Compartir
Publicidad
Así es la nueva red de carga eléctrica pública de Endesa en Ibiza: nos hemos subido a un smart EQ para probarla
Automóvil

Así es la nueva red de carga eléctrica pública de Endesa en Ibiza: nos hemos subido a un smart EQ para probarla

Publicidad
Publicidad

Para que circular con coches 100% eléctricos sea una buena experiencia, es básico que la red de carga se extienda sobre todo por aquellos países en los que aún no abundan los puntos de carga, como bien nos contaban algunos usuarios que llevan más de un año con coches eléctricos. Para contribuir a que la de España sea un poco más completa, y empujar la venta de coches eléctricos, Endesa y smart han desplegado una nueva red de carga en Ibiza para que pueda circularse por la isla sin quedarse colgado sin batería.

Pero como suele ocurrir en este mundillo, lo que buscamos con estas noticias es que más allá de la actualidad luego se cumplan las expectativas, y con ese propósito hemos podido darnos una vuelta con un smart 100% eléctrico y visitar algunos de los distintos puntos de carga. ¿Podemos quedarnos tranquilos con esta nueva red? Os lo contamos sobre ruedas.

Cinco nuevos puntos de carga en Ibiza

Aquí como siempre hablamos de negocio y de que al final todos los participantes del juego puedan ganar su ronda, porque hablamos de tres empresas (y "media"). El acuerdo lo firmaron la cadena de hoteles Palladium, Endesa y Mercedes, centrándose en la marca smart y en su modelo smart EQ.

Se trata de la primera red de cargadores para vehículos eléctricos pública en España, válida para cualquier modelo de coche eléctrico

En conjunto lo que se ha anunciado es la creación de la primera red de cargadores para vehículos eléctricos pública en España, de modo que los usuarios que quieran cargar no han de ser clientes de Endesa. Se trata de cinco puntos de carga semi rápida a 22 kilowatios, separados entre sí por unos 25 kilómetros, sumándose a los que el Hotel Ushuaïa Ibiza Beach tiene (cuatro cargadores en dos puntos de carga), que valen para cualquier vehículo eléctrico (y no sólo para este modelo).

Red De Cargadores Los cinco cargadores nuevos (marcados con una estrella): en Ibiza (Paseo Maritimo, S/N y Alcalde Bartolomeu Rosello, 2), Sant Rafael de Sa Creu (Avinguda des Llauradors, 19, Sant Antoni de Portmany), Sant Antoní de Portmany (Avinguda del Doctor Fleming, S/N), Santa Eulária des Riu (PM-810, 2) y Restaurante Can Curune (Diseminado S Llosia Dalt, 3, Sant Joan de Labritja).

Hotel que ahora ofrecerá un servicio de alquiler de vehículos eléctricos a sus huéspedes, tratándose de este smart EQ (conocido también por ForTwo o ForFour según el modelo). Coche que según han asegurado ahorra 1,1 toneladas de CO2 al año, y que con estos nuevos puntos de carga serán capaces de cargar en menos de 40 minutos del 10 al 80% de su carga completa.

Para pagar la recarga se utilizará la app para móvil ecaR (disponible para iOS y Android de manera gratuita), por lo que no se requiere dinero en efectivo (hay que darse de alta en este servicio al que se asocia una tarjeta de crédito, pero no es necesario ser cliente de Endesa como hemos comentado). Una app que existe desde hace tiempo y que es el sistema utilizado en los cargadores disponibles en Mallorca.

Smart Ibiza

La app además permite encontrar el punto de carga más cercano, así como comprobar si está disponible y reservarlo (el propio cargador indica en la pantalla qué enchufe está disponible). También puede accederse al histórico de facturas y otros datos del usuario y su consumo.

Todo esto es lo que pudimos probar en esta jornada de presentación, energía limpia y sol, mucho sol. Así que, sin más dilación, os contamos.

Una ruta silenciosa y con pago contactless

Los vehículos estaban cargados al 100%. Como ya hemos mencionado antes, se trataba de smarts EQ, nombre que ahora engloba a los smart ForTwo y ForFour, y que en este caso se trataba del modelo de dos plazas (el primero), con el cargador estándar de 4,6 kW (y no el de 22 kW que también se ofrece).

La prueba de los vehículos y los puntos consistía en desplazarse con el vehículo a tres de los puntos de carga inaugurados por una ruta (indicada con papel, nada de GPS) cuyos puntos se iban entregando cada vez que se llegaba a uno de ellos. Así que una vez recogido el primero, nos pusimos el cinturón y para allá.

Como ocurre con este tipo de coches, el arranque de los aproximadamente 15 vehículos que dispusieron se produjo con el único ruido que hacíamos los conductores y copilotos hablando porque es absolutamente silencioso. Y como contaron los compañeros de Motorpasión al probar el de cuatro plazas, la aceleración de 0 a 50 kilómetros/hora es especialmente rápida (nos recuerda a la de una moto).

Los puntos se reparten por la isla pero no llegan a estar a 25 kilómetros uno de otro, así que con una sola carga nos sobró para completar la ruta

Los puntos que visitamos se situaban en gasolineras (además de los del hotel). En ruta no están a 25 kilómetros uno de otro, estando a distancias algo menores (solamente un tramo entre dos de ellos llega a lo 26 kilómetros), así que con una sola carga en realidad tuvimos suficiente, contando con que el coche tiene una autonomía media aproximada de unos 100 kilómetros y que de vez en cuando se carga aprovechando la frenada (y también tiramos un poco del modo eco, que ahorra consumo al disminuir la velocidad).

Indicador Analogico Carga La carga se nos muestra con estos indicadores analógicos y en el digital (que veíamos en la galería anterior).

En nuestro caso probamos con unas tarjetas habilitadas para la demostración (al no ser socios del servicio ecaR), de modo que se trataba de navegar y manejar el cargador con ella. Pero gracias a esto pudimos probar con la app de un usuario, dado que con la tarjeta tuvimos algunos problemas con el cargador (no podíamos seleccionar el enchufe y no se activaba la carga).

Cagador Tarjeta Al pasar la tarjeta nos daba a elegir entre los enchufes disponibles, pudiendo cancelar.
Cagador Enchufe Disponible El LCD del punto de carga va indicando la disponibilidad y el estado de carga. En este caso estábamos usando la toma A, por lo que mostraba la disponibilidad de la B.

El proceso de carga es el habitual: una vez seleccionada la toma e insertado bien el enchufe (nos lo indicará con una luz verde), el proceso de carga se inicia. Hay coches que bloquean la toma para que no pueda soltarse accidentalmente, lo cual no ocurre en este modelo (pero sí se cierra automáticamente, con lo que finalmente se bloquea y hay que abrir el coche para sacar el enchufe).

Toma Smart La toma de carga del Smart EQ.
Enchufando Smart No hay más misterio en la carga eléctrica de los coches: conectar y listo.
Cargando Smart Tras los problemas que tuvimos (debidos al parecer a la tarjeta, dado que el cargador estaba funcionando con normalidad y que con la app pudimos cargar), el indicador de la toma ya mostraba que la carga se estaba realizando, así como el indicador en pantalla del interior y el del cargador.

Al ser una carga más anecdótica que necesaria, no pudimos hacer la prueba de esa carga que promete del 10 al 80% al no disponer de ese tiempo en la prueba, pero al menos comprobamos que el sistema funciona y que efectivamente no es necesaria otra cosa más allá de la app y estar dado de alta. La experiencia con el coche podéis leerla más a fondo en ese análisis de Motorpasión que os enlazábamos, pero a modo de primeras impresiones es un coche muy pensado para trayectos cortos urbanos o interurbanos, con mejor aceleración a velocidades hasta los 70-80 kilómetros por hora y con una dirección muy suave.

Smart Cargando

Un futuro con mucho enchufe

La sensación que nos queda de todo esto es que aún queda bastante para hablar de una red de carga completa en España, pero que iniciativas como ésta siempre servirán para incentivar algo la compra de coches eléctricos (lo cual conviene a Mercedes por su intención de hacer de smart una marca completamente eléctrica en 2020) y que vayamos dependiendo poco a poco menos de los combustibles fósiles. Algo que requerirá que la infraestructura cambie también a nivel de espacio en las estaciones de servicio, dado que con el área disponible para la carga y la espera no era suficiente ni siquiera para lo pequeñísimos smart.

Cagador Gasolinera Uno de los nuevos cargadores en Ibiza.

El sistema de no depender del dinero en efectivo es muy cómodo y encaja en la corriente que ya llevamos tiempo viendo de viraje al pago móvil y contactless, pero requerirá que los usuarios aún reacios a estos sistemas tengan que adaptarse a ellos. El lado positivo es que para la asistencia se seguirá requiriendo la parte humana (nosotros la requerimos cuando tuvimos problemas manejando el cargador con la tarjeta), por lo que es un empleo "humano" necesario.

Otro punto positivo es que la energía disponible en estos cargadores tiene origen renovable, según matizó Endesa. Empresa que prometió la instalación de 600 puntos de carga de acceso público en España en tres años y la oferta de tarifas especiales para clientes para que puedan cargar gratis de la 1:00 a las 7:00 de la mañana hasta 1.200 kWh al año (unos 8.000 kilómetros anuales, calculan).

Smart Endesa

Por otra parte está el que la tecnología actual favorezca de momento que la inversión en un coche 100% eléctrico compense más para trayectos cortos urbanos o interurbanos, y mucho menos para viajes largos de más de 100 kilómetros. Así que nos queda esperar a que esto vaya avanzando con los nuevos modelos que irán invadiendo la (no tan) hegemonía de motores de combustión mientras crece la disponibilidad de puntos de carga.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio