Publicidad

Google Nest Wifi, análisis: esta es la solución que quiere acabar definitivamente con nuestros problemas de cobertura WiFi en casa
Análisis

Google Nest Wifi, análisis: esta es la solución que quiere acabar definitivamente con nuestros problemas de cobertura WiFi en casa

El desafío al que se enfrentan todas las redes WiFi no es trivial. Los usuarios cada vez tenemos más dispositivos inalámbricos a los que nuestra infraestructura debe dar servicio. Además, muchos de ellos son capaces de generar un gran volumen de tráfico. Y, para rizar el rizo, nuestra red inalámbrica debe ser capaz de asumir el estrés impuesto por todos esos dispositivos de forma simultánea porque, de lo contrario, nuestra experiencia se irá a pique por muy rápida que sea nuestra conexión a Internet.

Pero esto no es todo. Por si estos retos no fuesen suficientes el espacio físico en el que nuestros routers y puntos de acceso inalámbrico deben darnos servicio es un auténtico campo de minas. Nuestras casas son un escenario repleto de obstáculos que puede tener un impacto muy negativo tanto en el rendimiento como en la cobertura de nuestra red WiFi, de ahí que con frecuencia las soluciones de extensión de la cobertura tradicionales, como los repetidores inalámbricos o los dispositivos PLC, no nos ofrezcan la mejor experiencia posible. Afortunadamente, tenemos las soluciones WiFi Mesh, como la que Google acaba de lanzar y a la que dedicamos este análisis. Y su propósito es contundente: resolver de un plumazo todos los desafíos que he descrito en estos dos párrafos.

Google Nest Wifi: especificaciones técnicas

El objetivo de este producto de Google es ofrecernos una red WiFi estable, rápida y con la máxima cobertura posible por muy grande que sea nuestra casa. Y por muy llena de obstáculos que esté. Las dos piezas clave del nuevo Nest Wifi son un router y un punto de acceso inalámbrico, ambos de tipo mesh, con los que podemos hacernos tanto por separado como juntos. El kit que nosotros hemos probado es el que incorpora tanto el router como el punto de acceso inalámbrico, y, según Google, cuando estos dos dispositivos trabajan codo con codo pueden proporcionarnos cobertura en viviendas de hasta 210 m2. Más adelante, en la sección que dedicaremos a nuestras pruebas, comprobaremos si cumplen o no su propósito.

El 'router' y el punto de acceso inalámbrico incluidos en el kit Nest Wifi pueden administrar hasta 100 equipos a la vez, incorporan cifrado WPA3 y buscan proactivamente la banda de 5 GHz menos congestionada

La tabla que tenéis debajo de estas líneas resume las principales especificaciones tanto del router como del punto de acceso inalámbrico. Y, como podéis ver, reflejan que esta propuesta de Google es ambiciosa. Ambos dispositivos pueden administrar un máximo de 100 equipos inalámbricos conectados a la vez, así como varios flujos de vídeo 4K simultáneos. Además, incorporan cifrado WPA3, tienen la capacidad de buscar de forma autónoma la banda de 5 GHz que está menos congestionada y pueden trabajar con dispositivos compatibles con las normas 802.11a/b/g/n/ac, por lo que en la práctica deberíamos poder acceder sin problema a la red inalámbrica que sirven incluso con dispositivos antiguos.

El procesador con arquitectura ARM que reside en el interior tanto del router como del punto de acceso inalámbrico es un chip con cuatro núcleos diseñado para trabajar a una frecuencia de reloj de 1,4 GHz. Esta CPU es idéntica en ambos dispositivos, pero el router incorpora 1 GB de RAM y 4 GB de almacenamiento flash, mientras que el punto de acceso inalámbrico cuenta con 768 MB de RAM y 512 MB de almacenamiento flash. Tiene sentido que las cifras del router sean un poco más ambiciosas porque este es el dispositivo que está físicamente conectado al módem-router que nos proporciona la conexión a Internet, y en gran medida se encarga de administrar el tráfico de nuestra red WiFi Mesh.

GOOGLE NEST WIFI Router Punto de acceso inalámbrico
CONECTIVIDAD Equipo WiFi Mesh 802.11s escalable y flexible compatible con topología en estrella y 'daisy chain' Equipo WiFi Mesh 802.11s escalable y flexible compatible con topología en estrella y 'daisy chain'
OPTIMIZACIÓN AUTOMÁTICA Gestión automática de clientes 802.11k/v. Búsqueda proactiva de la banda de 5 GHz menos congestionada Gestión automática de clientes 802.11k/v. Búsqueda proactiva de la banda de 5 GHz menos congestionada
CONECTIVIDAD CON OTROS DISPOSITIVOS IEEE 802.15.4 (2,4 GHz) y Bluetooth Low Energy IEEE 802.15.4 (2,4 GHz) y Bluetooth Low Energy
ESCALABILIDAD DE DISPOSITIVOS Puede administrar un máximo de 100 dispositivos conectados y varios flujos de vídeo 4K simultáneos Puede administrar un máximo de 100 dispositivos conectados y varios flujos de vídeo 4K simultáneos
SEGURIDAD Cifrado WPA3 y actualizaciones de seguridad automáticas Cifrado WPA3 y actualizaciones de seguridad automáticas
ESTÁNDAR WIFI - AC2200 MU-MIMO Wi-Fi 4x4 (5 GHz) y 2x2 (2,4 GHz)
- Servicio de doble banda 2,4 y 5 GHz con soporte de dispositivos 802.11a/b/g/n/ac
- AC1200 MU-MIMO Wi-Fi 2x2 (5 y 2,4 GHz)
- Servicio de doble banda 2,4 y 5 GHz con soporte de dispositivos 802.11a/b/g/n/ac
ALTAVOZ Y MICRÓFONOS No disponibles Altavoz con dispersión en 360 grados y diafragma de 40 mm. Bluetooth 4.2. Micrófonos de campo lejano para Google Assistant
SENSORES No disponibles Controles táctiles capacitivos
CPU ARM de cuatro núcleos a 1,4 GHz ARM de cuatro núcleos a 1,4 GHz
MEMORIA 1 GB RAM y 4 GB flash 768 MB RAM y 512 MB flash
CONECTORES Puertos Dual Gigabit Ethernet y alimentación Alimentación
ALIMENTACIÓN Transformador de 15 vatios Transformador de 15 vatios
DIMENSIONES 110 x 90,4 mm 102,2 x 87,2 mm
PESO 380 g 350 g
PRECIO 259 euros Incluido en el paquete junto al router
Router y punto de acceso inalámbrico Google Nest Wifi

Router y punto de acceso inalámbrico Google Nest Wifi

La instalación y la configuración desde Google Home son sencillas

La instalación del router y el punto de acceso inalámbrico incluidos en el paquete Nest Wifi es muy sencilla. Lo primero que debemos hacer es conectar el router a la red eléctrica utilizando el transformador de 15 vatios incluido en el kit, y, una vez que hayan transcurrido unos segundos, cuando ya haya arrancado, podremos conectarlo a uno de los puertos RJ-45 disponibles en el módem-router que nos ha entregado nuestro proveedor de acceso a Internet (o en el que hayamos elegido si hemos decidido cambiarlo por uno de más calidad). Un apunte importante: el router de Nest Wifi incorpora, como podéis ver en la siguiente fotografía, dos puertos Gigabit Ethernet, pero debemos cerciorarnos de que lo conectamos a nuestro módem-router utilizando el adecuado. En la fotografía es el que aparece a la izquierda, y está identificado por un símbolo diferente al del otro puerto Ethernet.

Nestrouter

La conexión física existente entre nuestro módem-router y el router WiFi Mesh provoca que ambos dispositivos tengan que estar ubicados relativamente cerca. Los usuarios que tienen una preinstalación de cable UTP distribuida por su vivienda pueden permitirse que estos dos dispositivos no estén físicamente en la misma habitación, pero aquellos que no disponen de esta infraestructura, entre los que me incluyo, nos veremos obligados a colocarlos cerca. A menos que encontremos la forma de disimular el cable Ethernet en una canaleta o una solución similar que nos permita instalar el router WiFi Mesh en la ubicación idónea, aunque esté relativamente alejada del módem-router. Y es que, como veremos más adelante en la sección de pruebas, es crucial instalarlo en el lugar adecuado si queremos que nos proporcione la cobertura óptima.

Nestinstalacion

La otra pieza del paquete Nest Wifi que nos propone Google es el punto de acceso inalámbrico, que tiene la capacidad de comunicarse tanto con el router Wifi Mesh como con otros puntos de acceso de la red mallada, si previamente los hemos instalado, de una forma inteligente. Esto significa que todos los dispositivos que dan forma a la red inalámbrica tienen la capacidad de comunicarse entre ellos no solo para administrar el tráfico de forma óptima, sino también para decidir qué equipo de red debe proporcionar la conexión a cada dispositivo en un instante determinado atendiendo sobre todo al que es capaz de servir la señal WiFi de más calidad, que no tiene necesariamente que ser el que está físicamente más cerca.

Esta es una de las señas de identidad de las redes inalámbricas malladas, pero no es su única característica atractiva. También destacan por lo fácil que es extender su cobertura (solo tenemos que añadir uno o más puntos de acceso inalámbricos), y por su capacidad de generar una única red WiFi con el mismo identificador de red (SSID) y la misma contraseña. Si queréis conocerlas con más detalle os sugiero que echéis un vistazo al artículo que enlazo aquí mismo porque en él explicamos la tecnología WiFi Mesh con bastante profundidad.

Un último apunte interesante: el punto de acceso inalámbrico Nest Wifi no es solo uno de los equipos que soportan nuestra red inalámbrica; también es un altavoz inteligente con Google Assistant. Todo lo que podemos hacer con un altavoz inteligente de las familias Home y Nest de Google podemos hacerlo también con este punto de acceso. Nos permite poner música, hacer listas de tareas, programar recordatorios, hacer consultas, escuchar la radio y, en definitiva, todo lo que podemos hacer con un altavoz inteligente tradicional. Además, su calidad de sonido no está nada mal. No impresiona, pero cumple con holgura. De hecho, en mi opinión su sonido es similar al que nos ofrece uno de los nuevos altavoces Nest Mini.

Nestboton

Una vez que hayamos conectado nuestro router Nest Wifi y el punto de acceso inalámbrico a la red eléctrica y al módem-router que nos enlaza con Internet tenemos que completar la configuración desde la app Home de Google, que está disponible tanto para dispositivos con Android como iOS. Lo único que tenemos que hacer es añadir un nuevo dispositivo para permitir que la app identifique los dos equipos que necesitamos instalar, elegir el SSID y la contraseña que queremos asignar a nuestra red mallada, y listo. En no más de dos o tres minutos tendremos nuestra red WiFi Mesh preparada para que podamos conectarnos a ella con cualquier dispositivo.

Interfazgooglehome

Pruebas de cobertura y rendimiento

El campo de minas en el que he puesto a prueba el rendimiento de los nuevos dispositivos WiFi Mesh de Google ha sido mi casa, que tiene algo menos de 90 m2. Mi conexión a Internet es una línea de fibra óptica simétrica de 600 Mbps que tengo contratada con O2, y repartidos por toda la casa tengo, seguro que como muchos otros usuarios, varios televisores, consolas de videojuegos, ordenadores, reproductores multimedia y otros dispositivos que «tiran» con ganas de la red inalámbrica, muchas veces de forma concurrente. No cabe duda de que, aunque mi casa no es muy grande, representa un escenario de uso realista y lo suficientemente agresivo para estresar a los dos dispositivos de red que queremos poner a prueba.

Para llevar a cabo las pruebas de medición de la cobertura utilicé dos herramientas: las apps iRobot HOME y WiFi Analyzer

Antes de llevar a cabo las pruebas de cobertura, que sin duda son las más interesantes debido a que este es uno de los problemas más acuciantes que pretenden resolver las redes malladas, probé cómo se comportan los dispositivos de Google bajo estrés intenso. Lo único que tuve que hacer fue iniciar la reproducción simultánea de tres vídeos 4K en streaming en otros tantos dispositivos inalámbricos que previamente había conectado a la red mallada. Y todo fue bien. La reproducción se inició en pocos segundos en todos los reproductores y durante las dos horas que duró esta prueba no se produjeron cortes o ralentizaciones que pudiesen delatar que se estaba congestionando el tráfico de paquetes entre los nodos de la red mallada.

Por otro lado, para llevar a cabo las pruebas de cobertura utilicé dos herramientas: WiFi Analyzer, una app open-source para Android utilísima que nos proporciona información muy detallada acerca de las redes inalámbricas, y también la app iRobot HOME, que nos permite utilizar las antenas instaladas en los robots aspiradores Roomba para generar un mapa de cobertura de la señal WiFi preciso. Esta última es una herramienta muy útil para identificar las zonas de nuestras casas que tienen una cobertura deficiente, pero sobre todo me parece interesante porque los mapas que genera me han ayudado a ilustrar el artículo con unas imágenes que reflejan con mucha claridad lo que nos interesa: cómo resuelven la cobertura los nuevos dispositivos mesh de Google. El robot aspirador que he utilizado para llevar a cabo las mediciones es un Roomba 980.

El mapa que podéis ver debajo de estas líneas describe cómo se distribuye la cobertura que me ofrece en mi casa el módem-router Askey HGU RFT3505VW que me suministró Telefónica cuando contraté mi línea de fibra óptica. El recuadro de color azul indica dónde está ubicado el router HGU. Como podéis ver en el mapa, parece estar demasiado descentrado, pero en realidad no lo está porque en la porción derecha de la imagen no aparece una habitación, la más grande de la casa, a la que el robot aspirador no tiene acceso. La posición que ocupa el router actualmente me ofrece una cobertura satisfactoria en toda la casa (y prácticamente perfecta en la habitación que no aparece en el mapa), con la única excepción del área que aparece marcada en rojo en el extremo inferior izquierdo de la imagen. En esa zona la cobertura no es mala, pero el color verde claro que la tiñe refleja que la intensidad de la señal ahí es sensiblemente inferior a la del resto de la casa.

Coberturaoriginal

El siguiente mapa de cobertura refleja cómo se portan el router y el punto de acceso inalámbrico que nos propone Google en el paquete Nest Wifi. El router está alojado en la misma posición en la que se encuentra el módem-router HGU en la imagen anterior (lo identifica el recuadro azul del extremo superior derecho), y el punto de acceso inalámbrico está colocado en la posición en la que podéis ver el recuadro azul del margen izquierdo. La red mallada que implementan estos dos dispositivos en estas ubicaciones resuelve bien la cobertura en la mitad superior del mapa, y también en el extremo inferior izquierdo en el que la cobertura proporcionada por el router HGU de Telefónica no es óptima. Sin embargo, en esta ocasión la señal WiFi pierde intensidad en la zona inferior derecha, que, sin embargo, antes estaba bien cubierta. Sobre el papel los dos dispositivos de Google trabajando en tándem deberían ser capaces de resolver de forma óptima la cobertura de una vivienda de 90 m2, lo que nos recuerda lo importante que es colocarlos en la ubicación adecuada si queremos que nos ofrezcan el mejor rendimiento posible.

Coberturamesh

La cobertura que plantea el mapa anterior no está mal, pero, aun así, decidí repetir de nuevo la medición colocando tanto el router como el punto de acceso inalámbrico en una nueva ubicación que tenía el potencial de ofrecerme una cobertura aún mejor. No perdía nada por intentarlo, así que coloqué ambos dispositivos tal y como podéis ver en la siguiente imagen. El router está representado por el recuadro azul de la derecha, y el punto de acceso inalámbrico por el de la izquierda. Como podéis ver, en esta ocasión la intensidad de la señal WiFi es máxima en las mitades derecha e inferior del mapa, pero se reduce claramente en el extremo superior izquierdo. Eso sí, el nivel de la señal es suficiente para permitir sin mayor problema la conexión de dispositivos en esa zona. Este resultado incide, una vez más, en lo mucho que varía la cobertura dependiendo del lugar en el que colocamos los puntos de acceso, por lo que es una buena idea hacer varias pruebas antes de elegir su ubicación definitiva.

Coberturameshfinal

La última imagen refleja las medidas que he recogido con WiFi Analyzer cuando estaban generando la red mallada los dos dispositivos de Google en las ubicaciones que he descrito en el segundo mapa de cobertura. El SSID 'Laboratorio' identifica la red mallada, y el SSID 'LaboratorioJK2-4' refleja las medidas de la red generada por el router HGU de Telefónica. Los datos de la columna izquierda los tomé en la posición que he indicado en el mapa con el recuadro de color rojo del margen izquierdo, y los datos de la columna de la derecha los recogí desde la ubicación del segundo recuadro rojo del mapa. La señal WiFi en esta última zona es más débil, como podemos ver tanto en el mapa como en la medida arrojada por WiFi Analyzer, y, aun así, tiene la intensidad necesaria para alcanzar una velocidad de transferencia efectiva de 104 Mbps.

En la otra ubicación, que también está relativamente alejada de los dos dispositivos de red, la intensidad de la señal es alta a pesar de que entre el dispositivo de medida y el punto de acceso inalámbrico se interponen una pared, un armario y dos puertas. La cobertura que nos ofrece la red mallada es satisfactoria incluso si por razones prácticas no podemos colocar el router y el punto de acceso inalámbrico en la ubicación ideal. Pero si conseguimos alojarlos en el lugar idóneo y recurrimos al número adecuado de puntos de acceso, que dependerá del tamaño de nuestra casa, la cobertura en toda ella puede ser óptima.

Wifianalizador

Google Nest Wifi: la opinión de Xataka

Las redes malladas son la solución que muchos usuarios están buscando para resolver los problemas de cobertura WiFi en sus casas. Afortunadamente, durante los últimos dos años ha llegado al mercado un abanico amplio de equipos de red que nos permiten desplegar en nuestra casa una infraestructura de este tipo afrontando un gasto razonable. Los dos dispositivos Nest Wifi de Google que hemos analizado en este artículo se suman a esta oferta poniendo sobre la mesa no solo las bazas de las redes malladas, sino también la posibilidad de utilizar el punto de acceso inalámbrico como un altavoz inteligente con Google Assistant.

Además, como podéis ver en las fotografías que ilustran el artículo, tanto el router como el punto de acceso inalámbrico son bonitos y no demasiado voluminosos, por lo que es fácil buscarles un hueco en el que puedan pasar relativamente inadvertidos. En mi opinión las principales pegas que puedo ponerles son, por un lado, la necesidad de alojar ambos dispositivos en la ubicación idónea si queremos que rindan al máximo (algo que no siempre es posible por razones prácticas), y, por otra parte, su precio. No me parece desproporcionado, pero sí lo suficientemente alto para que algunos usuarios opten por resolver sus problemas de cobertura recurriendo a otras opciones más asequibles, como los repetidores o los extensores PLC. Crucemos los dedos para que los precios de los equipos WiFi Mesh continúen bajando.

Nestopinion

Este producto ha sido cedido para la prueba por parte de Google. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Router y punto de acceso inalámbrico Google Nest Wifi

Router y punto de acceso inalámbrico Google Nest Wifi

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios