Samsung Galaxy Z Fold3, análisis tras un mes de uso: un móvil impresionante no apto para todos los públicos
Análisis

Samsung Galaxy Z Fold3, análisis tras un mes de uso: un móvil impresionante no apto para todos los públicos

La apuesta de Samsung por los móviles plegables se ha consolidado este año con una nueva generación de sus dos formatos: por un lado el Galaxy Z Flip3 con ese enfoque más 'lifestyle' y por otro el Galaxy Z Fold3, el plegable estrella que pone el foco en la productividad y la experiencia multimedia.

El año pasado pude analizar el Galaxy Z Flip y este año repetí con el Galaxy Z Flip3, un formato del que era escéptica, pero que tras probar consiguió conquistarme. Sin embargo, hasta ahora no había podido probar el Fold más allá de trastear con él brevemente en la feria IFA de 2019. Por fin he podido resarcirme y he pasado un mes con el Galaxy Z Fold3 como móvil principal. Así ha sido mi experiencia.

Un vistazo a…
Así gana dinero Samsung: el secreto está en el IPHONE

Ficha técnica del Samsung Galaxy Z Fold3 5G


CARACTERÍSTICAS

Pantalla interior

Dynamic AMOLED 2X de 7,6 pulgadas Infinity Flex Display QXGA+ (2208 x 1768 puntos), 120 Hz, 374 ppp y soporte para S Pen

Pantalla exterior

Dynamic AMOLED 2X de 6,2 pulgadas (2268 x 832 puntos), 120 Hz y 387 ppp

Procesador

Snapdragon 888 5G con 8 núcleos, 64 bits y litografía de 5 nm (2,84 GHz + 2,4 GHz + 1,8 GHz)

Memoria principal

12 GB

Almacenamiento

256 o 512 GB UFS 3.1

Cámara frontal

10 megapíxeles, f/2.2, FOV 80º y fotodiodos de 1,22 µm

Cámara interior

4 megapíxeles, f/1.8, FOV 80º y fotodiodos de 2 µm

Cámaras traseras

- Principal: 12 megapíxeles, f/1.8, fotodiodos de 1,8 µm, Dual Pixel AF, FOV 83º y estabilización óptica

- Ultra gran angular: 12 megapíxeles, f/2.2, FOV 123º y fotodiodos de 1,12 µm

- Teleobjetivo: 12 megapíxeles, f/2.4, PDAF, fotodiodos de 1 µm, Dual OIS, FOV 45º y 2x zoom

Conectividad inalámbrica

5G NSA y SA, Sub6 / mmWave

LTE Enhanced 4X4 MIMO

Sistema operativo

Android 11

SIM

2 x nano-SIM y 1 x eSIM

Sonido

Altavoces estéreo

Dolby Atmos

Batería

4.400 mAh

Identificación biométrica

Sensor de huellas lateral
Reconocimiento facial
IPX8

Dimensiones

67,1 x 158,2 x 16 mm (plegado)

128,1 x 158,2 x 6,4 mm (desplegado)

Peso

271 g

Colores

Phantom Black, Phantom Green y Phantom Silver

precio

Desde 1.809 euros

Samsung Galaxy Z Fold3 5G – Teléfono móvil sin tarjeta SIM, Android, Plegable, Smartphone, 256 GB, Negro + Note Pack (Version ES)

Samsung Galaxy Z Fold3 5G – Teléfono móvil sin tarjeta SIM, Android, Plegable, Smartphone, 256 GB, Negro + Note Pack (Version ES)

Cualquier móvil es peso pluma a su lado

Samsung Galaxy Z Fold3

A menudo nos quejamos (yo la primera) de que la mayoría de móviles de gama alta son demasiado grandes y pesados. Las versiones Plus, Max o Ultra de turno rondan o superan los 200 gramos, pero lo del Z Fold3 es otro nivel. 271 gramos, más de un cuarto de kilo, que se dice pronto.

El peso es, para mí, lo que más empaña la experiencia con este smartphone. Genera fatiga cuando lo sostienes durante mucho rato, sobre todo si es con una sola mano. Tiene sentido que pese más que un móvil normal, a fin de cuentas cuando está cerrado es casi como si tuviéramos dos móviles pegados entre sí, pero no por ello deja de ser menos incómodo.

Durante este mes, he cogido puntualmente otros móviles como el Pixel 4XL o el Huawei P40 Pro y me han parecido ligerísimos y supercómodos. (Gracias, Fold3 😅)

Samsung Galaxy Z Fold3

El diseño se siente muy robusto y resistente. Igual que con el Flip, la bisagra ofrece la resistencia perfecta; ni muy dura ni demasiado suave. Tampoco hay crujidos extraños y en general transmite seguridad. No sé qué pasará con varios meses o años de uso, pero mi experiencia en este sentido ha sido muy buena.

El diseño se siente robusto y la bisagra nos transmite seguridad.

Siguiendo con otros detalles del diseño, comentar que la botonera lateral, donde también está el lector de huellas, está en una ubicación muy cómoda. Normalmente habría preferido un lector de huellas bajo la pantalla, pero dado que tenemos dos pantallas, en este caso el lector lateral resulta más práctico porque podemos desbloquear tanto si el móvil está cerrado o abierto.

En la trasera tenemos el módulo de cámaras en formato vertical y, como es costumbre, sobresale un poco del chasis. No es mucho pero sí lo justo para que el móvil se balancee al ponerlo sobre la mesa. En mi caso lo he llevado con funda, concretamente la Flip Cover con S Pen que venía con la unidad de review.

Samsung Galaxy Z Fold3

La funda me ha servido para evitar el balanceo producido por el módulo de la cámara y proteger el móvil, pero no sería la que yo elegiría si tuviera que comprarme una. Hace el móvil todavía más aparatoso y la tapa resulta muy incómoda a la hora de hacer fotos. Personalmente me decantaría por una funda trasera de silicona.

¿Dos pantallas es mejor que una?

Samsung Galaxy Z Fold3

A diferencia del Flip donde lo que conseguimos es reducir el tamaño, la ventaja que nos da el Fold es pasar a una pantalla más grande cuando lo desplegamos, algo así como un móvil que se convierte en tablet. La mayor parte del tiempo lo he usado cerrado, que sería el formato móvil "normal", reservando el formato tablet para momentos puntuales como visualización de contenido multimedia, juegos o multitarea.

La mayor parte del tiempo lo vamos a usar cerrado, que sería el formato móvil "normal", reservando el formato tablet para momentos puntuales.

No he usado anteriores generaciones del Fold donde la pantalla exterior era más reducida, pero aquí la experiencia es bastante buena y se asemeja bastante a la que obtenemos usando un móvil no plegable. La principal diferencia es que es bastante más estrecha y veremos que esto afecta a algunas apps, no siempre de forma consistente.

Samsung Galaxy Z Fold3
Instagram y TikTok en la pantalla externa.

Por ejemplo, cuando vemos historias de Instagram, hay una gran porción de la pantalla que sale en negro ya que la app se adapta a la anchura. En cambio, con Tiktok no se adapta y, si hay textos cerca del lateral, aparecen cortados.

Tener una pantalla tan estrecha debería ayudar a escribir y manejar el móvil con una mano, en teoría. En la práctica, el grosor y peso del móvil hacen que sea bastante complicado y al final tenemos que acabar usando ambas manos casi todo el tiempo.

Samsung Galaxy Z Fold3

Desplegar el Fold es una gozada, sobre todo para el consumo de multimedia. Veremos que muchas apps no aprovechan todo el espacio, dejando bandas negras a los lado, pero cuando venimos de la pantalla exterior que es tan estrecha, pasar a un panel más amplio es un respiro.

También viene muy bien ese espacio extra con la multitarea y con apps de dibujo si sacamos el S Pen, aunque personalmente son funciones que uso de forma puntual y no la he aprovechado apenas en este sentido.

Samsung Galaxy Z Fold3

La experiencia visual no es tan buena como con la pantalla externa. Tenemos una densidad similar y también los 120Hz, pero tiene un problema y es que se ensucia muy fácilmente. Mantenerla limpia ha sido complicado y esto, junto con el pliegue central, genera bastantes reflejos que dificultan la visibilidad cuando estamos en exteriores.

Samsung Galaxy Z Fold3

El modo flex es una de las opciones que tenemos disponibles (también está en el Flip). Consiste en dejar el móvil a 90º y poder ver vídeos en la zona de la pantalla que queda en vertical. No todas las apps se adaptan, como por ejemplo Netflix, pero sí lo tenemos en YouTube o la galería. También se puede usar para hacer fotos y que el móvil se sujete por sí mismo.

Encuentro más práctico usar el modo Flex para hacer fotos ya que actúa como trípode, pero para ver vídeos no tanto ya que el vídeo se ve muchísimo más pequeño. Creo que en este tiempo lo habré usado tres veces contadas.

Aludiendo a la pregunta que encabeza este apartado, sobre si dos pantallas son mejor que una, tras un mes usándolo me cuesta encontrarle el sentido al formato. Los contenidos no se adaptan perfectamente a ninguna de las dos pantallas (las áreas negras son casi una constante) y el precio a pagar a nivel peso y comodidad es demasiado alto.

Potencia de sobra, autonomía justa

Samsung Galaxy Z Fold3

Acerca del hardware, como ya vimos con el Flip3, del Snapdragon 888 eumple con nota. No ha habido lag ni tirones incluso en tareas exigentes como edición de vídeo 4K o al jugar. Aquí no he detectado calentamiento excesivo como sí me sucedió con el Flip, probablemente porque su tamaño le permite una mejor refrigeración.

En potencia no defrauda, pero la autonomía se queda justa, y es que dos pantallas de 120Hz tragan bastante.

Pero aunque en potencia no defrauda, la autonomía sí se queda justa, y es que dos pantallas de 120Hz tragan bastante. Cargar el móvil a diario ha sido la norma durante este mes, incluso antes de acabar la jornada si usamos la pantalla interior durante mucho tiempo.

A nivel biometría, como ya he comentado más arriba, poner el lector de huellas en el lateral es un acierto y es el sistema que más he usado para desbloquear, en parte porque el desbloqueo facial falla bastante, sobre todo con luz artificial.

Cámara triple y dos cámaras frontales bastante diferentes

Samsung Galaxy Z Fold3

Ninguno de los plegables de Samsung pasará a la historia por llevar el mejor conjunto fotográfico de la marca (para eso están los Galaxy S), pero sin duda son los Fold los que cuentan con un perfil fotográfico más completo. Aquí contamos con una cámara trasera triple que se compone de ultra angular, angular y teleobjetivo 2x.

Samsung Galaxy Z Fold3

Es una combinación versátil que nos da resultados bastante buenos si las condiciones acompañan. De día el gran angular es muy interesante para paisajes urbanos como el que se ve sobre estas líneas. En los bordes hay deformación y pérdida de calidad que se aprecia incluso con buena luz, pero no es nada que no hayamos visto en numerosas ocasiones en este tipo de lentes.

Samsung Galaxy Z Fold3

El sensor principal es el que mejores resultados nos va a dar, incluso en situaciones con luz algo más complicada. Eso sí, recomiendo ajustar el optimizador de escenas en cada situación ya que hay modos como el modo comida que dan un efecto muy artificial a la imagen.

El teleobjetivo es bastante consistente con la lente principal a nivel de detalle, también de noche, pero tiende a dar imágenes más cálidas como ya vimos en el análisis a fondo. Sobre el modo noche, ayuda a rescatar algo de detalle en tomas complicadas pero no estamos ante uno de esos modos que "ilumina" la oscuridad.

Samsung Galaxy Z Fold3

El modo retrato da muy buen resultado, con un bokeh natural y un recorte acertado, incluso en zonas complicadas como el pelo. La activación no es tan exigente como en el pasado, aunque algunas vecesle cuesta un pocoy nos obliga a separarnos del objeto.

Samsung Galaxy Z Fold3
Cámara frontal exterior vs cámara frontal interior

Por último toca hablar de las cámaras frontales, aunque sólo la cámara externa nos va a dar buen resultado para selfies. La cámara frontal interior tiene tan sólo 4 megapíxeles como se puede apreciar en la diferencia de tamaño, pero además de fotos más pequeñas tienen bastante peor calidad. Viene bien para videollamadas y poco más.

Pero lo peor de la cámara frontal interior no es su calidad, sino como se ha intentado ocultarla sin demasiado éxito. Cuando está "escondida" vemos un área superpixelada que casi llama más la atención que si tuviéramos un agujero en la pantalla.

Un mes con el ¿mejor? plegable de Samsung

Samsung Galaxy Z Fold3

Samsung va con todo en esto de los plegables. Ya han lanzado cinco modelos diferenciados en dos gamas. Por si fuera poco, en el camino se han cargado a la mítica serie Note, por lo que no hay dudas de que Samsung va muy en serio.

El Galaxy Fold fue el primer plegable de la marca y el que a día de hoy podría considerarse el modelo más top de esta categoría, tanto por precio como por prestaciones como sus cámaras o el soporte para S Pen. Sin embargo, por más que se haya mejorado y destaque en hardware, el formato sigue teniendo menos sentido que el Flip.

Cuesta imaginar escenarios en los que recomendar el Fold más allá del consumo multimedia o la pantalla dividida, y tampoco son argumentos de peso para los sacrificios que conlleva.

El Flip es un dispositivo que recomendaría a quien busque un móvil con un diseño diferencial y arriesgado, un poco capricho quizás, pero que resulta práctico. El Fold queda en un territorio complicado de definir. Cuesta imaginar escenarios en los que recomendar el Fold más allá del consumo multimedia o la pantalla dividida, y tampoco son argumentos de peso para los sacrificios que conlleva.

Temas
Inicio