Compartir
Publicidad
Nuevo Passat 2015: conduciendo una semana rodeado de tecnología
Automóvil

Nuevo Passat 2015: conduciendo una semana rodeado de tecnología

Publicidad
Publicidad

De los coches nuevos que se venden en 2015, el Volkswagen Passat 2015 es uno de los que ofrece una lista bastante grande de nuevas tecnologías, ya sea a nivel interfaz de uso, ya sea a nivel conectividad, ya sea a nivel asistencia a la conducción. Conste también que no es el único coche en el que se pueden encontrar. Muy similar a este, y casi con los mismos equipamientos tecnológicos, podemos pensar en el nuevo Ford Mondeo 2014.

Puestos a conocer un poco mejor estos sistemas, nos decidimos a probar durante una semana el nuevo Volkswagen Passat 2015. Pero no vamos a hablaros aquí de qué tal se conduce, cuánto consume, o qué tal anda de espacio y maletero, pues eso corresponde más con nuestra página hermana Motorpasión, y allí podéis encontrar ya la prueba en esos otros términos. Durante esa semana nos hemos centrado en conocer y utilizar elementos como el asistente para atascos de tráfico o el navegador GPS conectado.

Volkswagen Passat 2015 02

Volkswagen Passat 2015: como coche

Como el nuevo Volkswagen Passat no deja de ser un coche, por mucha electrónica que incorpore, y sin entrar en todos los detalles y profundidad a los que podríamos, al menos sí hay que resumir brevemente las principales caraterísticas como coche.

La unidad que hemos probado no es la más básica y asequible. Por nivel de acabado es el más alto, llamado oficialmente Sport, y además equipa varios elementos opcionales, como por ejemplo el techo solar de vidrio practicable o la tapicería de cuero.

Estamos hablando de un coche grande, que mide 4,77 m de largo y 1,83 m de ancho (sin contar los espejos retrovisores). Tiene cuatro puertas y cinco plazas. La verdad es que es muy espacioso. Tiene también un maletero muy grande, de 586 litros de capacidad, que exige casi meterse dentro para llegar al fondo.

Si es bonito o no que cada cual lo juzgue, pero la realidad es que en persona resulta bastante atractivo y hasta se te quedan mirando. En el interior resulta un coche muy acogedor y muy bien terminado, que tiene ya cierto toque de lujo. Es confortable y bastante silencioso.

Camaras 2

Por motor, este que probamos es un diésel de 150 CV con cambio automático de doble embrague de seis velocidades, una combinación que resulta muy recomendable pues su conducción se hace realmente cómoda y relajada, sin por eso perder prestaciones.

Después de una semana de uso diario, de la misma manera y por los mismos lugares que utilizaría mi coche habitual, debo decir que me parece un coche excelente para conducir por autopista como todo un señor, y además sin gastar demasiado, pues el consumo vino a variar según las diferencias de cada día entre los 5,0 y los 6,5 l/100 km, que es un consumo muy interesante para un coche de este tamaño que además es de cambio automático, no lo olvidemos.

Como no se puede tener todo, la ventaja de ser un coche grande, espacioso y con maletero se torna desventaja cuando uno tiene que conducir por ciudad, sobre todo cuando llega el momento de aparcar. Menos mal que la tecnología nos puede ayudar de verdad: los sensores de distancia traseros y delanteros mediante ultrasonidos, y sobre todo y mejor aún, las cuatro cámaras de vídeo de visión de 360 grados, resultan utilísimas.

Camaras 1

Volkswagen Passat 2015: como escaparate de tecnologías

Ya que hemos citado esto de las cámaras, empecemos por ellas. Hay una cámara en la parrilla inferior delantera, una cámara en la parte inferior del espejo retrovisor izquierdo, una cámara escondida a simple vista en el emblema de la marca del capó del maletero, que también es el tirador para abrirlo, y la última cámara en el otro espejo retrovisor, el derecho.

No es el primer coche que equipa un sistema de visión del perímetro del coche, aunque sí nos ha parecido uno de los más completos (todo va evolucionando y mejorando como es lógico), reconoce obstáculos y tiene múltiples vistas posibles: cenital, en perspectiva, hacia atrás, hacia adelante, hacia un lateral, para ayudarnos a salir marcha atrás, para ayudarnos a aparcar con un remolque, para ayudarnos a incorporarnos a la calle desde un garaje con poca visibilidad...

Sin embargo, y aunque el sistema funciona bien y es muy útil para aparcar en sitios con poco espacio, sin rozar el coche y pudiendo ver lo que nuestra vista no es capaz de ver directamente, no es del todo perfecto: la cámara de vídeo delantera va colocada muy baja y no da una imagen del todo clara cuando el coche está muy cerca de otro vehículo u obstáculo que este justo delante. Bastaría con recolocarla un poco más alta.

La imagen de las cámaras de vídeo se muestra en la pantalla a color de la consola central, de ocho pulgadas y táctil, que se puede ver bastante bien incluso cuando hace sol.

Detector Angulo Muerto

Para ayudarnos en las maniobras, al salir de un aparcamiento, al cambiar de carril o al adelantar, el sistema de detección de vehículos en el ángulo muerto de los espejos retrovisores nos ha gustado también. Funciona con dos radares colocados en ambos extremos del paragolpes trasero. Es muy claro y útil, y no resulta molesto como otros con un pitido tras otro que puede acabar con la paciencia de algunos conductores.

Simplemente se recurre a una luz naranja en el cuerpo del espejo, que se enciende ténue fija cuando se detecta un vehículo, y que se enciende intensa y parpadeante, para llamar más nuestra atención, cuando con el intermitente indicamos que queremos cambiar de carril, pero viene un vehículo.

No es tampoco este el primer sistema de este estilo que se monta en un coche, pero sí que nos gustó otra funcionalidad, que se tiene si se equipa un extra, el sistema de mantenimiento en carril. Si resulta que estamos un poco despistados y queremos cambiar de carril, pero viene ya un vehículo, y por lo que sea ignoramos la luz, el volante vibra un poco por el lado por el que que viene el vehículo y hacia el que queremos ir, y hasta se resiste y presenta un poco de oposición para indicarnos que será mejor que no lo hagamos si no queremos tener un susto.

El asistente de mantenimiento en el carril: progresando, pero sin ser perfecto

Algunos sistemas de asistencia a la conducción que monta el nuevo Volkswagen Passat, y también otros modelos, de esta misma marca o de otras, son los primeros pasos hacia la conducción semiautónoma y autónoma, que más tarde o más temprano irá llegando al mundo del automóvil, y cuya adopción dependerá de la aceptación de los conductores y de su precio.

Uno de esos sistemas es el asistente de mantenimiento en el carril. Hace ya algunos años desde que salió este sistema, y parece que va evolucionando. Utiliza una cámara de vídeo en lo alto del parabrisas, por delante del espejo retrovisor interior, que se utiliza tanto para ver las líneas que delimitan el carril, como por ejemplo para reconocer las señales de tráfico de límite de velocidad o de prohibido adelantar.

Un accionador eléctrico en la dirección hace que el cerebro informático del coche pueda girar por sí mismo el volante para ayudarnos a mantener el coche dentro del carril, entre las dos líneas. Y como os explicamos antes, también nos puede alertar si queremos cambiar de carril y viene un vehículo, compaginándose con otros sistemas.

Camara Carril

La sensibilidad se puede ajustar para que actúe cuando estamos a punto de pisar la línea, o bien para que actúe antes y el coche vaya centrado en el carril. Por supuesto quien lo quiera desactivar lo puede hacer. Este sistema apunta maneras, por ejemplo para evitar que por culpa de un despiste nos salgamos del carril, pero no conduce el coche por sí solo.

El conductor tiene que llevar en todo momento las manos en el volante sujetándolo, y para curvas muy cerradas el sistema no hace toda la fuerza necesaria para tomar la curva: lo repetimos por si acaso, es una ayuda, no un piloto automático. En cualquier momento el conductor puede vencer la fuerza que ejerce el sistema sobre el volante, por ejemplo ante un imprevisto que exija dar un volantazo.

El inconveniente que se le puede encontrar es que por el momento, y esto me ha pasado con sistemas similares en diferentes coches y fabricantes, no es un sistema fiable al 100 %, y hay momentos y circunstancias en los que el sistema no ve las líneas: me ha sucedido en algunos túneles, cuando llueve y la calzada se moja y cuesta distinguir las líneas, o bien cuando el sol incide directamente sobre el parabrisas, por ejemplo con el sol del atardecer.

Estos momentos en los que el sistema está inoperativo temporalmente me han sucedido menos veces que en otras ocasiones, y por eso creo que este sistema parece ir progresando, pero lamentablemente no puedo decir que sea del todo confiable, por lo que hasta que no lo sea, su utilidad real es solo parcial.

Carril

El control de crucero adaptativo: muy útil

Os comentábamos antes que el Volkswagen Passat 2015 es un coche excelente para conducir por autopista. No tenemos la menor duda de que para hacer viajes por carretera es un gran coche. Un elemento muy útil para este uso es el control de velocidad de crucero adaptativo.

Este es otro sistema que también podemos encontrar en cada vez más modelos, incluso (buena noticia), en coches más pequeños y asequibles: sin ir más lejos, dentro de la misma marca, en coches como el Volkswagen Golf o el Volkswagen Polo, y además no tiene un precio prohibitivo (alrededor de 300 euros).

Es un sistema que mantiene constante la velocidad que hayamos programado, actuando sobre el acelerador, pero además mantiene constante la distancia de seguridad con el vehículo que nos precede, incluso actuando sobre los frenos cuando llega el caso. Para ello se utiliza un radar que va colocado en la parte frontal del coche y que mira hacia delante detectando vehículos y midiendo la distancia hasta ellos.

Botones Acc

Por autopista funciona muy bien, y permite conducir más relajados, sin tener que usar los pies, pues basta introducir un aumento de velocidad con los botones correspondientes del volante para que el coche acelere, y también basta introducir una reducción de velocidad con esos mismos botones para que el coche frene.

Además, la aceleración y el frenado se hacen de manera proporcional a lo que indiquemos, pero priorizando hacerlo de manera suave, sin brusquedades. Obviamente, si circulamos a 120 km/h, y reducimos la velocidad programada a 50 km/h, el coche va a frenar fuertemente, pero eso ya es cosa del conductor.

El sistema reacciona bastante rápido a los cambios, por ejemplo si "salta" un vehículo delante nuestro, que se ha cambiado de carril y se cuela en el hueco, el sistema lo detecta y frena para volver a tener la distancia de seguridad requerida. En cuanto ese vehículo se va, y vuelve a haber espacio por delante, el sistema vuelve a acelerar.

Acc

¿Es perfecto? Pues aunque es un sistema que me gusta mucho, que recomiendo, y que funciona muy bien, tanto como para decir que me parece más confiable que el sistema de mantenimiento en el carril, tiene un inconveniente que sería muy bueno solucionar: no reacciona ante los vehículos que están detenidos.

Si resulta que vamos por un carril, detrás del vehículo que nos precede, manteniendo la distancia de seguridad, y en un momento dado el vehículo que nos precede cambia de carril para sobrepasar a un vehículo que está parado en el carril, el sistema no es capaz de reconocer ese vehículo, ni se da cuenta de que está parado, ni reacciona a medida que nos acercamos.

Lo he comprobado en persona, y el propio manual de instrucciones indica que es una de sus limitaciones. Lo siento, pero no lo entiendo. Si el radar está apuntando a un objeto, y cada décima de segundo resulta que la distancia que mide se va reduciendo, es que nos estamos acercando y debería ir frenando el coche. Y si no lo hace, que los ingenieros se lo apunten en la lista de tareas pendientes a reprogramar.

Volkswagen Passat 2015 03

El asistente de atascos de tráfico: sorprendente

A estas alturas, alguno de vosotros podría decir que esta situación que acabo de describir no se va a dar, pero si tenemos presente que a partir de 30 km/h de velocidad ya se puede activar el control de velocidad de crucero adaptativo, y que además el coche equipa un asistente para atascos de tráfico, la cosa cambia y ya no es tan improbable encontrarse en dicha situación.

Si estamos circulando en hora punta por una autopista de los alrededores de una gran ciudad, casi seguro que nos encontraremos un atasco de tráfico. Y para este momento es muy útil y cómodo también este asistente, que en verdad es aprovechar y conjuntar tres sistemas: el asistente de mantenimiento en el carril, el control de velocidad de crucero adaptativo y el cambio automático.

Sí, es imprescindible para el asistente de atascos de tráfico tener cambio automático, para que el coche pueda cambiar de marcha a voluntad según sea necesario, al ir frenando o al ir acelerando.

Atascos Trafico

Hay que dejar claro que con este sistema, en una retención de tráfico el coche va a conducirse casi solo (pero no solo del todo, ojo). El coche va a mantener la velocidad y la distancia de seguridad con el vehículo que nos precede, y si este va frenando, nuestro coche también irá frenando, incluso hasta detenerse por completo. Y en cuanto el vehículo que nos precede vuelva a moverse, nuestro coche también lo hará e irá acelerando lo necesario.

Además el coche se mantendrá entre las líneas del carril (pero el conductor tiene que llevar las manos en el volante, como ya indicamos antes).

Pero claro, si en esa retención, llega un momento que en el carril nos encontramos con un coche detenido, por avería o por accidente, probablemente la causa de la propia retención, tal y como os hemos explicado antes, el coche no va a reaccionar. No decimos que tenga que dar un volantazo y esquivarlo, pues no es un coche autónomo, pero al menos, por si nos habíamos confiado y despistado, debería frenar y evitar el alcance.

La primera vez que uno utiliza este sistema va un poco desconfiado, la verdad. Dejas ir el coche solo, pero estás tenso por si no frena del todo. Pero frena. Y también vuelve a arrancar solo. Nos iremos acostumbrando, pero al principio resulta bastante sorprendente.

Cuadro de instrumentos digital: interesante

A título personal tengo que reconocer que esto del cuadro de instrumentos digital, es decir, que sea completamente una pantalla a color, a priori no me llamaba demasiado la atención. En mi opinión con un buen cuadro de instrumentos analógico, de esos con esferas circulares con agujas, como un reloj, más una pantalla para la computadora de a bordo, era más que suficiente.

Hasta que pasas toda una semana con un cuadro de instrumentos digital bien resuelto y de calidad, y te acaba convenciendo. El del nuevo Volkswagen Passat es una pantalla a color de 12,3 pulgadas con una resolución de 1.440 x 540 píxeles. Para la distancia a la que se ve, la verdad es que su resolución está muy bien y se ve muy nítida. Incluso cuando entra el sol e incide sobre la pantalla se sigue viendo (aunque no tan bien).

Un cuadro de instrumentos de este estilo permite que no sea siempre igual y que, hasta donde deje el fabricante, cada conductor lo personalice un poco a su gusto entre las opciones que te dan. En el caso del Passat por ejemplo, lo que cambia es el centro de cada una de las esferas, que puede mostrar una información u otra. En mi caso, en lugar de la vista clásica, prefería poner en el centro de las esferas la información sobre consumo y autonomía.

Cuadro Instrumentos 2

La otra ventaja es que la parte central del cuadro puede mostrar cosas muy diferentes. Además de lo que vendría a ser la información típica de una computadora de abordo, con el consumo medio, la distancia recorrida, y otros datos, también se puede ver la información del equipo de sonido o del teléfono.

Más interesante aún es ver la información de los sistemas de asistencia a la conduccción, para por ejemplo ver en tiempo real si se reconocen las líneas del carril o si se compromete la distancia de seguridad, y todavía más interesante es ver el mapa en perspectiva del sistema de navegación GPS. Este además se puede ampliar, ganando anchura, reduciéndose a cambio ambas esferas a cada lado.

Como punto a mejorar, tal vez el mapa que se muestra aquí en el cuadro podría ser más detallado, como el que se muestra en la pantalla de la consola central (pero tal vez hayan considerado que sea así a propósito, para no distraer más de la cuenta).

Cuadro Instrumentos

El sistema de conectividad: con control por voz

Casi todos los coches cuentan ya, o contarán a no mucho tardar, con uno de estos sistemas. La pantalla táctil a color de 8 pulgadas del centro del salpicadero es la ventana para utilizar el sistema de conectividad del coche, que incluye las típicas funciones de infoentretenimiento, como el equipo de sonido, manos libres para el teléfono móvil, algunos servicios conectados a internet y navegación GPS.

Moverse por los menús no es demasiado complicado, y además hay varios botones de acceso directo a las principales funciones. Eso sí, la pantalla quizás podría estar colocada un poco más alta. Esta es capacitiva y bastante sensible y rápida (las pantallas resistivas se van utilizando cada vez menos). Aunque la densidad de píxeles no me ha parecido tan alta como en la pantalla del cuadro de instrumentos, no se ve mal. El brillo, el contraste y la saturación de color se pueden ajustar a gusto de cada cual, y también dispone de modo día/noche automático.

Es muy práctico en este sistema el menú de configuración de múltiples elementos de equipamiento del coche, como por ejemplo el volumen o el tono de los pitidos de los sensores de distancia de aparcamiento, la intensidad de la iluminación ambiente interior, la activación o no del sistema de faros dinámicos, el cierre automático de las puertas al iniciar la marcha... y muchas otras cosas. Que cada cual pueda ajustar su coche a sus gustos nos parece muy bien.

Volkswagen Passat 2015 10

Sobre el sistema de navegación GPS no hay mucho que decir, pues es bastante estándar, con mapas guardados en memoria y que según nos explicaron se pueden actualizar hasta dos veces sin coste adicional. Muestra los edificios en 3D, una tendencia que también se está extendiendo en los GPS.

Una función adicional es la de que este sistema esté además conectado a internet. Esto es lo que Volkswagen llama Car-Net, y es un servicio para el que hay que suscribirse. El primer año se incluye gratis y la renovación cuesta 75 euros al año, o bien 135 euros por dos años.

Esto incluye funciones adicionales como recibir en el coche noticias vía RSS de las páginas web a las que nos suscribamos, importar un destino y ruta para el GPS desde el ordenador de casa, información del estado del tráfico y de la meteorología en tiempo real, y datos sobre gasolineras (incluidos precios de los carburantes) y de los aparcamientos (incluido si hay plazas libres y las tarifas).

Durante la semana que tuve el coche no siempre llegaba la información. La del estado tráfico, que cuando se conduce es quizás la más relevante e interesante, creo que podría ser un poco más clara.

Volkswagen Passat 2015 11

Además, en el sistema avanzado Discover Pro que montaba este Passat, se disponen de más servicios como Google Earth o Google StreetView, que complementan al navegador GPS tradicional.

Conste que el coche por defecto no tiene conexión a internet móvil. Para ello se puede dar conexión a través de nuestro smartphone, haciendo que sea un rúter Wi-Fi al que se conecta el sistema del coche. La ventaja es que no hay que tener ni un duplicado de nuestra tarjeta sim, ni una segunda línea de datos, pero la desventaja es que hay que acordarse de activar el Wi-Fi del teléfono, y para que no se nos descargue demasiado la batería, acordarse de conectarlo al puerto USB para que se vaya recargando.

La otra opción, que nos parece más cómoda, pero según el caso puede costar dinero, es pedir un duplicado de la tarjeta sim de nuestra conexión de datos y dejarla en el coche. Si tenemos el sistema algo más básico Discover Media, que por cierto tiene una pantalla algo más pequeña de 6,5 pulgadas, habrá que adquirir un rúter móvil USB donde insertar la tarjeta y llevarlo pinchado en el coche. Si tenemos el sistema más completo Discover Pro, ya viene con una ranura para la tarjeta sim.

El sistema cuenta con un control por voz que permite llamar a contactos de nuestra agenda, indicar una dirección al navegador GPS o buscar algo en Google (si tenemos conexión a internet). Funciona, pero no siempre te entiende y todavía tiene margen de mejora, sobre todo para poder ser utilizado con un lenguaje más intuitivo y natural.

Discover Pro

También con MirrorLink, Android Auto y CarPlay

Desde ya mismo el sistema de conectividad multimedia es compatible con el protocolo de interoperatividad MirrorLink, que por ejemplo suelen llevar teléfonos como Samsung, Sony o Nokia, por citar algunos. De esta manera se puede conectar por USB el teléfono al sistema del coche, se replica la pantalla del mismo en la pantalla del coche y se puede manejar desde ella.

Hay cierta limitación de uso, pues no todas las aplicaciones que llevemos en el teléfono son compatibles, por cuestiones de seguridad, pero en principio, con el coche parado, podemos acceder a casi todo el sistema del teléfono, en mi caso, un Android, puedes abrir Chrome, Twitter, Gmail o Google Maps.

En cambio con el coche en marcha la limitación es mucho mayor, de hecho, al menos con mi teléfono, no pude utilizar ninguna aplicación mientras conducía. Esto es comprensible porque no debería ir ningún conductor consultando su muro de Facebook mientras conduce (sirva como ejemplo), pero en cambio sí debería poder usar el navegador GPS de Google Maps, por ejemplo. Sinceramente me dejó un sabor bastante agridulce.

Mirrorlink

Según nos comentó Volkswagen, el sistema admite ciertas actualizaciones, por ejemplo en la compatibilidad con aplicaciones o en los servicios de Car-Net. Más o menos a mediados de año será compatible con otros dos protocolos de interoperatividad: Android Auto y CarPlay.

Como conclusión para terminar: sin duda hemos probado un gran coche que se disfruta conduciendo, que además dispone de interesantes sistemas electrónicos de lo más actuales, que aportan notables ventajas. El inconveniente es que se complejiza bastante el manejo del coche y requiere algo de tiempo para aprender a manejar ciertas funciones, algunas de las cuales todavía no terminan de ser perfectas (y esta sensación por el momento me la están dejando todos los coches que he probado con sistemas similares, pero es lo que tiene que aún sean cosas tan nuevas).

Vídeo | (1) Volkswagen, (2) Volkswagen (YouTube)
En Motorpasión | Volkswagen Passat 2015: precios en España

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio