Publicidad

Todos los juegos de 'Resident Evil', ordenados de peor a mejor

Todos los juegos de 'Resident Evil', ordenados de peor a mejor
57 comentarios

Publicidad

Publicidad

Con un nuevo remake de un juego de la saga clásica -el tercero- a la vuelta de la esquina, de cara a la primavera de 2020, y dos relativamente recientes reformulaciones de sus dos precedentes, 'Resident Evil' goza de mejor salud que nunca, si bien va tirando de nostalgia y hallazgos clásicos más que de genuina innovación. Aún así, la fórmula mágica que inauguró Shinji Mikami en Playstation en 1996 sigue vibrando a una frecuencia única, que hace que cualquier juego de la saga sea perfectamente reconocible como tal.

Para celebrarlo y para separar el grano de la paja, hemos decidido revisar los 24 juegos que componen la franquicia, entre títulos nucleares, remakes, secuelas oficiosas y experimentos con la marca. Hemos ordenado de peor a mejor todos los títulos de la saga que convirtió a los zombis carnívoros en presencia recurrente en los videojuegos actuales.

24 - Umbrella Corps (Playstation 4, PC, 2016)

El ignominioso puesto de "peor juego de la franquicia" corresponde a un título muy reciente que ni siquiera lleva el 'Resident evil' en el título, quizás una decisión de Capcom posterior a su desarrollo, cuando comprobó hasta qué punto este shooter táctico era un desastre. Con un argumento que roza solo levemente la historia de la franquicia (centrada en los tejemanejes pseudobélicos de Umbrella y un par de equipos paramilitares combatiendo para hacerse con sus recursos) y editado en formato únicamente descargable, fue barrido en aceptación de público y crítica por contemporáneos muy superiores de su mismo género como 'Overwatch' o 'Left 4 Dead 2'

23 - Resident Evil Survivor 2 – Code: Veronica (Arcade, Playstation 2, 2001)

Una singular secuela que se desarrolló tanto en recreativas como en Playstation 2, con el consiguiente salto técnico desde el primer 'Survivor' y que curiosamente escoge la ambientación de 'Code: Veronica', aunque toma enemigos de la segunda y tercera entregas de la serie principal. Su gran novedad es que apareció en recreativa parcialmente desarrollado por Namco, y cuando fue portado a Playstation 2 alargó en parte su duración con un modo estilo supervivencia, con oleadas de enemigos.

El resultado no es gran cosa, carece del tosco encanto del primer 'Survivor' y pese a ideas como ese segundo modo, más frenético y desafiante, o la aparición de un Nemesis que persigue al jugador por todo el nivel cuando se acaba el tiempo, el compañero controlado por el juego es un incordio. El resultado no es demasiado divertido, aunque su carencia absoluta de sofisticación puede entretener a los fans más trotones de la franquicia.

22 - Resident Evil: The Mercenaries 3D (Nintendo 3DS, 2011)

La destilación de los elementos de acción pura de 'RE4' y 'RE5' estuvo en sus modos Mercenaries, donde había que eliminar la mayor cantidad de enemigos posibles en un límite de tiempo, al estilo también de los celebrados modos Horda de la saga 'Gears of Wear' desde 2008. Esta vez, los protagonistas se pueden escoger entre una amplia selección de héroes de la saga, como Chris y Claire Redfield, Jill Valentine, Albert Wesker y otros.

El resultado saca buen provecho de la potencia portátil de la 3DS, con controles diseñados para que no entorpezcan la acción: primera persona para apuntar opcional, movimiento mientras se recarga, opciones de personalización y mejora de personajes... pese a todo, el título no se desembaraza de sus aires de modo extra venido a más, y pronto revela su naturaleza derivativa y poco original, pese a su músculo técnico.

21 - Resident Evil: Operation Raccoon City (Playstation 3, Xbox 360, PC, 2012)

Uno de los juegos con menos alma de la franquicia, un nuevo intento de explotación de la vertiente más orientada a la acción de la saga, que poco a poco iba perdiendo sus elementos definitorios. Con ello se iba convirtiendo en un producto demasiado similar a los múltiples derivados que asolaban el mercado inspirados en la mitología de 'Resident Evil' (como las películas, o 'The Walking Dead', que ya habían permeado en el mainstream). Juegos como este 'Operation Raccoon City' quedaban muy por debajo en calidad e impacto de juegos como 'Left 4 Dead'.

Esta vez, en una historia ambientada en torno a los sucesos de 'RE2' y 'RE3' en Raccoon City, somos parte bien de un grupo de mercenarios al servicio de Umbrella Corporation, bien de un comando de operaciones especiales enfrentado a los primeros. Hay 12 personajes jugables, seis de cada bando, cada uno con sus características, y posibilidad de juego cooperativo para cuatro. En general, tenemos ideas muy valiosas, como la posibilidad de ser infectados momentáneamente, o de controlar a personajes de la saga como Nemesis en un modo exclusivo para 360. Pero el resultado, pese a sus buenas intenciones, carece de personalidad propia, además de severos problemas con la IA de los enemigos.

20 - Resident Evil Survivor (Playstation, 2000)

El primer spin-off de la saga transformó la tensión y el suspense a lo survival horror del juego original en un pegatiros completamente orientado a la acción, adelantándose un poco al viraje que daría la saga madre a partir de su cuarta entrega. Pasamos a primera persona en un juego que, a diferencia de la mayoría de los títulos con pistola de luz de la época, no va sobre raíles sino que permite cierta libertad de movimientos al jugador. La compatibilidad con este periférico fue eliminada en Estados Unidos debido a la entonces reciente matanza de Columbine.

Esta vez tenemos a un protagonista amnésico intentando descubrir quién es, moviéndose por escenarios no demasiado originales (sótanos, almacenes, bases militares...) y con enemigos salidos principalmente del segundo juego: lickers, plantas venenosas, Tyrants... También están los Hunters del primer 'Resident Evil' y un nuevo tipo de Tyrant, el mayor aliciente para completistas de la serie. El resultado es medianamente divertido, pero inferior a los experimentos con la misma mecánica que se vieron en Wii.

19 - Resident Evil Outbreak: File 2 (Playstation 2, 2004)

Prácticamente a renglón seguido del primer 'Outbreak' (ver más abajo) llegó esta segunda entrega que, a diferencia de su precedente, sí tuvo online en Europa, aunque con casi un año de retraso. Por desgracia el juego es demasiado derivativo: los mismos ocho personajes, de nuevo una Raccoon City hecha mistos... Hubo mejoras en los controles, como la capacidad de esquivar y disparar a la vez. En general, tiene más interés como curiosidad que otra cosa.

Los servidores del juego fueron cerrados en 2011 en Japón, pero grupos de fans han mantenido abiertos otros donde jugar a 'Outbreak' y su secuela. Aunque estaba planeada una tercera entrega, nunca se llevó a cabo por las flojas ventas de esta segunda parte. En cualquier caso, ahora se vuelve a hablar de ellos por el próximo lanzamiento de 'Resident Evil Resistance', que solo tiene modo online cooperativo (4 vs. 1, en realidad) y que de nuevo vuelve a la ambientación de Raccoon City.

18 - Resident Evil Outbreak (Playstation 2, 2003)

El concepto de 'Outbreak' ya estaba presente desde los mismo orígenes de la saga, donde se experimentó con minijuegos multijugador que acabaron descartados en favor de mecánicas para un solo jugador, donde la historia y el suspense podían controlarse con más facilidad. Finalmente, cuando la tecnología pudo soportar el concepto, 'Outbreak' vio la luz, aunque el modo online no llegó a Europa.

Por desgracia, el juego sin cooperativo no es gran cosa. Con una estética y estilo que recuerda a los remakes para Gamecube, nos translada al estallido del T-Virus en una Raccoon City en descomposición, y como en 'RE2', nuestra misión es escapar de la ciudad. Hay abundancia de personajes civiles y tiene ideas muy notables en la mecánica, como escenarios independientes en los que hay que cumplir una serie de misiones, pero sin el concurso de otros jugadores el desarrollo es algo mecánico. Y aún con ellos, ideas como el sistema de signos para comunicarnos, pese a su originalidad, es altamente engorroso.

17 - Resident Evil Gaiden (Game Boy Color, 2001)

Una curiosidad en la que merece la pena detenerse y que combina un ingenioso sistema de juego -pasado de moda incluso ya en su día- con el argumento del crucero infectado, desechado en la serie principal y que se ha reciclado una y otra vez en los distintos spin-offs. Los protagonistas son nuestros viejos conocidos Leon S. Kennedy y Barry Burton -secundario del primer 'RE'- y se tontea con el tema, secundario pero presente en la serie, de los personajes con poderes psíquicos.

El gran hallazgo del juego son unos gráficos deliciosos y macabros, que hacen mucho por la ambientación tensa y misteriosa, pero en clave pixelada. Controlamos al protagonista en perspectiva aérea, toda una novedad en la serie, que pasa a primera persona con un minijuego de puntería a la hora de enfrentarse a los monstruos, en un estilo gráfico similar al clásico RPG 'Dungeon Master'. El resultado es una curiosidad muy resultona y llena de hallazgos visuales.

16 - Resident Evil: Dead Aim (Playstation 2, 2001)

Este dignísimo juego de tiros en primera persona, superado solo por las entregas de Wii (y sus remasterizaciones) es en realidad el cuarto de la serie de juegos con pistola de luz de Capcom (tras los dos primeros de 'Resident Evil', el tercero se basaba en 'Dino Crisis'). 'Dead Aim', desarrollado por Cavia ('Drakengard') se esfuerza en dotar de una atmósfera tensa y oscura a la aventura, y alterna entre tercera persona para mover al héroe y primera para las secciones de disparo.

El resultado es lo suficientemente divertido y variado como para destacar de sus tres poco lucidos precedentes, con monstruos nuevos, personajes protagonistas que han sido olvidados (salvo en el crossover 'Namco × Capcom') y una ambientación en un yate abandonado que recupera una idea desechada de los principios de la saga. Por desgracia, apareció un mes antes que el muchísimo más sofisticado 'Resident Evil – Code: Veronica X' para Dreamcast y fue completamente sepultado por su fama.

15 - Resident Evil 6 (Playstation 3, Xbox 360, 2012)

El peor juego de la serie principal hizo que muchos dieran por finiquitados los buenos tiempos creativos (que no comerciales) para la franquicia. Jugando a medias con la nostalgia (tres campañas, cada una con su ritmo y estilo controlando a personajes históricos como Leon S. Kennedy y Chris Redfield), 'Resident Evil 6' dejaba bien claro hasta qué punto Capcom no sabía que hacer con su propio clásico: orientado a la acción pura, recuperaba en la campaña de Kennedy algo de la atmósfera rural de 'RE4', pero el tono general estaba claro que iba por otros derroteros.

Técnicamente muy notable, con controles remodelados para adentrarse ya en los códigos de los shooters en tercera persona, 'Resident Evil 6' es un juego larguísimo y rebosante de contenido extra, aunque tan carente de un rumbo claro, con su baile de estilos y sus protagonistas múltiples, que no puede presumir de personalidad propia. Lo mejor del conjunto acaba siendo el modo Mercenarios, el mejor de toda la saga (había debutado en 'RE3' en una versión muy primitiva) gracias a los controles mejorados y el foco que el juego pone en la acción sin complicaciones.

14 - Resident Evil: Revelations 2 (PS3, PS4, Xbox One y otros, 2012)

El éxito de las versiones de sobremesa del primer 'Revelations' y la buena recepción crítica propició una secuela inmediata que mantiene el tipo y que, pese a un tibio recibimiento que acabó con la posibilidad de más entregas, es comparable en calidad al juego original. Esta vez Claire Redfield es la protagonista junto a Barry Burton, uno de los miembros de STARS del juego original, en una continuación directa del argumento del primer Revelations, de nuevo en sucesos anteriores a 'RE5'.

Las novedades llegan con algunos de los personajes, que no pueden llevar armas; con ciertos delirios argumentales -todo lo referente al imbatible Wesker es una maravilla-; un modo Raid monstruoso y niveles que referencian la franquicia entera; y con un sistema de distribución por capítulos y pase de temporada opcional que no gustó demasiado al respetable. Con todo, un juego a recuperar en su reciente versión HD para sistemas de sobremesa.

13 - Resident Evil: Revelations (Nintendo 3DS, 2012)

Después de años de juegos orientando a la franquicia hacia la acción más o menos pura, este regreso de Capcom a la esencia de la saga fue un bálsamo. En él se volvía al racaneo de munición, a los puzles que obligan al jugador a rascarse la cabeza, a la exploración y a aprender a esquivar a los monstruos y buscar vías alternativas de enfrentamiento antes que coserlos a tiros. El juego aprovechaba detalles del hardware portátil en mecánicas como el escaneo de las criaturas.

La historia nos sitúa a bordo del Queen Zenobia, con Jill Valentine y Chris Redfield afrontando los terroríficos sucesos que tienen lugar entre 'RES4' y 'RES5'. El juego cuenta con un divertido modo para dos jugadores y otro extra más orientado al tiroteo. El juego tuvo, después de un año, una versión para consolas de sobremesa, mejorando los gráficos pero perdiendo parte del encanto. En cualquier caso, un agradecido regreso a los orígenes de la serie, y uno de los mejores spin-offs de la saga principal.

12 - Resident Evil: The Umbrella Chronicles (Wii, 2007)

Cavia vuelve a ponerse a los mandos de un juego de acción en primera persona de la serie (nunca mejor dicho: el jugador va completamente sobre railes, a diferencia de los anteriores juegos con pistola, donde tenía control de movimientos), y canaliza el espíritu de 'House of the Dead', uno de los exploits más celebrados y descerebrados de los 'Resident Evil' originales. 'Umbrella Chronicles' está totalmente integrado en el lore de la franquicia, con niveles que recrean momentos de 'Zero', el remake de Gamecube y 'Nemesis'.

El juego se vive casi como una atracción de parque de atracciones (mecánica de tren de la bruja incluido) que va revisitando, a modo de greatest hits, grandes momentos de la serie, rellenando con su argumento huecos narrativos relativos a la corporación Umbrella. El juego es divertidísimo y espectacular, e incluye montones de personajes muy queridos por los fans, como Rebecca Chambers, Chris Redfield, Jill Valentine, Albert Wesker, Ada Wong y muchos otros, y contradice las historias oficiales cuando le da la gana, demostrando que a) el lore de 'Resident Evil' está hecho unos zorros; b) no tiene la menor importancia.

11 - Resident Evil: The Darkside Chronicles (Wii, 2009)

Una secuela directa de 'Umbrella Chronicles', tan divertida como su precedente. O incluso más, ya que incluye desde su inicio la opción de un divertido modo cooperativo para dos jugadores y unas cuantas mejoras en la mecánica, como la opción de esquivar y la posibilidad de personalizar el armamento, dotando a la aventura de cierta profundidad de opciones muy bienvenida. En su esencia es lo mismo, pero se le puede dar una vida mucho más extensa.

Esta vez los hechos se sitúan en torno a 'Resident Evil 2' y 'Code: Veronica', y de nuevo nos reencontramos con viejos conocidos como Leon S. Kennedy, Claire y Chris Redfield, Steve Burnside y otros. Entre sus detalles para fans está el completar el enorme vacío que había sin explicar en el arranque del casi desvinculado del lore de la serie 'Resident Evil 4'. Los juegos funcionaron tan bien que fueron remasterizados para PS3 y su Move, y algún otro juego de la serie llegó a Wii inspirándose en el estilo, como el 'RE4' para Wii en versión con punto de mira.

10 - Resident Evil Zero (Gamecube, 2002)

El inicio del desarrollo de 'Resident Evil Zero' fue en Nintendo 64 en 1998, es decir, que iba a ser un juego de cartucho. Eso llevó a adaptar muchas de las características de la saga al soporte, limitando muchos elementos relativos al inventario para ahorrar memoria, lo que lo habría convertido en el juego más difícil de la saga. Finalmente hubo que renunciar al propósito y el desarrollo pasó a Gamecube, donde se confirmó como una precuela del primer juego, donde la agente de STARS Rebecca Chambers intenta sobrevivir en un tren en compañía de un criminal preso, Billy Coen. La gran novedad es la posibilidad de controlar a ambos personajes de forma alternativa, lo que añade una complejidad extra a los puzles.

Más allá de esta novedad, quizás insuficiente para distanciarse de juegos anteriores, el juego presenta un acabado visual portentoso, con toda la parte del tren funcionando a la perfección como casa fantasmal en movimiento. El trabajo de iluminación y la atmósfera opresiva son extraordinarios, y 'Zero' tiene uno de los aspectos gráficos más reconocibles de la saga, aunque el guión es mucho menos interesante que el de contemporáneos suyos como 'Code: Veronica', y a estas alturas el sistema de control se siente ya algo arcaico.

9 - Resident Evil 5 (Playstation 3, Xbox 360, 2009)

Tras una pausa de cuatro años nunca antes vista en la serie principal de 'Resident Evil', llegó un juego que los seguidores de la franquicia recuerdan con cierta amargura: pese a ser un título de valores indiscutibles, marcó el volantazo hacia la acción pura que ya anticipaba 'Resident Evil 4'. Desaparecen los puzles y, sobre todo, desaparece la atmósfera opresiva y la elevada dificultad de otras entregas, en favor de un videojuego de acción explosiva mucho más accesible para el gran público.

También la ambientación fue discutida: Kijuju, un país ficticio de África donde van a investigar Chris Redfield y un nuevo personaje, Sheva Alomar. Descubrirán que tras el nuevo brote del T-Virus están Albert Wesker -uno de los villanos recurrentes de la saga, presente desde el primer juego- y otro personaje muy querido por los fans, y cuya identidad no revelaremos. Adiós tinieblas y oscuridad y hola tiroteos a pleno sol en un juego cuya mayor novedad fue la posibilidad de jugar en un divertido modo cooperativo con los dos protagonistas, y que traiciona todas las constantes de la serie características de los survival horror. A partir de aquí -y de convertirse en el 'RE' más vendido-, la saga se enfocaría en esta nueva dirección, con resultados no siempre positivos.

8 - Resident Evil 3: Nemesis (Playstation, 1999)

El giro de la franquicia hacia la acción, dejando atrás parte de los puzles que habían destrozado tantos nervios en las dos primeras entregas, se dio con un juego que pese a lo icónico de su villano y a que conforma la trilogía de mecánica clásica antes del volantazo que supondría 'Resident Evil 4', siempre ha sido muy criticado por su brevedad y por no saber distanciarse lo suficiente de los dos juegos previos. El motivo de todo ello es que 'Nemesis' no iba a ser un 'Resident Evil'.

Había un 'Resident Evil 3' hecho y derecho ambientado en un crucero que fue cancelado cuando Capcom se dio cuenta de que no llegaría a terminarlo antes del lanzamiento de Playstation 2. Lo que hizo entonces fue mandar al equipo, liderado por Hideki Kamiya, a realizar 'RE4', mientras se facturaba a toda prisa una tercera entrega canónica para la aún boyante Playstation. Hubo tiempo, aún así, de que un primer prototipo de 'RE3' fuera cancelado cuando Capcom decidió recuperar Raccoon City y devolver el protagonismo a Jill Valentine. El resultado es un juego que se percibe como apresurado y algo arisco.

Sin embargo, hay ideas muy notables aquí: los fondos, con sus gráficos prerrenderizados en 2D, son espectaculares. La interacción con el entorno para provocar daños y la mayor variedad de zombis (canalizando ya totalmente el espíritu romeriano de la serie) son muy bienvenidos y aunque muy discutido en su momento, el añadido de controles y ritmos ya abiertamente orientados a la acción convierten el juego en un título muy divertido. Y Nemesis sigue siendo Nemesis: con su constante y ominosa presencia en el juego, convirtiendo la trama en una persecución constante, la da una urgencia y un brío al juego ausente en la mayoría de sus entregas.

7 - Resident Evil (Playstation, 1996)

Resident Evil

Como en casi todo gran clásico, muchos de los hallazgos del primer 'Resident Evil' parecen fruto de la casualidad. Muchos de ellos, en efecto, lo son, o son decisiones de diseño y ambientación derivadas de su origen como pseudoremake del semidesconocido e interesantísimo 'Sweet Home' (a su vez inspirado en una ignota película de terror japonesa): la mansión, los puzles, el inventorio limitado, las puertas que se abren lentamente y que funcionan como pantallas de carga... todo ello procede de aquel 'Sweet Home' original, pero han acabado convirtiéndose en signos de identidad, no siempre respetados pero siempre espiritualmente presentes en las secuelas.

'Resident Evil' tiene una estética ridículamente enloquecida y pesadillesca de soldados de élite vs. zombis carnívoros

Pese a su aspecto arbitrario, todo ello es lo que inyecta la atmósfera desesperada, enfermiza, lenta y letal de todos los 'Resident Evil'. Pero con giros únicos e inesperados. La mansión gótica que tenía sentido argumental en una historia tradicional de casa encantada como 'Sweet Home', pero que al añadirle el componente SWAT de 'Resident Evil' tan de juego-de-acción-de-Playstation le otorga esa estética ridículamente enloquecida y pesadillesca de soldados de élite vs. zombis carnívoros. Los puzles, tan de la época del 'Sweet Home' (de 1989, para la Family Computer de Nintendo) resultan levemente anacrónicos por su dificultad y arbitrariedad en la era de la acción frenética de Playstation, pero se conservan.

Y qué decir de las cámaras fijas, otro recurso respetado por la saga a veces muchos años después, cuando ya no hay necesidad, pero con la plena consciencia de que eso y las limitaciones de inventario -primero obligación técnica y luego herramienta para crear suspense- son lo que dan ese sabor único a la franquicia. El primer 'Resident Evil' se ha quedado viejísimo hoy: cada una de sus mecánicas y exigencias, su demencial dificultad, sus gráficos toscos poligonales -pero sin el encanto arcaico de un 'Alone in the Dark', en muchos aspectos superior a este primer Resi-... pero lo recordamos como un clásico por su apabullante atmósfera de pesadilla. Lo mejor estaba por venir, pero todo lo bueno estaba ya aquí.

6 - Resident Evil 2 (PS4, Xbox One, PC, 2019)

Siguiendo los pasos del primer remake (o "reimaginación", como le gusta calificarlos a Capcom), 'Resident Evil 2' respeta el argumento y ambientación de su primera versión (Leon S. Kennedy y Claire Redfield intentan huir de Raccoon City), pero efectúa un profundo lavado de cara que lo convierte prácticamente en un juego nuevo. En este caso, se da un paso más allá, implementando controles con cámara encima del hombro, a lo 'Resident Evil 4', divergiendo también del argumento original en momentos puntuales en busca de la sorpresa y aprovechando el nuevo motor de Capcom, RE Engine, estrenado en la séptima entrega.

Sin embargo, este remake queda algo por debajo del previo en cuanto al esfuerzo puesto en la recreación del clásico. De dificultad algo descompensada, su diseño cae cuando se sale del icónico escenario de la comisaría, y pese a la aparición de enemigos legendarios, carece de la fuerza que impulsa al primer remake, que revisita con gran fortuna un escenario ya conocido. 'Resident Evil 2' es una "reimaginación" extraordinaria, y cambios como el de un Tyrant más ubicuo añaden tensión, acercándose a la persecución insistente de Nemesis en 'RE3', pero preferimos la pureza y el ingenio del original.

5 - Resident Evil – Code: Veronica (Dreamcast, 2000)

El cuarto juego de la saga, primero en una plataforma ajeno a Playstation, nos distancia abiertamente de Raccoon City, destruida en el tercer juego, y envía a Claire y Chris Redfield a investigar brotes del virus en la Antártida. El juego nació de la imposibilidad de portar 'Resident Evil 2' a Sega Saturn, lo que llevó al equipo original de Shinji Mikami, creador del 'RE' original, a hacer un juego completamente nuevo para la más potente Dreamcast: el resultado, una notoria mejora gráfica con entornos en 3D y cámara dinámica.

El juego es considerado por los fans (y Mikami) como la secuela "auténtica" de la segunda entrega, y se distancia de la orientación más propia de un juego de acción de la tercera parte. Conserva todas las constantes que a estas alturas ya son tics un poco absurdos (las puertas, las plantas, las máquinas de escribir), pero que le otorgan ese aire clásico de los juegos históricos de la franquicia. El estupendo argumento, con todo el peso en los dos hermanos y en sus dos historias que se distancian y confluyen, es de los mejores de la serie, y el salto técnico se deja notar en una de las entregas clave, para muchos fans la última genuinamente "clásica" de la serie.

4 - Resident Evil (Gamecube, 2002)

El lavado de cara que Capcom dio al primer juego de la saga, solo seis años después del lanzamiento original, fue de tal calibre que puede considerarse un juego consistente por sí mismo. El argumento sigue los mismos esquemas: un grupo de agentes de STARS acceden a una mansión cercana a Raccoon City, y se puede jugar como Chris Redfield o como Jill Valentine. El estilo de fondos prerenderizados con gráficos 3D para los personajes, al estilo de 'Resident Evil 3', le sientan como un guante, potenciando la atmósfera tenebrosa, gótica y estática de la mansión.

No solo eso: el juego se revisó de arriba a abajo. Los puzles excesivamente difíciles fueron retocados, y se mejoró el control de los personajes para que no fuera tan complejo controlarlos en la secuencias de acción. Se pudo incluir también toda una subtrama que se había caído del juego original. Un experimento extraordinario que resucita los elementos clave del primer título, potenciándolos y demostrando el por qué de su atemporalidad. El remake disfrutó hace un par de años de un estupendo lavado de cara para las consolas actuales que, además, modernizó el sistema de control.

3 - Resident Evil 4 (Gamecube, 2005)

¿El mejor juego third-party de Gamecube? Podría ser, y además exclusivo durante una temporada. 'RE4' fue el título que revolucionó la franquicia, adaptándose a los nuevos tiempos y orientándola sin complejos hacia la acción más o menos pura. También se olvidó de la fidelidad al canon argumental de la serie y convirtió 'Resident Evil' en una saga donde nos enfrentamos a mutaciones producidas por el T-virus, sin muchos más rodeos. En este caso, tenemos al agente Leon S. Kennedy intentando rescatar a la hija del presidente en una zona rural de Europa donde se habla español.

El juego, que empezó siendo desarrollado -como hemos visto al hablar de 'Resident Evil 3'- en 1999 como un título para Playstation 2, sufrió distintos cambios, llegando a generarse cuatro versiones distintas. Fue ese largo desarrollo lo que permitió ir puliendo determinados aspectos: uno de ellos fue el diseño de la cámara en tercera persona sobre el hombro del protagonista, hoy habitual pero entonces insólito. Se decidió que los puzles fueran mucho más sencillos, que la exploración no fuera frustrante y que los enemigos, aunque duros, fueran más sencillos de eliminar con impactos certeros.

Aunque en su día se le pusieron pegas al sistema de control, que pese a la nueva cámara, seguía sin atreverse a hacer evolucionar el movimiento de los personajes, la sensación general fue de que el trabajo de atmósfera aterradora entroncaba perfectamente con los primeros juegos de la serie. Además, sus aldeanos fanáticos y zombificados renovaban perfectamente el panteón de monstruos de la saga. El resultado fue un bombazo comercial que lleva empapando hasta la fecha todos los juegos de la serie, pese a los recientes regresos al estilo más tranquilo de las primeras dos entregas.

2 - Resident Evil 7: Biohazard (Playstation 4, Xbox One, PC, 2017)

Sabiéndose en un callejón sin salida después de 'Resident Evil 6' y los múltiples derivados sin demasiado interés que explotaban la vertiente más actioner de la franquicia, Capcom sorprendió a propios y extraños con un regreso total a los orígenes de la serie, volviendo a poner el acento en la exploración, los entornos rurales y la gestión cuidadosa de inventario. Por primera vez, el juego opta por la perspectiva en primera persona, y pese a lo que eso supone con la pérdida de la estética más reconocible, aún presente en su sexta entrega, no importa: hay más 'Resident Evil' aquí que en los dos anteriores juegos oficiales de la serie.

Damos carpetazo a las laberínticas derivas argumentales que ha generado el T-Virus y nos adentramos en la búsqueda de una mujer desaparecida. Encarnamos a un nuevo héroe, Ethan Winters, que se enfrentará a una familia de caníbales y algunas mutaciones debidas a un misterioso hongo. De nuevo aquí la táctica más recomendable es huir, esquivar o no ser descubierto, lo que nos distancia del ruido y la furia de los últimos años y nos devuelve a los ambientes tensos y extraños de la primera Playstation. Todo un hallazgo que, sumado a los reboots de los primeros juegos de la serie, demuestra que Capcom ha vuelto a encontrar el rumbo con la serie.

Mención aparte, pero significativa, para la posibilidad de jugar en modo realidad virtual, con el casco PlayStation VR. El juego se integra con tanta naturalidad en el formato, de hecho, que antes del anuncio del juego lo que se presentó fue una demo para realidad virtual, 'Kitchen'. El resultado es apabullante y uno de los juegos más aterradores disponibles para el dispositivo, lanzando al jugador a una literalmente nueva dimensión de terror y tensión.

1 - Resident Evil 2 (Playstation, 1998)

El mejor juego de la saga entendió todo lo que hacía grande a su precedente y, sin abandonar ninguno de los elementos que le imprimían un carácter único, los potenció y llevó más allá. Por ejemplo, abrazó la mecánica restrictiva y asfixiante, del original, con esas cámaras fijas y los controles imposibles y desesperantes, pero los usó para acentuar aún más el suspense y la tensión. Pisó el acelerador de lo grotesco, y lo que parecían aciertos visuales casi por casualidad (el aspecto putrefacto de los zombis, la imbatible insistencia de los perros rabiosos) tuvieron como fruto aquí a algunos de los monstruos más memorables de la franquicia (de los inolvidables lickers al William Birkin mutante).

El curioso equilibrio entre juego de tiros de la generación Playstation y ambientación de película de miedo clásica se abrazó sin complejos, y el resultado fueron algunos de los personajes icónicos de la serie (Leon Kennedy, Claire Redfield y Ada Wong, nada menos) y un escenario tan recordado y revisitado como es el de la comisaría más gótica de la historia. Todo ello se potenció con mejoras en su día de gran impacto, como las historias y desarrollos levemente distintos según el personaje que se controlara, lo que favorecía la rejugabilidad.

Quizás lo que le imprime un carácter único al juego es su intuitivo ritmo, en el que se van sucediendo sin descanso largas secciones de resolución de puzles, exploración a fondo con o sin persistentes zombis de acompañamiento, acción pura con unos jefes demenciales y largas secciones que solo sirven para poner los nervios de punta al respetable (la parte de las alcantarillas es desesperante, demasiado dirían algunos). El resultado es el clásico por excelencia del survival horror y el título que definió definitivamente el género.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios