Compartir
Publicidad
Publicidad

HP Split 13 x2, análisis

HP Split 13 x2, análisis
Guardar
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los fabricantes de ordenadores portátiles llevan tiempo tratando de ofrecer soluciones más competitivas y atractivas para el usuario, sobre todo tras el éxito y popularización de los tablets. El HP Split 13 x2 es una de las alternativas actuales, y su característica más destacada es precisamente su pantalla desacoplable que puede hacer que el equipo funcione como un portátil convencional o como un tablet de gran formato.

De hecho, el HP Split 13 x2 se convierte en un producto singular por esa pantalla de 13,3 pulgadas que hace que su comportamiento en modo tablet sea solo adecuado en escenarios muy concretos: su peso y dimensiones no lo hacen comparable a productos que precisamente en los últimos tiempos destacan por haber ido a un formato de forma más reducido.

Diseño

Este portátil es el sucesor del HP Envy X2, y la evolución de aquel primer modelo se nota en varios apartados. El más relevante es desde luego ese mecanismo de separación de la pantalla y el teclado, que precisamente condiciona y define el diseño de todo el equipo.

HP Split 13 X2

Así, nos encontramos con un equipo que dispone de un mecanismo de acoplamiento de pantalla sólido: un pequeño botón desplazable en la parte baja del equipo hace que se libere el mecanismo de seguridad que mantiene la pantalla acoplada. Al utilizarlo ésta se desacopla totalmente --Windows nos avisa de que deberíamos "extraer con seguridad" este elemento-- y nos quedamos en la mano con ese gran tablet de 13 pulgadas.

Al hacerlo podemos ver las dos pestañas metálicas que forman parte de la bisagra y que se encargan de mantener la pantalla bien acoplada al teclado. Su aspecto es algo tosco, pero lo cierto es que también aportan ese componente de confianza que nos hace pensar que una vez acoplada la pantalla va a abatirse de forma totalmente sólida, como es el caso.

Esa curiosa bisagra con pantalla desacoplable tiene otro efecto colateral: al desplegar la pantalla/tablet, ésta queda apoyada en su vértice inferior por esa bisagra en forma de cuña que hace que el teclado quede ligeramente inclinado hacia nosotros. El resultado es cómodo a la hora de escribir, aunque al apoyarlo en las piernas o el cuerpo (estando tumbados, por ejemplo), la sensación es algo más incómoda que cuando disponemos de un portátil apoyado solo sobre la superficie inferior.

HP Split 13 X2

Por lo demás, nos encontramos con un diseño en el que el color negro domina por completo. El teclado es correcto en cuanto a la sensación de tacto y respuesta de las teclas. Su acabado ligeramente gomoso --lo justo, diríamos-- no es tan destacable como el de otros modelos, pero su comportamiento es notable. No nos ha gustado, eso sí, el hecho de que la fila de teclas de la derecha esté dedicada a las teclas de avance y retroceso de página, inicio y fin. Normalmente tenemos la referencia de que la tecla Enter es la situada más a la derecha, y esta decisión de diseño es más bien discutible. Y sin embargo, no es complicado acostumbrarse a esta circunstancia.

El trackpad ofrecido por HP es correcto, aprovechando toda la superficie posible en estas dimensiones, y su respuesta es, al igual que la del teclado, totalmente correcta. No hay separación en ese componente que indique dónde pulsar para obtener la respuesta que ofrecen los botones izquierdo o derecho del ratón, pero el comportamiento es el esperable.

En mi caso eché de menos que el LED indicador de encendido y carga se situase en la parte frontal del teclado y no en uno de los laterales. En esos laterales del teclado encontraremos los conectores disponibles. En la parte derecha, por ejemplo, contamos con el conector de corriente, un puerto HDMI y un puerto USB 3.0. En la izquierda, el conector de auriculares, otro puerto USB 2.0 y un lector de tarjetas SD. No hay más opciones en este sentido, lo que hace que el equipo se quede algo corto en cuanto a opciones de conectividad.

El diseño de este dispositivo, eso sí, ha condicionado sus dimensiones (340 x 230 x 23,4 mm), pero sobre todo su peso: 2,2 kg para el equipo con el teclado acoplado, que suponen un hándicap importante frente a otros Ultrabooks que aun no teniendo pantalla desacoplable sí disponen de soporte táctil en ella con un menor peso. En modo tablet este dispositivo tiene un peso de 1 kg, algo que claramente condiciona su uso continuado.

Especificaciones

El HP Split 13 x2 dispone de diversas configuraciones --incluso hay una versión "Ultrabook" que se diferencia por sus acabados en gris metálico y por una resolución de pantalla 1080p--, pero en nuestro caso hemos analizado un modelo con un Intel Core i5-4200Y a 1,4 GHz, además de 4 GB de RAM y 500 GB de disco duro. A esa unidad se le suma, eso sí, una unidad SSD de 64 GB (que puede llegar a los 128 GB en otros modelos) y que resulta fundamental para ofrecer una experiencia de usuario fluida.

HP Split 13 X2

El disco duro de 500 GB se encuentra en el teclado, mientras que la unidad SSD, el procesador y la memoria se encuentran en la pantalla junto a las baterías integradas en ella. Eso, lógicamente, hace que ésta tenga un peso considerable, pero también hace posible esa capacidad de desacoplamiento. Cuando separamos una parte de otra, desaparecen del equipo las unidades D: (Datos) y E: (Recuperación), quedando presente únicamente la unidad C: de sistema, más que suficiente para trabajar en modo tablet.

Las prestaciones de este dispositivo son por tanto decentes en casi todos los apartados. La GPU, eso sí, es más bien escasa, como demuestra una puntuación de 4,5 en la Evaluación de la Experiencia Windows.

La pantalla de 13,3 pulgadas es claro punto destacado del equipo por ese comportamiento mixto como tablet de gran formato. Su resolución de 1.366 x 768 píxeles, aunque correcta, la hace competir de forma desigual contra soluciones que han tenido más en cuenta este apartado. Aún así la experiencia de usuario es correcta en cuanto a calidad de una pantalla táctil precisamente orientada a ser aprovechada también con el tacto gracias al sistema operativo Windows 8.1 incluido en el equipo.

El equipo de HP no cuenta con conector Ethernet --hay adaptadores opcionales en el mercado para convertir USB a Ethernet, eso sí--, pero sí contamos con conectividad 802.11b/g/n (y opción 802.11ac), así como soporte Bluetooth 4.0. El equipo cuenta con una webcam frontal de 2 Mpíxeles para videoconferencia.

Como en el caso de su antecesor, contamos con dos baterías. La primera, situada en la pantalla, tiene una capacidad de 33 Whr, mientras que la segunda, de 32 Whr, está en la base con el teclado. Eso permite al equipo contar con una autonomía notable que en nuestras pruebas demostró superar las 7 horas sin problemas con un uso convencional en el que mezclamos la navegación web con la reproducción multimedia o la apertura de otras aplicaciones. No se puede comparar a las 11 que conseguía su predecesor, pero claro, el Envy x2 estaba basado en Atom, y también disponía de una diagonal de 11,6 pulgadas, factores clave para la reducción del consumo.

El HP Split 13 x2 en la vida real

Las especificaciones y el diseño del equipo son apartados fundamentales para todos los usuarios, pero ¿qué hay de su comportamiento en el día a día?

HP Split 13 X2

Todos esos componentes internos y externos de los que veníamos hablando ofrecen todas las garantías para que cualquier usuario de portátiles se sienta a gusto con el equipo en una jornada de trabajo convencional. La inclusión de la unidad SSD integrada en la pantalla desmontable es crucial, y hace que la sensación de fluidez sea fantástica.

También nos acostubramos rápidamente al teclado, aun cuando esa última fila del lateral derecho es algo desconcertante inicialmente. El soporte táctil de la pantalla en un equipo como este es interesante porque acceder a esa opción y aprovechar las bondades de Windows 8.1 en este caso es cada vez más factible.

En nuestras pruebas, eso sí, detectamos que la ventilación del equipo no parecía estar del todo bien resuelta. La utilidad HP CoolSense, integrada en el equipo, ofrece una forma de refrigerar el equipo continuamente, pero el resultado es que el sonido del ventilador es notable constantemente.

Por supuesto, la opción de desacoplar la pantalla es la característica más llamativa del equipo, pero al menos en mi caso la propuesta ha dejado un sabor agridulce: quizás en una diagonal menor la opción sea más aprovechable, pero hay demasiados factores en contra para aprovechar esa opción de forma frecuente. El peso es sin duda una de ellas, pero también lo es esa resolución que no puede competir con tablets de 10 pulgadas mucho más preparados para funcionar en este formato y que resuelven mucho mejor esos escenarios.

De nuevo, la sensación es la de querer llegar a todo con una solución de compromiso. Los Ultrabooks convertibles llevan tiempo tratando de hacer lo mismo, pero tratar de ofrecer ambos comportamientos con diagonales de pantalla que pasan de las 11 pulgadas es, a mi modo de ver, equivocado. Puede que haya un nicho para este dispositivos, pero dudo que sea tan grande como para que todos los fabricantes estén tratando de sacarle partido.

HP Split 13 x2. La opinión de Xataka

Aunque la opción de contar con un dispositivo con esa personalidad doble, hacerlo con esas dimensiones hace el concepto aprovechable solo en contadas ocasiones. Mantener en vilo esa pantalla cansa a los pocos instantes, algo que es una pena porque el mecanismo de bisagra y acoplamiento funciona realmente bien a pesar de las dificultades técnicas.

HP Split 13 X2

Ese comportamiento también condiciona el diseño de un equipo que es claramente más pesado que la competencia --aunque su precio es también algo más reducido--, y que ofrece una apuesta de rendimiento comedida. Parece evidente que HP ha preferido ofrecer una apuesta en la que primase esa posibilidad de usarlo como tablet y portátil a aquella en la que primasen las dimensiones y el rendimiento.

Con un precio que oscila entre los 799 y los 999 euros, la propuesta que ofrece el HP Split 13 x2 puede ser interesante para aquellos que valoréis especialmente la posibilidad de contar con un tablet de gran formato cuando os apetezca. Pero si lo que necesitáis es un portátil de 13 pulgadas y el apartado tablet (que no táctil, cuidado) es más bien secundario, hay opciones mucho más destacadas, incluso por parte de HP.

El equipo ha sido cedido para la prueba por parte de HP. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos