacionado con el género) y hay una resistencia a ofrecer propuestas demasiado complicadas o cargadas de jerga técnica, pensando que no recuperarán la inversión.

En las últimas décadas, cabe destacar 'Contact' (1997) como uno de los raros casos de “hard sci-fi” con generoso presupuesto, 100 millones de dólares sobradamente recuperados. Para ello tuvieron que darse varios factores: un director como Robert Zemeckis que venía de triunfar en los Oscar con 'Forrest Gump' (1994), un reparto de estrellas (Matthew McConaughey otra vez) y el apoyo de la aclamada novela de Carl Sagan. Por el contrario, proyectos como la última versión de 'Solaris' (2002) resultaron sonoros batacazos, achacados a lo denso y pretencioso de su propuesta.

¿Carne de series?

Alguien tan célebre y respetado como Morgan Freeman lleva más de una década intentando poner en marcha una película de 'Cita con Rama' de Clarke (en 2003 se informó que David Fincher estaba comprometido para dirigirla) y desde 1998 se está intentando llevar al cine la saga 'Fundación' de Isaac Asimov, finalmente destinada a televisión. Quizá sea este medio, cuyo prestigio ha ido en aumento durante los últimos años gracias a cadenas como HBO, el mejor lugar para plantear historias de ciencia-ficción pura. Y el espectáculo para la gran pantalla.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir