Compartir
Publicidad
Samsung Galaxy A90 5G, primeras impresiones: el mejor (y más caro) de los Galaxy A llega con 5G
Análisis

Samsung Galaxy A90 5G, primeras impresiones: el mejor (y más caro) de los Galaxy A llega con 5G

Publicidad
Publicidad

Como cada año la feria IFA de Berlín fue el escenario elegido por Samsung para anunciar novedades enfocadas al hogar, pero en esta ocasión también trajeron nuevos dispositivos móviles. El que hoy nos ocupa es el Samsung Galaxy A90 5G, el primero de su gama en contar con capacidad para conectarse a redes 5G.

El Samsung Galaxy A90 5G es el modelo más avanzado de la serie A. Cuenta con prestaciones propias de la gama alta, aunque conviven con otras algo más comedidas para así ofrecer un precio que, aunque alto, está más ajustado que el de otros modelos con 5G de la marca. Os contamos nuestras impresiones tras la toma de contacto con el Galaxy A90 5G.

Samsung Galaxy A90 5G, primeras impresiones en vídeo

Grande, enorme

Samsung Galaxy A90

Lo primero que notamos al coger el Galaxy A90 es que es un móvil grande, quizás demasiado. La pantalla está muy bien ajustada al borde y, salvo por el pequeño notch arriba y que el marco inferior es ligeramente más ancho, podemos decir que Samsung se ha esforzado en que las dimensiones totales fueran lo más ajustadas posible. Con todo, las 6,7 pulgadas de su pantalla se hacen excesivas para un manejo cómodo a una mano. La parte buena es que la experiencia visual gana puntos.

Con una pantalla de 6,7 pulgadas, la resolución FullHD+ corre riesgo de quedarse corta, pero con 393 puntos por pulgada la nitidez está asegurada.

Samsung no hace concesiones con la tecnología del panel, un Super AMOLED, pero sí los hace con la resolución. Con una diagonal tan amplia, el FullHD+ corre el riesgo de quedarse corto, pero sorprende que el panel se ve muy claro y nítido; aquí también ayuda el alto contraste y los colores vivos. En cualquier caso, tenemos 393 puntos por pulgada, por lo que a menos que seas muy exigente en este punto no hay pegas.

Samsung Galaxy A90

A nivel construcción tenemos un marco metálico rodeando el terminal con las dos caras cubiertas de cristal, pero Samsung apuesta por un diseño un tanto peculiar en la trasera. En lugar de quedarse con el clásico panel de cristal liso, introduce una especie de dibujo de líneas y cuatro acabados distintos. Se nota especialmente en el modelo blanco, el modelo negro es más discreto aunque también crea un juego de reflejos muy interesante.

El móvil se siente muy sólido en mano y, aunque llega a superar los 200 gramos, no resulta pesado teniendo en cuenta su envergadura. Los bordes redondeados mejoran el agarre y el material no resbala.

Triple cámara, pero sin zoom

Samsung Galaxy A90

Como los gama alta de Samsung, el Galaxy A90 5G cuenta con un módulo de cámara triple en la parte trasera, pero aquí hay diferencias importantes con lo que vimos en modelos como los S10 o Note 10. El sensor principal, de 48 megapíxeles, está montado bajo una lente gran angular de 36 mm, mientras que el secundario es de 8 megapíxeles y apuesta por una lente ultra gran angular de 12 mm. El tercer sensor no es para hacer zoom, sino que se trata de un sensor de profundidad con 5 megapíxeles de resolución.

Aunque tenemos tres cámaras, no hay zoom 2x sino gran angular y angular.

Al perder el zoom 2x habitual cámara no da tanto juego a la hora de encuadrar, pero al menos mantiene ese angular que viene muy bien sobre todo en fotos de arquitectura. Durante la toma de contacto estuvimos probando un poco la cámara y, salvo por este detalle, la experiencia es muy similar a la de sus hermanos mayores. Incluso cuenta con el modo de vídeo Live Focus que aplica el modo retrato en los vídeos y fue introducido con el Note 10. Por lo que pudimos probar, el resultado es algo errático con el desenfoque, pero queda mejor con otros efectos como el fondo en blanco y negro.

Sobre el modo retrato en fotos, como lleva un sensor de profundidad en teoría debe mejorar el resultado. En el stand hicimos alguna foto y quedaron bien, pero esperamos al análisis a fondo para ponerlo a prueba en más situaciones. La cámara selfie también cuenta con modo retrato, aunque aquí se hace totalmente por software. Igual que con la trasera, esperamos probarlo con más calma.

Potencia de gama alta y una enorme batería

Samsung Galaxy A90

Como decíamos, el Galaxy A90 es el primero de su gama en contar con 5G y eso, actualmente, significa que tiene que contar con un chip de gama alta. Samsung no se ha decantado por un chip marca Exynos, sino por el Snapdragon 855 con el módem X50. Con esta configuración, el terminal puede conectarse a redes 5G NSA existentes en la actualidad, pero también se coloca al nivel de la gama alta en términos de potencia. Además, cuenta con hasta 8 GB de RAM. En la prueba no notamos lag ni hubo ningún bloqueo, pero tampoco pudimos estresar el chip con pruebas de rendimiento o juegos, por lo que nos reservamos al análisis.

Ser grande tiene ventajas: la batería es de 4.500 mAh.

Decíamos al principio que el A90 es un móvil grande y eso puede ser un inconveniente en el manejo. Pero ser grande tiene ventajas, como poder montar una batería de 4.500 mAh. Obviamente no podemos dar detalles de autonomía, pero con esta capacidad esperamos que sea uno de los aspectos destacados del terminal.

Por último, en la parte de software tenemos Samsung Experience sobre Android 9 Pie. Por el momento no llega a tiempo para salir con Android 10, pero esperamos que se actualice pronto.

Un gama alta en todos sentidos, también el del precio

Samsung Galaxy A90

La gama Galaxy A se sitúa en el segmento medio del catálogo de Samsung y engloba dispositivos de diversos precios, desde los más básicos como el Galaxy A10 hasta otros más completos y como Galaxy A80 y su cámara retráctil. Hasta ahora, la línea que separaba esos modelos más avanzados de las series Galaxy S y Note se veía claramente en puntos como el procesador. Sin embargo, ya que el Galaxy A90 cuenta con 5G, esto lo sitúa al mismo nivel en un aspecto tan importante.

El Galaxy A90 no transmite la sensación de ser un gama media. Ofrece prestaciones de nivel como el procesador, el lector de huellas bajo la pantalla o el 5G y los recortes son razonables. El punto más crítico es su precio.

El Galaxy A90 no transmite la sensación de ser un gama media. Cuenta con un chip potente, 8 GB de RAM, lector de huellas bajo la pantalla y hasta se conecta a redes 5G. Sin embargo, hay un par de detalles que nos recuerdan que no estamos en el techo del catálogo de la marca: son la pantalla FullHD y una cámara triple que pierde el zoom por el camino. ¿Son recortes graves? Graves no -la pantalla se ve genial y la cámara, aunque no tan versátil, sigue dando juego- pero ahí están.

El punto crítico es el precio: 749 euros. Es el terminal 5G más barato de la oferta de Samsung (los otros son el Galaxy S10+ 5G, Note 10+ 5G y el Galaxy Fold), pero sigue siendo un dispositivo caro para lo que nos ofrece a nivel especificaciones y el 5G por el momento está en una fase muy prematura como para justificarlo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio