Compartir
Publicidad
Acer Chromebook Tab 10, primeras impresiones: así se prepara un tablet con Chrome OS para sobrevivir a niños y estudiantes
Tablets

Acer Chromebook Tab 10, primeras impresiones: así se prepara un tablet con Chrome OS para sobrevivir a niños y estudiantes

Publicidad
Publicidad

No todo es Windows o Mac en escritorio y no todo es Android o iOS en tablet. Acer es uno de los fabricantes que sigue apostando por el sistema operativo de Google, y en esta nueva remesa de dispositivos tenemos una tablet con ChromeOS, os contamos qué tal va en nuestras primeras impresiones de la Acer Chromebook Tab 10.

El tablet está dentro de la familia de dispositivos que el fabricante ha orientado más a la educación, buscando que sean productos de menor coste y que suplan las necesidades básicas de un estudiante o un usuario no demasiado exigente. Como indica su nombre, se trata de un tablet de (casi) 10 pulgadas, con acabado en plástico rugoso, sin escatimar en puertos y con un puntero Wacom integrado, aunque en la experiencia hemos tenido de todo un poco.

Más que estética, resistencia

La idea es crear un dispositivo sencillo y sobre todo asequible, y aquí hemos de dejar a un lado grandes resoluciones o materiales que buscan llegar a la excelencia. La Chromebook Tab 10 está construida en plástico con una estética que nos recuerda más a los primeros tablets Android de 10 pulgadas, en parte por presentar unos considerables marcos rodeando su pantalla de 10 pulgadas.

No es un tablet compacto; mide 17,22 x 23,83 x 0,99 centímetros, dimensiones que están cerca de las del iPad Pro de 9,7 pulgadas (16,95 x 24 x 0,75 centímetros) salvo por el grosor. Aunque en este caso hay algún otro motivo además de no invertir en adelgazamiento: como hemos dicho al inicio hay un stylus que se guarda en el propio tablet, a lo Galaxy Note.

El poder guardar el puntero dentro probablemente haya engrosado el diseño, pero tiene la ventaja de que así se reducen las posibilidades de perderlo

Decisión que tiene sentido si pensamos en el público diana, dado que guardar el puntero en el propio terminal reducirá las posibilidades de pérdida (algo importante hablando de alumnos de colegio) y quizás compense sacrificar la delgadez. Aunque el tablet pesa más de medio kilogramo (540 gramos) y al final se hace algo pesado.

Chromebook Tab 10 Trasera

El plástico que cubre la parte trasera tiene un acabado en brillo (pero bastante discreto) y con rayas microperforadas que ayudan al agarre. No se nos resbala y pese al peso resulta cómoda en la sujeción al perfilar bordes curvados en la parte trasera.

Decisión comprensible (y probablemente correcta) también la de recurrir al plástico. Un material que suele ser bastante más resistente a arañazos y que no se aboya con los golpes, los cuales son más probables en este perfil de usuario que dibujábamos por lo que explicaba la marca.

Chromebook Tab 10

Algo pasa en el desempeño

Optar por ChromeOS es una manera de diferenciarse y de tirar por un sistema sencillo que proporcione lo suficiente para un perfil de uso no exigente. Efectivamente la navegación por el sistema es sencilla y relativamente intuitiva y sólo con las apps de Google ya hay suficiente para escribir, crear hojas de cálculo, presentaciones o esquemas sencillos y tener almacenamiento para todo ello.

Pero para mover cualquier sistema es básico tener un motor electrónico competente, y en el desempeño de este tablet hemos visto algunos indicios de que o bien el software no está bien depurado del todo o el hardware del tablet (un procesador Rockchip RK33XX a 2 GHz y 4 GB de RAM) no son suficientes para tirar de ello (o hacerlo correctamente). Nos hemos encontrado con lag puntual pero completamente aleatorio, con lentitud en la respuesta a botones pero cargando bien apps como el 'PUBG' para móviles, así como algún tablet que no respondía directamente por estar bloqueado.

Teniendo en cuenta que hay 4 GB de RAM (más que suficientes en la actualidad, y más para un producto de baja gama) puede que por una parte el hexacore a 2 GHz se quede corto y que por otra se trate de un software preliminar o a prueba, siendo dispositivos nuevos. Sea lo que sea es algo a vigilar para la salida al mercado, ya que no cabe esperar un desempeño de un dispositivo tope de gama pero tampoco es normal encontrarnos esos bloqueos.

Chromebook Tab 10 Pantalla 02

Salvando estos incidentes puntuales el tablet rinde y también el stylus Wacom, que nos vale para hacer bocetos sencillos en apps de dibujo que se incluyen en el software. No tiene una precisión y sensibilidad de los punteros más avanzados (y caros), pero es suficiente para un uso básico y más bien dinámico (hacer un boceto rápido durante una clase, etc.).

La pantalla se porta bien en interiores (donde la hemos podido probar) y por el nivel de brillo y color buscando la exposición más directa a la luz nos da la impresión de que estará en la mayoría de escenarios a estos niveles, aunque los 2.048 x 1.536 píxeles no se disfrutan en juegos que se ejecutan en una resolución u otra según la tarjeta gráfica (como el 'PUBG'). Para todo lo demás (procesadores de texto, web, vídeo, etc.) está bastante bien, quizás le falta un poco de contraste.

Comentar también que tiene dos cámaras (trasera y delantera), y que puede servir para videoconferencias o realizar fotografías. Aunque al menos en interiores (bien iluminados) la calidad es baja, similar a la que encontramos en webcams de portátiles, con fotografías y vídeos con poca definición y mucha acuarela, pero no va a golpes y el desempeño es correcto.

Las aulas, el otro campo de batalla

No es algo aún global ni mucho menos, pero es justo decir que la dinámica en las aulas ha cambiado mucho en la última década y que la presencia de la electrónica se ha normalizado, tanto en las clases como en la rutina del alumno y el profesor. No en todos los colegios pueden haber pizarras digitales, aulas de informática o cada alumno puede llevar su equipo, pero por parte de los fabricantes estamos viendo desde hace años ese empeño en digitalizar la docencia y tanto Apple, como Microsoft, como Google y otros fabricantes buscan su hueco aquí.

Acer es uno de ellos, haciendo su apuesta con los sistemas de Microsoft y Google, y presentando una nueva ronda de dispositivos con ChromeOS enfocada en parte al sector educativo. Este tablet es una de las piezas de esa apuesta, ¿encaja como "cuaderno" electrónico en las aulas?

Chromebook Tab 10 Borde

Encaja porque en teoría sirve cualquier dispositivo que soporte el software que se use (dependiendo de la compatibilidad en ocasiones), y si se trata de usar las apps de Google no habrá ningún problema. Pero pese a trasladar continuamente esa sensación de producto de bajo coste nos encontramos con un precio de 329,99 dólares (unos 281 euros, está en la web de Acer, pero aún no conocemos la disponibilidad), lo que vale el iPad Pro de 9,7 pulgadas (en dólares), con lo cual no implica tampoco una gran diferencia de coste (y es bastante más gruesa).

Faltará ver también hasta qué mercados llegan los dispositivos Chrome, y sobre todo si en el futuro se corrigen esos pequeños fallos que hemos visto y que empobrecen un poco la experiencia con respecto a otros dispositivos (tablets y convertibles) con otros sistemas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio