Compartir
Publicidad

¿Por qué Android en un ordenador?

¿Por qué Android en un ordenador?
62 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No acabo de entenderlo. Y eso que ya llevamos meses viendo esta tendencia en equipos de diversos fabricantes. Ya sabéis, eso de ofrecer Android y Windows en un mismo equipo. O bien mediante arranque dual, o bien mediante soluciones como BlueStacks, que parece la solución por la que desde hace tiempo apuestan en AMD.

A los equipos que vimos en 2013 (y antes) se les suman los anuncios del CES en los que parece que esa tendencia por combinar ambas plataformas es cada vez más popular. ¿Popular para quien?

Opciones, opciones, opciones

Siempre he sido partidario de tener opciones en cualquier disciplina. Sin embargo, tener demasiadas opciones no es necesariamente bueno, como trataba de demostrar Sheena S. iyengar en su libro, The Art of Choosing. Allí parecía aparecer una conclusión: la de que tener demasiadas posibilidades entre las que elegir es más perjudicial que beneficioso.

ASUS Transformer Book Duet
El ASUS Transformer Book Duet ha sido una de las soluciones protagonistas en el CES 2014

Aunque aquel estudio no es ni mucho menos concluyente, la idea es aplicable al mundo tecnológico y, desde luego, al caso que nos ocupa. ¿Quién quiere tener un equipo con Android y Windows? Ambos ecosistemas tienen su propia interfaz y sus propias señas de identidad, y sin embargo el usuario final tendrá ante sí básicamente dos formas de hacer exactamente lo mismo.

Salvo en casos concretos, el día a día de los usuarios pasa por navegar por Internet, contestar correos electrónicos y consultar o actualizar sus redes sociales. La edición de fotos, reproducción multimedia o el trabajo con documentos ofimáticos son otras tareas comunes, y en casi todos los casos lo mismo da utilizar Windows que Android, o casi. Porque mientras que Android es un sistema operativo pensado --al menos, de momento-- para dispositivos móviles, Windows sigue siendo el estándar de facto en la industria y entre los profesionales. El flujo de trabajo no cambia esencialmente, pero sí lo hace la potencia y prestaciones si un usuario quiere trabajar con ciertas garantías.

Intel y AMD, frente a frente

Intel hablaba del tema durante el CES ayer mismo: poder cambiar casi instantáneamente (4 segundos es el objetivo) entre un escritorio Windows y uno Android permitiría a los usuarios optar a lo mejor de ambos mundos según sus necesidades.

Intel Dual OS

Ese proyecto, que parecen haber bautizado "Dual OS" pero que no es nuevo y antes parecía llamarse "PC Plus" está destinado lógicamente a lograr que Intel tenga ciertas ventajas en el popular segmento de los tablets, donde lograría que los usuarios pudieran también cambiar de un sistema a otro de forma transparente.

Sin embargo, parece --fuentes cercanas al proyecto se lo indicaban a The Verge-- que esa experiencia no está siendo apoyada ni por Microsoft --a quien obviamente no le interesa la competencia-- ni por Google, a la que estos experimentos tampoco la emocionan. Patrick Moorhead, analista en Moor Insights and Strategy, iba más allá e indicaba que "Microsoft no quiere que esto ocurra. Esto supone un mensaje erróneo a los desarrolladores de Windows".

Esa estimación tiene lógica, desde luego: los desarrolladores de Android puede que estén encantados con la idea, pero para un desarrollador que quiera apostar por Windows en tablets, ese comportamiento bicéfalo puede restarle ganas de apostar por ese Dual OS cuando centrándose en Android puede tener igual o más éxito.

AMD no ha querido desmarcarse de esta tendencia y ha confirmado sus intenciones anteriores destacando su alianza con BlueStacks. Esta empresa ofrece una capa intermedia que permite ejecutar aplicaciones Android directamente en el escritorio Windows, como si se tratase de un entorno emulado o virtualizado.

Según el CEO de BlueStacks, Rosen Sharma, en AMD tienen un arma secreta especialmente interesante en este apartado: los nuevos micros de la firma integran un chip ARM en ellos, lo que permite utilizar las aplicaciones Android de forma nativa y evitar consumos excesivos de batería gracias a esa utilización óptima de uno u otro procesador según nos encontremos ejecutando aplicaciones de Windows o de Android.

¿Misión "captar titulares"?

Los esfuerzos de ambas empresas parecen legítimos, pero este tipo de soluciones no ha parecido captar el interés del público general en 2013, y no tengo nada claro que vaya a hacerlo en 2014.

De hecho, parece en cierta forma una estrategia de atraer algo de la difusa atención de los medios --que nos repartimos como podemos ante la oleada de novedades-- y lograr captar así también el interés de los usuarios, que podrían a su vez mostrar si la tendencia tiene o no cabida en un segmento como el del PC que parece ciertamente dañado.

Sin embargo --y esto es una opinión personal-- no veo interés alguno en ese comportamiento dual salvo en casos muy concretos, y entre ambas alternativas creo mucho más interesante la aproximación de AMD en el que ambos entornos se conjugan sin tener que cambiar de uno a otro, aun cuando el cambio sea instantáneo.

El usuario que se compra un tablet con Windows lo hace porque confía en ese ecosistema, y lo mismo ocurre con aquellos que optan por tablets Android. Que un PC o un Ultrabook convertible ofrezca ambas posibilidades puede llegar a ser interesante en algunos escenarios, pero a la larga es probable que el porcentaje de uso de Windows y Android sea muy dispar, según el usuario trabaje más en modo portátil (donde Windows tiene más sentido) o en modo tablet (donde Android parece tenerlo, desde luego).

No creo que el futuro del PC o su teórica salvación esté en esa dualidad. Para mi la apuesta en este caso es otra, y se llama Steam OS. Veremos si en los próximos meses esa sensación se confirma, o si realmente esa camaleónica opción acaba teniendo sentido entre los usuarios.

En Xataka | A vueltas con los portátiles duales Windows-Android, de nuevo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio