Sonos Ray, análisis: ninguna otra barra de sonido ofrece un resultado tan refinado por menos de 300 euros
Análisis

Sonos Ray, análisis: ninguna otra barra de sonido ofrece un resultado tan refinado por menos de 300 euros

Si vas a comprar una nueva barra de sonido y no quieres gastar más de 300 euros, Sonos tiene mucho que decir. La nueva Sonos Ray es una barra con un diseño compacto y una calidad enorme para su categoría. Es también la barra de sonido más asequible de Sonos, una marca que siempre se ha caracterizado por su refinado sonido, como ya pudimos comprobar con la sobresaliente Sonos Arc.

Hemos estado probando lo último de Sonos durante varias semanas y aquí os traemos nuestro análisis de la Sonos Ray. Una barra para complementar la tele que ha tenido que hacer sacrificios para rebajar su precio, pero donde el resultado está muy alejado de lo que acostumbran a ofrecer la mayoría de fabricantes.

Sonos Ray, especificaciones técnicas

La Sonos Ray es una barra que dispone de cuatro amplificadores de clase-D, dos midwoofers y dos tweeters para ofrecer un sonido 3.0. Físicamente es similar a la Sonos Beam Gen 2, pero la principal diferencia es que en esta barra no tenemos sonido Dolby Atmos ni HDMI eARC. Sonos apuesta por entrada óptica y confía en tecnologías como TruePlay o Bass Reflex System para el sonido.

A nivel de conectividad, el WiFi será la vía por la que conectaremos la barra con los servicios de streaming de música. También cuenta con receptor de infrarrojos para poder utilizar el mando del televisor. Estas son las características completas de la Sonos Ray.

Sonos Ray

Dimensiones y peso

559 x 95 x 71 mm
1,95 kg

Sistema de sonido

4 x Amplificadores digitales Clase-D
2 x midwoofers
2 x tweeters

Características

Bass Reflex System
Ecualizadores ajustables vía app
TruePlay (con iOS)
Sonido Nocturno
Mejora de la voz

Formatos

PCM estéreo
Dolby Digital
DTS Digital Surround

Conectividad

Wi-Fi 802.11n
Ethernet 10/100
Entrada óptica
Receptor Infrarrojos
Apple AirPlay 2

Precio

299 euros

Barra de sonido - Sonos Ray, WiFi, AirPlay 2, Control táctil, Luces LED, Negro

Barra de sonido - Sonos Ray, WiFi, AirPlay 2, Control táctil, Luces LED, Negro

Un diseño compacto y con acabados de gran nivel

Sonos Ray Diseno

La Sonos Ray es una barra de sonido compacta, con unos 56 centímetros de largo, una anchura de unos 9,5 centímetros y 7 centímetros de altura. Las esquinas son redondeadas y en general, es algo más estrecha que la Sonos Beam, la que hasta la fecha era el modelo más compacto de la marca. Sonos ha hecho un trabajo de compactación muy bueno con esta barra de sonido, algo que se agradece cuando debemos colocarla en el salón frente al televisor.

A nivel estético, Sonos repite con su tradicional rejilla de plástico que cubre todo el frontal y está plagada de mini agujeros que ocultan por completo el interior. Nuestra unidad de prueba es la de color negro mate, pero también está disponible en blanco. En estos mini agujeros es habitual que algo de polvo pueda quedarse, pero salvo que nos acerquemos no será perceptible.

Los acabados son excelentes pese a estar ante su dispositivo más económico. La sensación de continuidad y robustez está muy presente y creemos que combina muy bien en todo tipo de espacios. La estabilidad también es ideal, teniendo unos pequeños topes en la zona inferior que hacen que la barra de sonido quede completamente quieta y sin vibraciones.

Luz Sonos

La zona superior es completamente lisa, en color negro mate. Donde únicamente llama la atención tres botones táctiles. Con ellos podremos parar la música, con un toque, subir o bajar el volumen y pasar de canción o volver a reproducir con un gesto de deslizar hacia derecho o izquierda.

Además de estos controles, los únicos elementos diferenciales son el logo simétrico de Sonos y cuatro LEDs de aviso que nos indican el estado de la barra. En general, el uso de la barra y su configuración es apta para todos los públicos, siendo muy lógicos todos los controles y sin requerir de gran conocimiento para ponerla en marcha.

Conexiones Sonos Ray

Al no tener Dolby Atmos, la falta de HDMI eARC no se echa tanto en falta, pero es un recorte importante frente a barras de sonido más caras.

En la zona trasera deberemos conectar al menos dos cables, pudiendo utilizar un tercero si también aprovechamos la toma Ethernet. La Sonos Ray no dispone de Bluetooth, basando todo su uso en el WiFi 802.11/b/g/n. Ya que la estamos usando en casa, nos parece una solución lógica y bastante habitual.

El primer cable es el de alimentación y el segundo es el cable óptico. Al contrario que otros productos de categorías superiores, la Sonos Ray no viene con HDMI eARC. Los argumentos de la compañía son varios, pero principalmente pesa el motivo económico. Al no estar ante una barra compatible con Dolby Atmos ni Dolby TrueHD, Sonos considera que el HDMI no es necesario. Finalmente está un tema de compatibilidad. Sonos quiere que esta barra de sonido se utilice junto a televisores de todo tipo, también antiguos. En estos, la entrada óptica es muy habitual, pero el HDMI no.

Experiencia de uso: fácil de configurar y con ajustes a su altura

Sonos Ray

Para instalar la Sonos Ray no hace falta mucho. La conectaremos a la corriente y deberemos configurarla a través del móvil. Para ello deberemos descargar la aplicación Sonos App S2, disponible en Android e iOS, aunque también para escritorio en Windows y Mac. A través de esta aplicación es donde insertaremos la contraseña de la red WiFi que vaya a utilizar el dispositivo. Nos pedirá previsiblemente una actualización de software y que le digamos dónde estará la barra. Tras unos sencillos pasos que no duran más de unos minutos, ya tendremos la barra de sonido lista para reproducir música a través de los distintos servicios de streaming o para conectarla a la tele a través del cable óptico.

El móvil será necesario para poder configurar la Sonos Ray, pero la app es muy sencilla. También contamos con infrarrojos para enlazar el mando de la tele.

Otra característica que echamos de menos en esta barra de sonido son los micrófonos. Recientemente Sonos ha presentado su propio asistente de voz, pero necesitaremos un producto como un Sonos Roam para que funcione. No es este el caso.

Sí tenemos un puerto receptor de infrarrojos. Esto tiene una clara utilidad y es la de poder utilizar el mando de la tele para controlar el volumen. Para activar esta opción deberemos sincronizar el mando desde la aplicación. El enlace no tiene mayor dificultad, aunque sí hemos notado algo de latencia en la respuesta. Personalmente, preferimos el control desde el móvil, que sí funciona de manera excelente.

Sonos App

Desde la app de Sonos tenemos algunos ajustes adicionales. Uno de ellos es el modo sonido de noche, donde se equilibran los volúmenes para que se pueda apreciar todo el sonido aunque el volumen sea bajo. Es decir, los sonidos más altos se reducen y los más bajos se aumentan. Particularmente lo he encontrado muy bien aplicado, muy útil cuando vemos un capítulo de una serie por la noche y no queremos que los gritos o las explosiones despierten a los vecinos.

Otra opción es el modo diálogos, donde se pone más énfasis en la voz y los tonos de fondo se difuminan. Es interesante para escuchar las voces más claras, pero creo que la Sonos Ray ya hace un trabajo suficiente bueno de base como para necesitar esta función.

Sonos App 2

No faltan ajustes para sincronizar los diálogos o un sencillo ecualizador para regular graves y agudos. Se echa en falta que Sonos añada una personalización más detallada de las frecuencias o poder aplicar estilos musicales.

La Sonos Ray es compatible con multiroom. Esto es que podremos añadirle unos altavoces Sonos One o unos Sonos SUB para potenciar el sonido. Sin embargo, creemos que esta configuración incrementa notablemente el precio. Si tenemos pensado añadir unos subwoofers adicionales, quizás de base optaría por una barra de sonido más completa como la Beam.

Ninguna barra de este rango tiene un sonido tan bien definido

Sonos Logo

Llegamos al apartado más importante y donde Sonos suele lucir más: la calidad de sonido. Durante estas semanas hemos probado la barra en multitud de situaciones y con todo tipo de música, desde los distintos servicios de streaming. También hemos aprovechado la barra para disfrutar de series recientes como 'Prehistoric Planet', 'Obi-Wan Kenobi' o 'Stranger Things 4'.

En el momento de su presentación tuve la oportunidad de escucharla y el resultado era muy nítido y definido. Esa sensación se ha mantenido una vez he podido escuchar aquellas canciones con las que estoy más acostumbrado y he llegado a probarlas en dispositivos de sonido de todos los niveles. La Sonos Ray es capaz de transmitir con una precisión propia de dispositivos mucho más caros en la mayoría de frecuencias.

El detalle en las voces y los diálogos es sublime, tanto que incluso diríamos que peca de excesiva brillantez. Sorprende también por su buen nivel de graves pese a no contar con un subwoofer propio.

Su gran fortaleza son los diálogos y las voces, que tienen una representación y fidelidad excelente, pero me ha sorprendido especialmente la profundidad de los graves, pese a no tener un subwoofer incorporado. Tenía bastantes dudas de la efectividad de su sistema pasivo de reflexión de bajos, pero lo cierto es que están muy logrados. No es la barra de sonido más potente, pero es habitual ver que muchas barras de sonido producen unos graves contundentes, pero demasiado artificiales. Como si para ganar "garra" tuvieran que distorsionar la música. Sonos ofrece un equilibrio muy bueno.

Por el contrario, Sonos quizás peca de brillo. El resultado es llamativo y por ejemplo las voces son super claras, pero da la sensación que estos tonos tan marcados quizás no sean tan realistas. Aquí entendemos que es cuestión de gustos y siempre podemos jugar con el ecualizador para adaptarlo. Personalmente, con las voces hay unos tonos tan finos que veo excesivo el modo diálogo.

Sonos Ray

La Sonos Ray está compuesta de cuatro amplificadores digitales de Clase D, dos midwoofers elípticos y dos tweeters para las altas frecuencias. Tenemos un sistema de sonido 3.0, con un canal central y dos laterales.

Pese a ser una barra tan pequeña y compacta, la Sonos Ray consigue con facilidad llenar de sonido una habitación grande o un salón pequeño. Sorprende que un producto tan compacto puede ofrecer un sonido así. No solo por la potencia, donde sí tiene fuertes rivales, sino en crear un escenario sonoro convincente.

La crítica que también podemos hacerle es a la hora de generar un efecto envolvente. Es cierto que no tenemos Dolby Atmos ni está pensado para ello, pero nos habría gustado encontrar un sonido menos dirigido y más amplio, pese a que técnicamente dispone de guías personalizadas para ello.

Sistema De Audio

La Sonos Ray soporta señales Stereo PCM, Dolby Digital y DTS Digital Surround, pero no formatos como DTS:X o Dolby Atmos, por lo que habrá que tenerlo en cuenta si queríamos aprovechar nuestro televisor para ello.

Sonos Ray, la opinión de Xataka

Sonos ha dado un paso con la Sonos Ray para ofrecer una barra de sonido con un precio muy ajustado, en comparación con lo habitual en su catálogo. Para ello han tenido que hacer importantes concesiones, pero han logrado mantener su refinado sonido.

Por 299 euros tenemos una de las mejores barras de sonido 3.0 del mercado. Sus rivales podrán argumentar que tienen HDMI, que ofrecen un mayor volumen o que incorporan un subwoofer externo. Pese a ser la barra de sonido más económica de Sonos, esta sigue siendo considerablemente cara. A su favor juega un diseño mucho más compacto de lo que su sonido anticipa, una reproducción exquisita y una claridad en las voces impensable en esta gama de precios.

Para configurar la Sonos Ray hay que pasar inevitablemente por su ecosistema, a través de la aplicación para el móvil. Este puede ser un punto que genere rechazo a muchos usuarios, pero lo cierto es que funciona a las mil maravillas y es realmente sencillo de usar. Otro asunto es la falta de conexiones. Entendemos que Sonos haya apostado por la entrada óptica, pero el HDMI es sin duda el camino a seguir en cualquier complemento al televisor.

Esta Sonos Ray es una barra de sonido compacta con un nivel de fidelidad muy difícil de encontrar entre los rivales de su precio. Echamos en falta conexiones y un sonido más envolvente, pero el nivel de excelencia es muy alto.

Si estás buscado una experiencia HiFi para cine, esta Sonos Ray quizás se quede corta y no sea suficiente envolvente. Pero si quieres complementar el sonido de tu televisor con una barra de sonido económica y compacta, esta Sonos Ray está entre las que mejor resultado ofrece en su rango. Un nivel de fidelidad muy difícil de encontrar por menos de 300 euros.

Sonos Sonido
Barra de sonido - Sonos Ray, WiFi, AirPlay 2, Control táctil, Luces LED, Negro

Barra de sonido - Sonos Ray, WiFi, AirPlay 2, Control táctil, Luces LED, Negro

Este producto ha sido cedido para el análisis por parte de Sonos. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas
Inicio