Publicidad

Glasshole.sh es la solución para evitar que la gente pueda usar Google Glass en ciertas zonas

Glasshole.sh es la solución para evitar que la gente pueda usar Google Glass en ciertas zonas
22 comentarios

Llevo años siguiendo el trabajo de Julian Oliver. Un artista muy interesante que se dedica a utilizar la tecnología para hacer cosas diferentes que nos hacen pensar sobre el uso de ésta o como podríamos sacarle más provecho. Su último trabajo toca uno de los temas más de actualidad en el mundo de los gadgets: Google Glass.

Ya sabemos que el dispositivo está dando bastante de qué hablar: ¿se puede o no conducir con ellas? ¿cómo sabemos que la persona que tenemos delante y las lleva no está grabando vídeo o haciendo fotos? Julian Oliver quiere acabar con la incertidumbre inutilizando las gafas con su Glasshole.sh.

Anulando a los usuarios de Google Glass

Este programa se encarga de detectar cuándo una Google Glass intenta conectarse a una red WiFi. ¿Cómo las identifica? Según su creador, todas llevan una cadena en común en la dirección Mac. El software funciona bajo una Raspberry Pi o un Beaglebone. Tan sólo hay que conectarle una ante USB y ya se encargará de empezar a detectar las gafas.

Cada vez que enganche una Google Glass utilizará el programa Aircrack-NG para hacerse pasar por la red y enviar un comando que no permita a las gafas conectarse a ninguna red. Es más, incluso puede emitir una señal acústica para identificar a la persona que las lleva puestas. Algo un poco inútil si tenemos en cuenta que es fácil verlas.

Oliver libera su trabajo para que lo podamos usar, siempre y cuando la red WiFi a la que intente conectarse sea nuestra. Veremos si en un futuro sigue funcionando porque lo del análisis de las direcciones MAC puede valer para la generación actual pero tengo mis dudas de que funcione con las posteriores. Habrá que adaptar el código.

Este proyecto recuerda al No Network que montón el año pasado: un tanque de juguete modificado que permitía cancelar las conexiones WiFi que estuvieran en un radio de seis a quince metros. Aunque toda la documentación está online, su uso es ilegal en muchos países. Fue un proyecto para una galería de arte.

Vía | Wired

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios