Publicidad

Las Xbox Series X tendrán GPUs con 12 TFLOPS de potencia, prometen raytracing y SSDs con tiempos de carga instantáneos

Las Xbox Series X tendrán GPUs con 12 TFLOPS de potencia, prometen raytracing y SSDs con tiempos de carga instantáneos
52 comentarios

Las futuras Xbox Series X llevan tiempo desvelando poco a poco algunas de sus grandes novedades. Microsoft ha querido hoy desgranar otra de ellas: el fabricante ha confirmado que la tarjeta gráfica de la consola será realmente destacable y ofrecerá una potencia de 12 TFLOPS.

Eso supone el doble de potencia de la Xbox One X "y más de ocho veces la potencia de la Xbox One original". En Microsoft incluso han destacado el soporte del trazado de rayos acelerado por hardware y han vuelto a incidir en el almacenamiento SSD, que permitirá "cargas en un instante" de los juegos contenidos que disfrutemos.

Una consola para gobernarlos a todos

Phil Spencer, el máximo responsable de la división Xbox, explicaba en un extenso artículo en el sitio oficial de la Xbox cómo esperan conquistar a los usuarios en materia de especificaciones más allá de otros temas como su diseño.

Xbox 3

No dio detalles concretos de la CPU o la GPU que se integrará en estas consolas, pero sí explicó cuál sería el impacto de los cambios. Incluso hacía un guiño al juego en streaming, pero también destacaba que "para muchos de nosotros, nada es más inspirador que el amanecer de una nueva generación de consolas".

La potencia gráfica de esta nueva generación de consolas de Microsoft es la protagonista de este nuevo anuncio de los de Redmond, que explicaban cómo el programa interno Takehome que ha permitido a varios betatesters probar prototipos de la consola y dar sus comentarios y sugerencias tras las pruebas.

Eso ha validado algunas de las prestaciones que plantean las Xbox Series X, de las que desvelarán más detalles en el E3 del mes de junio pero que quisieron desgranar un poco en este anuncio preliminar. A saber:

  • Tarjeta gráfica con 12 TFLOPS de potencia: en Microsoft ya habían adelantado que tanto la CPUs como la GPUs tendrían un nuevo diseño personalizado basado en las arquitecturas Zen 2 y RDNA 2 de AMD. La CPU será cuatro veces más potente que la Xbox One, pero es la tarjeta gráfica con su GPU la que realmente destaca, ya que ofrecerá 12 TFLOPS de potencia, el doble de lo que ofrece la GPU de la actual Xbox One X.
  • Variable Rate Shading (VRS): esta nueva técnica permite ganar eficiencia a la hora de renderizar los contenidos de los juegos, y mejora la consistencia de las tasas de fotogramas por segundo, que se mantienen estables incluso a altas resoluciones.
  • Trazado de rayos: Microsoft volvió a incidir sobre un aspecto que a priori genera dudas. Afirman soportar el trazado de rayos acelerado por hardware gracias en parte a las librerías DirectX, "una novedad en juegos de consolas". Será interesante ver hasta dónde llega esa opción y cuál es su impacto.

Además de todo ello, las nuevas Xbox Series X tendrán mejoras importantes en otras áreas relevantes a la hora de disfrutar de estos juegos, y de hecho algunas son especialmente prometedoras:

  • Almacenamiento SSD: es probablemente uno de los puntos más llamativos de unas consolas que prometen tiempos de carga "instantáneos", algo que también facilitará según Microsoft mundos más grandes y más dinámicos en los videojuegos.
  • Continuación rápida de partidas: entre las opciones que facilitará ese nuevo sistema de almacenamiento estará el de poder continuar partidas que habíamos dejado en un estado de "suspensión" de forma casi instantánea "sin esperar largas pantallas de carga".
  • Dynamic Latency Input (DLI): esta opción estará destinada a reducir al mínimo la latencia. Eso quiere decir que los tiempos de respuesta —desde que pulsamos un botón en el mando hasta que esa acción genera respuesta en la pantalla— serán mínimos.
  • HDMI 2.1: otra de las claves de la nueva generación de consolas. El soporte de este estándar garantiza el soporte de opciones como Auto Low Latency Mode (ALLM) y Variable Regresh Rate (VRR) que permiten evitar defectos visuales durante la experiencia de juego y maximizar la fluidez.
  • Retrocompatibilidad: en Microsoft vuelven a comprometerse con un apartado que llevan defendiendo desde hace tiempo. Spencer hablaba de que en las nuevas consolas será posible disfrutar de cuatro generaciones de videojuegos, desde la Xbox original a las nuevas Xbox Series X.
  • Smart Delivery: esta característica garantiza que cada usuario obtendrá la mejor y más adecuada experiencia para su consola en títulos que la soporten, que inicialmente serán los de Microsoft, como ocurre con 'Halo Infinite'. En esos casos se garantizará el máximo nivel de detalle y rendimiento para las Xbox Series X, mientras que en consolas anteriores se ajustará el nivel de detalle para mantener la fluidez y una experiencia óptima.
  • Xbox Game Pass: otro de los elementos clave del lanzamiento, sobre todo porque la estrategia de Microsoft con las Xbox Series X cambia. Ahora la consola y el hardware son importantes, pero no tanto como los servicios que la rodean.

Más información | Microsoft

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios