Publicidad

Cómo cuidar tus dispositivos frente al calor extremo evitando que se sobrecalienten

Cómo cuidar tus dispositivos frente al calor extremo evitando que se sobrecalienten
5 comentarios

Publicidad

Publicidad

Vamos a explicarte cómo cuidar nuestros dispositivos frente al calor extremo, tanto tus smartphones como ordenadores portátiles o tabletas. El verano y una ola de calor puede ser enemiga mortal para tus dispositivos, y a nadie nos gustaría encontrarnos con la sorpresa de que se dañan por culpa de no tomar una o dos medidas básicas.

En este artículo nos vamos a centrar en medidas genéricas que puedes tomar en cualquier dispositivo electrónico, aunque puede que mencionemos algunas que estén más dirigidas a algunos dispositivos más concretos. Y como siempre decimos en Xataka Basics, si consideras que no hemos mencionado algún consejo que creas adecuado, te invitamos a que lo compartas con todos los demás en la sección de comentarios.

Evita la luz directa del sol

Puede que tu dispositivo no sea un vampiro, pero cuando el sol aprieta es importante que evites que le dé la luz directa del sol. Y es que cuando te da el sol siempre te va a llegar más calor, y para los dispositivos electrónicos es exactamente igual. Por lo tanto, ponerlos al sol aunque sea en el escritorio de tu cuarto va a hacer que se sobrecalienten demasiado.

Y evidentemente, si esto puede pasar en casa con tu portátil u ordenador de sobremesa, lo mismo has de aplicar cuando salgas fuera de casa con tu móvil. Intenta no dejarlo nunca apoyado donde le dé la luz directa del sol, ya que aunque no lo estés utilizando, para cuando quieras darte cuenta puedes tenerlo muy caliente.

En casa, la CPU bien ventilada

Ventilador

Puede que en invierno no pase demasiado si tienes la torre de tu ordenador en una zona un poco encajonada donde los ventiladores no disipan bien el calor, aunque si juegas a juegos exigentes o usas programas que expriman el ordenador, puedes tener problemas de sobrecalentamiento. Pues imagínate si a la ecuación le añades una ola de calor.

Cuando está haciendo mucho calor, es especialmente importante tener la torre en un sitio lo más despejado posible, que no haya nada que pueda evitar que los ventiladores expulsen el aire caliente del interior, y que no esté encajonado en un sitio donde el aire caliente que expulsa se vaya acumulando.

Tanto en un PC de sobremesa como en un portátil, es muy importante que en verano le pegues una limpieza, poniendo especial énfasis en comprobar que los ventiladores internos están bien limpios, y que el sistema de refrigeración funciona correctamente. Si tuvieras en tu torre problemas o reinicios por el calor, no descartes tener que mejorar su ventilación.

Reduce los procesos en segundo plano

Cuanto más trabaje la CPU de tu dispositivo más se va a calentar, por lo que un buen consejo que se te puede dar es el de reducir tanto como sea posible los procesos que se ejecutan en segundo plano de tu móvil u ordenador. Puedes empezar cerrando las aplicaciones que no estés utilizando, y revisando las que se ejecutan en segundo plano para cerrar las que no uses.

Al hacer esto, estarás liberando del mayor trabajo posible a la CPU, que es uno de los componentes que más energía disipa en forma de calor. Y claro, cuanto menos calor genere tu ordenador, menos se sobrecalentará cuando la temperatura exterior sea alta.

Mantener la pantalla apagada siempre que no estemos utilizando el dispositivo

Cuando el calor es extremo, cualquier medida que tomemos para intentar recudir un poco el calor que genera en tu dispositivo el funcionamiento de sus componentes será siempre bienvenida. En este sentido, también te podemos aconsejar mantener la pantalla apagada siempre que no estés utilizando el dispositivo.

Con este método no sólo estarás haciendo que la batería del móvil se consuma menos, sino que también estarás propiciando la disipación de calor al no tener un componente encendido. En móviles puede que sea más fácil al tener pantallas que se apagan automáticamente a los pocos segundos, pero cuidado con dejar el portátil o el sobremesa con la pantalla encendida en los días de más calor.

Reduce el brillo de la pantalla

En el mismo sentido que el punto anterior, los días que más calor haga puedes reducir el brillo de la pantalla para minimizar el consumo de batería y reducir el calor que debe disipar el móvil en todo momento. Esto puede serte útil incluso si lo estás utilizando, para hacerlo de manera que el móvil consuma menos y disipe menos energía en forma de calor.

Recurre al modo oscuro

Modo Oscuro

Cuando la pantalla trabaja, está disipando energía en forma de calor. Pero claro, el móvil o el portátil están para utilizarlos, y bajar el brillo no siempre es cómodo. En estos casos, puedes recurrir al modo oscuro para que al utilizar tonos más oscuros la pantalla tenga que iluminar menos, aligerando su trabajo.

Hoy en día, los principales sistemas operativos tienen su modo oscuro, incluyendo Windows o macOS, pero también en los dispositivos móviles. Además, aplicaciones como WhatsApp, Facebook, Gmail, Instagram y prácticamente las principales que puedes utilizar en tu móvil o incluso sus versiones web tienen también la posibilidad de activar un modo oscuro.

Recurre a la carga normal en vez de a la rápida

La carga rápida de tus dispositivos es potente, y puede hacer que la batería del móvil se caliente más que cuando lo estés cargando de forma convencional y no tan rápido. Por eso, cuando tengas que poner a cargar el móvil en momentos de extremado calor, puede ser útil usar la carga normal en vez de la rápida.

Sin embargo, no todos los dispositivos te permitirán controlar el tipo de carga, por lo que esto es algo que este es un consejo que deberías seguir en la medida de lo posible. Si no tienes remedio, entonces intenta cargar el dispositivo si es posible en alguna zona donde no haga tanto calo o esté más a la sombra.

Si se te ha sobrecalentado, ponlo a la sombra

Estos son muchos consejos, y el ser humano tiende a ser despistado. ¿Qué puedes hacer si tu dispositivo ya se ha sobrecalentado? Pues aquí, no hace falta que esperes a que de problemas, si lo notas demasiado caliente puedes empezar a tomar ya algunas medidas para evitar que de fallos o que algún componente sufra daños.

Lo más recomendado es apagar el dispositivo y dejarlo reposar en un sitio donde no le dé la luz directa del sol. De esta manera, estaremos intentando que adquiera la temperatura ambiental lo antes posible. Cuando notes que ya está a una temperatura más normal, entonces vuelve a encenderlo y asegúrate de intentar que no se vuelva a sobrecalentar.

Un descanso tampoco le vendrá mal

Y por último, mencionar simplemente que cuanto menos utilices tu dispositivo menos se va a calentar. Respecto a esto, podemos decir que cuando haga más calor intentes utilizar el dispositivo lo menos posible, pero que si no tienes más remedio por trabajo o por alguna otra necesidad, intentes hacerlo trabajar al mínimo. Vamos, que no te pongas a renderizar un vídeo 4K cuando haga 45 grados, por lo menos a no ser que no tengas más remedio que hacerlo.

En el caso de los móviles, tampoco descartes el quitarle la funda que puedas haberle puesto para aligerarlo un poco más. Pero claro, si esto no lo hemos dicho de forma más extensa es porque hacerlo siempre va a exponer tu móvil a otros riesgos como las caídas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios