Publicidad

La perversa tecnología que bloquea tu coche cuando dejas de pagar las letras

La perversa tecnología que bloquea tu coche cuando dejas de pagar las letras
40 comentarios

Publicidad

Publicidad

Si compras un coche a plazos y, por el motivo que sea, dejas de pagarlo, todos sabemos lo que esto puede significar: intereses de demora, comisiones y, en casos extremos, hasta el embargo del vehículo o de otros bienes con el fin de saldar la deuda. Sin embargo, en Estados Unidos estamos viendo otra nueva tendencia con entidades financieras ofreciendo préstamos a cambio de instalar un dispositivo especial en el vehículo para el que han pedido el dinero.

En concreto, dicho dispositivo permite "apagar" el coche a distancia y, además, incluye un GPS que permite localizar el coche en todo momento. ¿Que no pagas? Pues entonces te desactivan el coche cuando éste está parado y no podrás moverlo hasta que pagues lo que debes. Así de sencillo. Según cifras que proporciona el diario The New York Times, este sistema se ha instalado ya en más de dos millones de vehículos.

dispositivo.jpg
Así es un dispositivo para la interrupción del arranque

Obviamente, las quejas de los conductores de estos vehículos financiados no han tardado en llegar. Algunos aseguran que este sistema atenta contra su privacidad. Otros dicen haber quedado "tirados" cuando estaban esperando en un semáforo en rojo o aparcados en un mal vecindario. Para más inri, y si vas atrasado en el pago, el propio dispositivo emite un pitido que se va haciendo más frecuente y fuerte con el paso de los días, algo "degradante" según los afectados.

Las entidades que ofrecen la financiación para los vehículos se defienden asegurando que, de no ser por este sistema, no podrían ofrecer préstamos de "alto riesgo" a gente con ingresos limitados. ¿Es una técnica efectiva? Al parecer sí, y es que una de estas compañías ha asegurado que el pago retrasado de los recibos ha bajado del 29% al 7% tras implantar esta medida. Por ahora, eso sí, no parece que estas prácticas hayan llegado a España.

Vía | The New York Times
Imagen | buzrael

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir