Compartir
Publicidad
Huawei P20, análisis: un gama alta con buen precio que no debería pasar desapercibido
Análisis

Huawei P20, análisis: un gama alta con buen precio que no debería pasar desapercibido

Publicidad
Publicidad

Dar opciones al usuario es lo que se ha propuesto Huawei con sus nuevos modelos de la serie P. Este 2018, la serie Huawei P20 no se compone como años anteriores del modelo básico y la versión Lite. A este dúo se ha unido el Huawei P20 Pro que ya probamos. Hoy le llega el turno al Huawei P20, con nuevo diseño y doble cámara, y del que os vamos a contar qué nos ha parecido y cuál es su rol dentro de la gama alta de referencia de 2018.

Ficha técnica del Huawei P20

A pesar de tener compañeros de viaje tanto por encima como por debajo, las credenciales del Huawei P20 son dignas de un gama alta de 2018 que pretende convencer a los usuarios más exigentes, jugando además la baza de un precio algo más contenido de la habitual en los franquicia.

Huawei P20
Dimensiones 149,1x70,8x7,65 mm // 165 gramos
Pantalla IPS de 5,8 pulgadas con resolución 2.244 x 1.080 puntos (428 ppp) y relación de aspecto 18,7:9
Procesador HiSilicon Kirin 970 + NPU
GPU Mali G72MP12
Memoria RAM 4 GB RAM
Almacenamiento secundario 128 GB
Doble cámara trasera Sensor monocromo de 20 Megapíxeles (f/1.6). Sensor RGB de 20 Megapíxeles (f1.8)
Cámara frontal 24 Megapíxeles f/2.0
Sonido Altavoces estéreo. Procesado Dolby Atmos. Bluetooth AptX HD, LDAC y LHD
Conectividad inalámbrica 4x4 MIMO cat. 18 hasta 1,2 Gbps, Bluetooth 4.2 y WiFi 802.11ac
Sistema operativo Android 8.1
Interfaz EMUI 8.1
Batería 3.400 mAh y súper carga a 4,5V/5A
Chasis Unibody de cristal y aluminio. Sin resistencia al agua
Colores Negro, azul, rosa, oro y Twilight
Precio 550 euros


Notch y sensor de huellas delantero: todo es posible

Tras un par de generaciones con un diseño bastante identificable a simple vista, la serie P20 ha adoptado cambios de importancia pero sin radicalizaciones. Con el Huawei P10 veníamos de un diseño muy interesante, delicado pero robusto y con detalles de alto nivel en el acabado, algo que Huawei ha hecho marca de la casa desde sus modelos más modestos. Pese a todo, para mi el diseño de este Huawei P20 lo supera con creces.

Como pasa con otras marcas, los nuevos colores, especialmente el azul que hemos tenido la oportunidad de probar, son muy llamativos sin llegar a la estridencia, y se apuntan a la moda del brillo.

Huawei P20 12 Cambio de diseño en la trasera, con el cristal y brillo como protagonistas

La apariencia es nueva pero viene de una evolución pensada, tranquila y que mantiene algunos signos de diferenciación. El Huawei P20 no se deja llevar completamente por la moda del frontal donde todo es pantalla y nos resulta de lo más equilibrado en diseño, acabado, dimensiones y funcionalidad.

El uso del cristal y el metal del marco le sientan genial, y hay detalles de buen gusto y cuidado máximo por todos lados, aunque no entendemos que en este modelo no haya resistencia al agua. Personalmente me parece interesante el marco redondeado que no busca integrarse a la vista con el frontal si no que una separación muy atractiva. En mano, su poco peso y grosor unido a su diseño estrecho lo hace muy manejable, y pese al uso del cristal, no hay un imán de huellas en esa trasera que por otro lado, desliza algo de la mano por esos bordes tan suaves y curvados.

El Huawei P20 mantiene en el frontal el lector de huellas, reduce los marcos al mínimo, adopta formato alargado e incluye notch: un cuatro en uno muy bien resuelto

De esa parte trasera llama bastante la atención la disposición de los elementos. Las cámaras dejan de estar en la parte superior, pegadas al borde como en la generación anterior, y se pasan a un lateral y en formato vertical. Vista en apasionado y desde atrás, incluso la colocación de la marca e información de la cámara parece simular el de una cámara de fotos. Visto así, solo hemos echado de menos un botón de disparo físico en la parte inferior derecha.

Huawei P20 21

Sobre las cámaras, es evidente que sobresalen, y es una pega que ponerle al diseño no ya tanto por apariencia como porque cuando lo tenemos sobre la mesa e intentamos manejarlo, cojea. No de manera preocupante pero sí incómoda.

En el Huawei P20 no hay malabarismos en el diseño en pro exclusivamente de la apariencia a toda costa, excepto quizás por el uso del notch para la parte superior, justo en la zona de la cámara frontal. De eso hablaremos más adelante.

Huawei P20 23 La cámara sobresale ligeramente, algo que solo afecta con un poco de cojeo cuando lo tenemos sobre una mesa

Los marcos, sin llegar a desaparecer como en el Galaxy S9+ por no contar con pantalla curvada, son visualmente inexistentes en los laterales. Y en la parte inferior, en un espacio mínimo, nos encontramos con el sensor de huellas. Y me parece una buena idea.

Sensor de huellas delantero pero también reconocimiento de rostros

2018, los formatos alargados y el “todo pantalla” despuntando, y va Huawei y mantiene su idea de que el lector de huellas puede permanecer en el frontal sin sacrificar demasiado porcentaje de pantalla. Con los Mate ya hemos visto que resulta efectivo, y en este P20 nos mantenemos en la misma idea y resultados. Hasta que, esperemos, llegue ese sensor bajo la pantalla, la solución salomónica de Huawei me parece muy valiente.

El espacio que Huawei deja para el lector en la parte inferior es mínimo, apenas mayor que el que tenemos en la mayoría de terminales que presumen de frontal todo pantalla, pero es suficiente para tener ahí un sistema de desbloqueo rápido, que no da problemas por su tamaño y al cual podemos recurrir incluso con el terminal sobre la mesa.

Ese lector también nos sirve como botón de navegación si lo habilitamos en el sistema, lo que nos permite prescindir de los controles virtuales en pantalla.

Huawei P20 15 Donde otros no se atreven a dejar el lector de huellas, el Huawei P20 lo mantiene con muy buen resultado y sin que el porcentaje de pantalla se resienta significativamente

Pero el sensor de huellas dactilares no es el único sistema biométrico con el que podemos identificarnos de forma cómoda y segura en este Huawei P20. También se incluye identificación de rostros por medio de la cámara frontal, de 24 MP y f2.0 y con la que escaneamos nuestro rostro en la configuración, siempre recomendable con bastante luz o no nos dejará el sistema.

A partir de ahí, al coger el terminal, el sistema tratará de identificar nuestro rostro en cuanto la pantalla se activa, lo cual ocurre tanto si pulsamos el botón de inicio como al levantar el Huawei P20 de la mesa (solo si tenemos esa opción activada, la cual se encuentra en la configuración de Asistencia Inteligente).

El reconocimiento de rostros del Huawei P20 funciona en general de manera correcta. En la mayoría de situaciones es rápido, incluso si el terminal lo tenemos frente al rostro y pulsamos el botón de encendido lateral, ya estamos identificados cuando la pantalla se enciende, aunque lo normal es que, al levantarlo frente a nosotros, pase como un segundo antes de estar dentro.

Huawei P20 8 Además del lector de huellas, el Huawei P20 incluye reconocimiento de rostros que nos ha sorprendido muy gratamente

En situaciones de luz controladas no hay problemas ni fallos excesivos, pero tanto en interiores como en exteriores con poca luz se nota que el sistema tiene margen de mejora, aunque es perfectamente viable estar usándolo de forma continuada y habitual.

La seguridad del panel IPS

Además de la diagonal de pantalla, que es algo menor en este Huawei P20, la tecnología escogida por el fabricante asiático para este modelo no es AMOLED como en el P20 Pro. Curiosamente es de las pocas ocasiones en que da igual porque en ambos casos el nivel de calidad es muy alto.

En este Huawei P20 la pantalla está muy bien equilibrada: casi seis pulgadas (5,8) con tecnología IPS y una resolución de 2244x1080 en formato casi 18:9 y con densidad de píxeles de 428 ppp.

Huawei P20 6

En exteriores es de los paneles IPS que mejor visibilidad ofrecen. En las sesiones de fotografía a medio día, con el sol en todo su esplendor, no tuvimos problemas en gestionar el terminal sin problema alguno, así que muy bien por el nivel de brillo de esta pantalla que, si bien no es AMOLED, no tiene nada que envidiarle si prefieres optar por este terminal. No será por la pantalla por lo que te decantes por el hermano mayor de la familia.

El panel IPS, con más nitidez que el AMOLED del modelo P20 Pro, nos ha sorprendido muy gratamente en exteriores gracias a su nivel de brillo

Pese a ser un panel IPS de calidad, Huawei no deja de lado algo que es marca de la casa y de su capa de software: la personalización. La pantalla podemos modificarla en muchos parámetros, entre ellos el modo (normal o vívido, recomendable el segundo porque no desnaturaliza) o la temperatura de color. Tal y como viene calibrada de fábrica nos ha parecido muy adecuada.

Entre las opciones se incluyen las mejoras del filtro azul para cuando queremos usar el terminal para leer, así como el modo Tono Natural que ajusta la temperatura de color automáticamente según la luz ambiente. Esta última modalidad nos gusta y cuando uno la desactiva, especialmente en interior por la noche, el tono demasiado frío y azulado resulta incluso agresivo.

Inetrfaz 2

Un notch de quita y pon

Hablando de la pantalla, el notch entra en escena. Pocos elementos de un terminal generan tanto debate y posiciones enfrentadas como éste. En el Huawei P20, como en sus hermanos pequeños y mayor, este notch no queda nada mal. Su tamaño es bastante reducido y abarca apenas lo que ocupan la cámara frontal y el altavoz, de reducidas dimensiones y circular, pese a lo que la escucha de las conversaciones es correcta.

Si preferimos no tener ese notch por los motivos que sea, en las opciones de pantalla podemos hacer que los huecos laterales se rellenen de negro para eliminarlo. Aunque en nuestro caso es un elemento que no nos molesta, dar la opción al usuario y que éste tenga la última decisión es siempre de agradecer y alabar.

notch o no Con notch o sin él, la pantalla se ve muy bien

Como vimos en la review del Huawei P20 Pro, en su sección correspondiente, todavía queda camino para optimizar y adaptar muchas aplicaciones, pero que en el sistema ya esté plenamente integrado el notch es de gran ayuda. Aunque encontrarse con aplicaciones en las que perdemos opciones o nos resultan impracticables por ese notch entendemos que pueda desesperar a cualquiera, por muy "notch friendly" que sea.

Guste o no, lo amemos u odiemos, el notch llega a la gama Android, en muchos casos de forma opcional, como en este Huawei P20

Viendo cómo le queda el notch fantasma al Huawei P20, estoy bastante convencido de que dar la opción de tenerlo o no mediante un truco de desaparición por camuflaje va a ser de lo que más veamos en muchas gamas de Android en los próximos meses. Queramos o no esa ceja está en boca de muchos usuarios y ofrecerla, más allá del poco espacio funcional que ganamos de pantalla, es algo que un cierto sector de la telefonía puede querer para su terminal, para tener la sensación de teléfono avanzado y a la última.

Huawei P20 4

Dos detalles más sobre la pantalla. Para los que son fans del LED de notificaciones, hay uno muy pequeño pero suficientemente reconocible justo en medio y por encima de la cámara y altavoz situados en el notch. En segundo lugar, de la pantalla echamos de menos la posibilidad de activarla con un doble toque sobre ella, gesto que ya por inercia intentamos en todos los terminales que caen en nuestras manos, pero al menos nos queda la posibilidad de que se active cuando cogemos el terminal de la mesa.

Menos RAM pero sobrado de potencia

Pese a ser un modelo de 2018, los Huawei P20 de más nivel no estrenan procesador de Huawei sino que se adaptan a lo mejor que tiene el fabricante por el momento: el Kirin 970 . En este Huawei P20 la diferencia con el modelo Pro y en general con la gama alta de otros fabricantes está en la memoria RAM, que se queda en 4 GB, cifra que ahora mismo es suficiente para darnos la misma fluidez en todo lo que hacemos que cualquier otro gama alta, pero que a largo plazo puede que le acabe por pasar factura.

En las pruebas sintéticas habituales a las que sometemos a los terminales en nuestras reviews, el Huawei P20 queda en muy buena posición, algo que se traduce efectivamente en la experiencia con el terminal, sin una pega que ponerle a nivel de rendimiento, aunque con algo de calentamiento en cuanto le exigimos.

Huawei P20 Huawei P20 Pro Sony Xperia XZ2 Samsung Galaxy S9+ iPhone X Xiaomi Mi MIX 2s
Procesador Kirin 970 Kirin 970 Snapdragon 845 Exynos 9810 Apple A11 Bionic Snapdragon 845
RAM 4 GB 6 GB 4 GB 6 GB 3 GB 8 GB
Antutu 207.738 207.107 267.419 253.740 214.526 258.860
Geekbench 4 (single/multi) 1.892 / 6.711 1.609 / 6.816 2.415 / 8.513 3.781 / 8.942 1.921 / 6.729 2.445 / 8.405
PCMark Work 6999 7.185 7.983 5.067 - 8.247
3DMark (Ice Storm) 30.745 30.168 61.119 36.685 62.297 -

En esta configuración destaca la memoria interna de serie, ni más ni menos que 128 GB, suficiente para un alto número de usuarios pero que, en todo caso, no admite ampliación con tarjetas microSD. De serie, con el sistema recién sacado de fábrica, el espacio que queda para el usuario es de uno 115 GB.

Android 8.1 bajo una capa intensa

Parte de esa capacidad no libre la ocupan las aplicaciones que vienen instaladas de serie en el terminal y toda la personalización que incluye la capa EMUI sobre Android. Aquí, como debería ser mandatorio, tenemos la última versión de Android, la 8.1, ya lista para usar.

De EMUI no descubriremos a estas alturas nada. Huawei juega, creo, con la baza de que el parque de terminales Lite es alto en algunos mercados, y por lo tanto, su personalización sobre Android, conocida. Si la escogemos no deberíamos llevarnos sorpresas: es actualmente la capa conocida que más difiere en apariencia con Android nativo. ¿Suficiente para marcar una decisión de compra? Probablemente no para el público general pero no es detalle que otro tipo de usuario no vaya a tener en cuenta.

Interfaz 1

Por lo demás tenemos bastantes aplicaciones de serie instaladas y que no podemos desinstalar, interfaz recargada en las opciones, servicios de gestión de memoria, apps gemelas, dock virtual y mucha personalización posible sobre el comportamiento de elementos como notificaciones o acciones del terminal.

Menos peso, menos batería, menos autonomía

La pérdida considerable de peso del Huawei P20 respecto al modelo Pro tiene un protagonista principal: la capacidad de la batería. Aquí no pasamos de los 3400 mAh, capacidad que se traduce de forma efectiva en una jornada de uso justa. En nuestra prueba, sin abusar de la pantalla (4 horas de media), hemos podido alcanzar el final del día la mayoría de veces, pero los últimos arrebatos de vídeos y vida social online en el sofá o la cama ya pedían una recarga.

Para realizarla, a pesar de que cuenta con trasera de cristal, no hay posibilidad de carga inalámbrica. Contamos pues solo con el puerto USB-C, situado en la parte inferior (donde por cierto no hay puerto de auriculares de 3,5 mm) y con el que, mediante la carga rápida, conseguimos alcanzar el 50% (desde el 5% y con el terminal encendido y con Wifi) en 48 minutos. La carga completa finaliza tras dos horas justas.

Huawei P20 13

Además de los modos de ahorro de energía (incluido la bajada de resolución que no tiene efecto real en la autonomía), la información sobre el uso de la batería es bastante exhaustiva, así que podemos conocer con detalle qué aplicaciones, servicios o elementos de nuestro teléfono puede estar haciendo estragos en la autonomía.

Cámara doble que no teme las escenas oscuras

Pese a que la cámara del Huawei P20 pueda parecer que queda eclipsada por la contundencia de la triple cámara del modelo Pro que tanto nos gustó, el doble sensor del Huawei P20 tiene un hueco entre las mejores del año por derecho propio. No hay zoom “óptico” ni mixto de tanto empaque como con el modelo Pro (aquí nos quedamos con uno de 2X que realiza recorte), pero es casi lo único que perdemos.

Zoom 2x Zoom 2X digital

Tras jugar bastante con la cámara del Huawei P20 estas semanas, los puntos fuertes los tengo claros: el detalle de su sensor monocromo de 20 MP y el buen hacer del principal RGB en casi todas las situaciones.

Img 20180414 130856

Efectivamente, los resultados del primer sensor, con ayudas de la AI y una apertura de f1.8 permite tener fotos con poca luz bastante decentes y donde el ruido no es muy abundante, pero sobre todo, un desenfoque de fondo muy atractivo en primeros planos pero que en algunas situaciones incluso parece excesivo.

Desenfoque Objetos A poco que te acerques a un objeto puedes conseguir un desenfoque muy atractivo

En escenas generales con buena luz, tanto en interior como en exterior, los resultados son muy aceptables, con gran detalle, buen balance de blancos y un rango dinámico correcto y que no nos da excesivos dolores de cabeza.

Img 20180415 114058

Respecto a las escenas de interior y noche, curiosamente la luz es protagonista. Aunque el enfoque híbrido lo notamos algo perezoso con poca luz, y conviene recurrir al apoyo del flash para empezar, las escenas de noche resultan de calidad, sin excesivo ruido y equilibradas. De nuevo me ha sorprendido que lo que nosotros estamos viendo en la pantalla cuando vamos a tomar la foto no se corresponde con el resultado final, más luminoso siempre, lo que puede resultarnos desconcertante.

Img 20180416 212631

Entre los modos de disparo encontramos uno de retrato con efecto regulable que podemos activar/desactivar y en el que tenemos también el zoom digital 2X, así como otro de apertura variable.

Efecto Retrato Desenfoque A la izquierda, el modo retrato a secas, que apenas consigue efecto bokeh. Hay que activar el modo Enfoque bokeh artístico para empezar a hablar de modo retrato de verdad

Los modos de disparo controlados por la AI

Huawei ha colocado a la cámara de su P20 uno de los sistemas AI más enfocados en la gestión de las fotografías que hemos visto en este año. O a menos es el que más palpable hace para el ojo del usuario esa presencia de las mejoras automáticas para las fotos que quiere tomar.

Los habituales modos para animales, vegetación, paisajes, texto, personas y otros que en algunos terminales encontramos de manera separada, en este Huawei P20 quedan en manos del sistema AI de Huawei. La identificación de los elementos y reconocimiento de escenas es muy acertada, pero los ajustes que aplica el sistema no siempre son los más idóneos para la escena. Me ha ocurrido especialmente en interior donde, por ejemplo las fotos de comida, las tiende a colorear de manera muy cálida, y para mi gusto, de manera excesiva.

Ejemplo Tostadas Aunque el sistema no falla al identificar la escena y lo que en ella aparece, los efectos son en la mayoría de los casos demasiado exagerados. A la izquierda la imagen automática, a la derecha, la que propone Huawei si no desactivamos antes de disparar

Por todas estas situaciones, como está ocurriendo cada vez más, salvando las escenas de apuntar y disparar en modo automático y con buenas condiciones, los resultados que conseguimos usando los controles manuales y dedicándole algo de tiempo a la preparación del disparo, son bastante mejores en este tipo de teléfonos.

Diferentes Modos De Dia De izquierda a derecha: foto con efecto aconsejado por la AI (vegetación), foto en automático y foto con HDR

Aquí la aportación de Leica me parece que sigue siendo interesante en la interfaz de cámara y posibilidades, pero con algunas inconsistencias. El modo noche, en el caso del Huawei P20, se mantiene entre las opciones de segundo nivel (dentro de otra opción de más modos), así como el HDR, algo ilógico que no tenga presencia directa en la interfaz principal.

De lo positivo, a mi me ha ganado completamente la opción de información de cada fotografía, que incluye histograma.

Interfaz Histograma Detalles de la interfaz que enganchan

En cuando a al modo monocromo, de nuevo no tiene sentido que siendo tan importante en este terminal, quede en un segundo nivel de opciones y menús. Una vez localizado, vemos que se han añadido opciones para darle más relevancia, con un modo manual, uno de retrato y otro en el que podemos controlar el modo de apertura.

Por último conviene mencionar el trabajo del sistema denominado AIS, que tiene un efecto directo en las escenas nocturnas, donde la luz es la protagonista. Pese a que ya sabíamos a lo que nos enfrentábamos, no ha dejado de sorprendernos lo bien que funciona esta estabilización que admite velocidades de obturación muy bajas (hasta 4 segundos en mano y sin apoyo) en las que, más allá del ruido que pueda introducirse en la escena, no hay trepidación alguna.

Detalle Alta Exposicion A la derecha, una imagen tomada con un tiempo de exposición de 4 segundos, a pulso y sin apenas diferencias de trepidación respecto a hacerla en modo automático

Huawei P20, la opinión y nota de Xataka

El Huwei P20 estaba llamado a ser por sí solo un terminal importante del mercado de gama alta, aunque seguramente a la sombra de otros terminales de más impacto mediático. Sin embargo, la salida del P20 Pro con su triple cámara, pantalla AMOLED y más completo en especificaciones, como batería o memoria RAM, ha acabado por dejarlo también a la sombra de su hermano más completo. Y no es justo.

Huawei ha entrado en el juego de ofrecer una versión Pro de su franquicia en el que hay diferencias sustanciales principalmente en la cámara, aunque menos desconcertantes que en otras compañías

Este efecto no es nuevo e incluso puede significar para Huawei que está listo para entrar en el olimpo de la gama alta. Tanto Samsung como Apple han jugado la misma carta estos años anteriores: modelos "Pro" o "Plus" que ofrecían, por no mucha diferencia de precio, prestaciones mejores especialmente en la cámara, justo el valor más difícil de compensar en un teléfono móvil hoy en día.

En este Huawei P20 apenas echamos de menos la tercera cámara como valor extra que sí nos da el modelo Pro. Es un signo de diferenciación pero que no resta tantos méritos al modelo raso como hacen otras marcas. Aquí se mantiene un diseño de alto nivel, unas prestaciones acordes al precio y una cámara doble que mejora año a año de manera significativa y diferencial.

Huawei P20 10

Como es habitual en Huawei, habrá que ver la evolución del precio del Huawei P20 porque, si sigue la tendencia de generaciones anteriores, en unos meses pasará a ser todavía más atractivo que el día de su lanzamiento.

8,8

Diseño9,25
Pantalla9
Rendimiento9,5
Cámara8,5
Software8,5
Autonomía8

A favor

  • Calidad general de la pantalla incluso en exteriores
  • Una cámara competente y creativa
  • Muy bien construido, ligero y manejable

En contra

  • Aplicación de cámara mejorable en algunas opciones
  • Capa sobre Android cargada a nivel visual y de opciones propias de Huawei
  • Autonomía muy justa para un gama alta

El terminal ha sido cedido para la prueba por parte de Huawei. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

En la realización del vídeo tenemos a Pedro Santamaría.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio