Publicidad

Amazon Echo Flex, análisis: el más pequeño de la familia Echo no es un altavoz, es Alexa vitaminada

Amazon Echo Flex, análisis: el más pequeño de la familia Echo no es un altavoz, es Alexa vitaminada
5 comentarios

Publicidad

Publicidad

Amazon parece tener un altavoz para cada usuario... incluso para aquellos que no necesitan un altavoz como tal. Es el caso del Amazon Echo Flex, el miembro más compacto y asequible de la familia, pero no por ello el menos útil. Hemos probado el Amazon Echo Flex y esta ha sido nuestra experiencia.

Ficha técnica del Amazon Echo Flex

Características
ALTAVOCES Minialtavoz de 15 mm (0,6")
ASISTENTE INTELIGENTE Amazon Alexa
CONECTIVIDAD INALÁMBRICA 802.11a/b/g/n/ac (2,4 y 5 GHz)
PUERTOS Jack de 3,5 mm y Puerto USB Tipo A de 7,5W
DIMENSIONES Y PESO 72 mm x 67 mm x 73 mm; 154 gramos
PRECIO 29,99 euros
Presentamos el Echo Flex - Controla con la voz dispositivos de Hogar digital a través de Alexa

Presentamos el Echo Flex - Controla con la voz dispositivos de Hogar digital a través de Alexa

Un diseño centrado en lo funcional

Flex 2

El Echo Flex viene en una caja también compacta donde encontramos el enchufe-altavoz y un folleto a modo de manual. No hay cables, porque prácticamente es enchufar y listo. Como el resto de altavoces de la familia, su instalación es de lo más sencilla: basta con tener conexión a internet, un teléfono móvil y una cuenta de Amazon. Tras descargar la aplicación – disponible tanto para iOS como para Android – y acceder a nuestra cuenta, "percibirá" la presencia de un nuevo dispositivo (en caso contrario, podremos darle a "+"), buscamos nuestra red Wi-Fi y la contraseña. En cuestión de segundos, la configuración se ha completado.

A diferencia del resto de altavoces sin pantalla, todos ellos con forma cilíndrica, el Echo Flex tiene forma de cajita. En el frontal hay un LED que nos indica si Alexa está escuchando – apagado en stand by, azul en modo escucha y rojo con el micrófono apagado –, un botón de acción y otro botón para apagar el micrófono. En un lateral se encuentra una salida jack, en la trasera la clavija y un puerto USB en la parte inferior. Será en este puerto USB donde podremos conectar ciertos dispositivos "hechos para Amazon", como sensores de movimiento o luces – para nuestro análisis hemos probado este último –, pero también cargar nuestro teléfono móvil.

Flex 3

Estamos ante el altavoz inteligente más compacto de Amazon en un diseño que busca optimizar su funcionalidad minimizando su presencia: esto es, ocupando poco e integrándose en la pared sin dejar el cable suelto que encontramos en el resto de hermanos. Tanto es así, que sus características acústicas se ven comprometidas – como profundizaremos más adelante – en favor de este factor de forma tan reducida.

Y es que prácticamente estamos ante un altavoz que recuerda al típico enchufe antimosquitos que colocaban nuestros padres en las noches de verano. O a un enchufe inteligente. Por cierto: habría sido un detalle muy útil proporcionar una clavija para que, aunque el Echo Flex ocupe un enchufe de nuestra casa, este siga estando disponible. Una de las razones para no hacerlo es que el Flex se hubiera calentado más de lo que lo hace... sí, si posas la mano sobre el dispositivo descubrirás que está templado.

Baja el sonido, sube la utilidad

A pesar de sus pequeñas dimensiones, el Echo Flex es un altavoz independiente con Alexa, ya que en su interior alberga un pequeño altavoz y dos micrófonos para detectar nuestra voz. Eso sí, su objetivo principal es controlar nuestros dispositivos inteligentes, las skills, configurar rutinas, responder preguntas como las noticias, el tráfico o nuestra agendas... lo habitual que solemos pedir a un asistente de voz. Incluso podremos usarlo como manos libres para responder llamadas.

... pero no para escuchar música. Paradójicamente, estamos ante un altavoz muy poco altavoz, entendido grosso modo como un dispositivo para reproducir sonido. "No digas que no te lo advertí", podría respondernos Amazon, que expresamente se refiere a él en su descripción como "este dispositivo Echo con enchufe integrado te permite tener a Alexa en más lugares de tu casa" que "no está optimizado para la reproducción de música." Incluso sugiere que lo conectemos a altavoces externos a través del jack de 3,5 mm o Bluetooth.

Si lo quieres para escuchar música, aunque sea para una habitación de tamaño, se te va a quedar corto. Podemos hacerlo, como con el resto de altavoces de la familia – y de cualquier otro altavoz –, pero nos va a dejar con ganas de más incluso si somos poco exigentes: la sensación en la reproducción es de baja calidad, sin matices ni profundidad, y el volumen es limitado.

No es que sea mucho más pequeño que el Echo Dot, pero tanto por el factor de forma y diseño como por la arquitectura acústica que implementa, suena y escucha peor que este. Conectándolo a unos altavoces externos podremos solventar su sonido pobre, pero poco podemos hacer para mejorar el reconocimiento de voz, su mayor hándicap. De acuerdo con mi experiencia, el radio de escucha con un volumen de voz normal es como máximo cinco metros... y si hay ruido o está reproduciendo sonido, ese alcance se queda en la mitad.

Flex

Con estas premisas claras, el Echo Flex es muy útil para espacios como la cocina, el baño, el pasillo o el garaje, lugares donde podría interesarnos renunciar a lo ornamental cambio de la discreción y compacidad de este dispositivo para controlar la domótica de nuestra casa. Esta vocación se ve reforzada con los accesorios diseñados específicamente para el Flex, concretamente un sensor de movimiento PIR y un LED. Teniendo en cuenta que solo hay un puerto USB, tendremos que conectar un accesorio u otro. En todo caso, el reconocimiento es automático.

Para nuestro análisis hemos probado el accesorio de iluminación. Está compuesto por 6 LED RGB que podremos controlar color, potencia y brillo desde la app y con el asistente de voz. Además cuenta con un sensor capaz de detectar la luz ambiental para encender y apagar la luz de forma automática. Eso sí, no potencia para iluminar una estancia, sino que es una iluminación más bien ambiental.

App

Estos accesorios aumentan su funcionalidad, por ejemplo para las rutinas. Aquí os dejamos algunos pantallazos para que os den una idea:

  • "Alexa, buenas noches", provoca que el Echo Flex encienda la luz en color azul con una intensidad y brillo medio, lo he usado para iluminar el pasillo durante la noche.
  • Al decir "Alexa, musicote", el Flex reproduce una playlist de Rosalía de Amazon Music (también podremos hacerlo si tenemos cuenta Premium de Spotify)
  • La frase "Alexa, buenos días" genera que Alexa nos narre las noticias del día.

Echo Flex, la opinión de Xataka

Teniendo en cuenta el músculo de Alexa, lo compacto del dispositivo y que suele estar rebajado por debajo de los 29,99 euros que cuesta oficialmente, el Echo Flex es un gadget muy interesante. Como hemos detallado en el análisis, tiene todas las papeletas para ocupar enchufes en el garaje – ojo porque no es resistente al agua, de lo contrario la terraza o el jardín serían igualmente lugares idóneos –, pasillo, baño o cocina.

Si buscas un dispositivo para controlar los accesorios inteligentes de tu casa con la voz sin que se note, ya que está diseñado para integrarse en la pared y no estar sobre superficies, el Echo Flex es el candidato ideal. Si también quieres usarlo para escuchar música, dentro del propio catálogo de altavoces de Amazon hay alternativas que cuestan poco más dinero y lo mejoran notablemente en lo acústico.

Presentamos el Echo Flex - Controla con la voz dispositivos de Hogar digital a través de Alexa

Presentamos el Echo Flex - Controla con la voz dispositivos de Hogar digital a través de Alexa

Este producto ha sido cedido para la prueba por parte de Amazon. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios