Compartir
Publicidad

Mountain GTM 900, análisis (I)

Mountain GTM 900, análisis (I)
Guardar
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

{{blip:AYHPyXEA}}

¿Buscas un ordenador de gran potencia? Quizá te llamó la atención el Mountain GTM 900, presentado hace algo más de un mes y con unas especificaciones que asustan.

Y como ya habréis supuesto, lo hemos analizado. A continuación os traemos nuestros primeros resultados, aunque ya os adelanto que vamos a dividir las pruebas en varias entradas para desmenuzar al máximo el equipo.

Empezamos pues con esta primera en la que apenas comentaremos un poco por encima cómo se ha comportado el Mountain GTM 900, además de algunos detalles interesantes para muchos. Y aviso, también, que nos lo han prestado bastante cargado... y con una muy grata sorpresa que ya desvelaremos en un futuro.

El análisis completo

Especificaciones técnicas

  • Intel Core i7 920 con disipador Scythe Mugen 2.
  • Placa ASUS ROG Rampage II Extreme.
  • Dos tarjetas gráficas NVidia GTX 295 .
  • Dos discos duros Seagate de 500 GB en RAID 0.
  • 6 GB de memoria RAM DDR3 Kingston HyperX, 1600Mhz
  • Caja Antec Twelve Hundred y fuente de alimentación Antec de 850 vatios.
  • Sistema Windows Vista Ultimate de 64 bits.

Rendimiento e impresiones generales

El rendimiento general del Mountain GTM 900 es, como era de esperar, sobresaliente. El sistema Windows Vista Ultimate de 64 bits se mantiene estable en todo momento y todo, absolutamente todo, carga con gran rapidez y se mueve con una asombrosa estabilidad.

No hay ninguna novedad más que lo esperado. He de reconocer que es uno de los equipos más rápidos que he manejado, aunque como gran pega he de comentar que tarda mucho en arrancar (1 minuto y 15 segundos, más o menos) pero que se apaga realmente rápido (algo menos de 20 segundos).

En cuanto al aspecto externo, la caja es asombrosa y destacan los cinco ventiladores con LEDs azules. Todos son regulables en mayor o menor medida y a ellos hay que sumar un ventilador de 20 centímetros en la parte superior que ayuda a la refrigeración directa de la CPU. Por supuesto, al ser una caja de gama alta la fuente de alimentación está en la parte inferior del equipo y, como siempre, todo el cableado está perfectamente montado por Mountain para liberar la caja, optimizando al máximo los flujos de aire del equipo.

Como gran punto negativo, el ruido generado por el GTM 900 si configuramos todos los ventiladores al máximo es muy molesto, aunque si los mantenemos al mínimo es bastante aceptable, ofreciendo una refrigeración muy buena.

Uso de las dos NVidia GTX 295

Mountain GTM 900

Aunque el equipo básico que ofrece Mountain "sólo" incluye una GTX 285, nuestro ordenador nos lo cedieron con dos NVidia GTX 295, posiblemente una de las configuraciones actuales más potentes del mercado y que supondrá un desembolso adicional de 580 euros.

Sin embargo, aunque por supuesto la potencia que nos ofrece este SLI es desmesurada, creo que merece dedicarlas unos cuantos párrafos en exclusiva.

Antes de nada, ya puedo adelantaros que efectivamente pueden mover prácticamente todo lo que se enfrente a ellas. Todos los juegos que hemos probado funcionan de forma totalmente fluida y con unas tasas de imágenes por segundo extraordinarias.

Sin embargo, es necesario apuntar algunos aspectos:

  • El tamaño de las tarjetas es bestial, ocupando un doble slot y requiriendo alimentación extra directamente desde la fuente de alimentación: un conector de 8 pines y otro de 6 pines cada tarjeta.
  • El calor generado es demencial en todos los sentidos, y aunque las gráficas estén seguras y protegidas con la buena refrigeración de la caja, los ventiladores siempre se activan y el ruido es aún más molesto.

Es el precio a pagar por un componente tan potente como la GTX 295.

Conclusiones

Apenas hemos comentado algunos aspectos generales del comportamiento del Mountain GTM 900, pero vamos a presentaros unas primeras conclusiones.

Lo primero de todo es comentar que el acabado y la calidad de todo el equipo es excelente. Tanto los componentes, todos de gama alta o muy alta, como la instalación y configuración de todo el hardware está muy por encima de la media de lo más usual.

Por supuesto, quizá el punto más sorprendente de nuestro equipo de pruebas sean las dos NVidia GTX 295, algo que muchos desearán pero pocos tendrán al ser productos en cierto modo bastante exclusivos. Son auténticas bestias de cálculo, muy rápidas... pero que tienen las desventajas que vimos antes: mucho calor y mucho ruido, además de por supuesto ser algo caras.

Nuestro análisis no acaba más que empezar. A continuación os dejo con algunas fotografías del equipo, y ya para dentro de unos días os traeremos la segunda parte del análisis, donde atacaremos directamente al rendimiento y los benchmarks.

Más información | Mountain.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos