Publicidad

Comprar online desde Canarias se ha convertido en un dolor de cabeza para los usuarios: así es la odisea para adquirir productos desde las islas
Servicios

Comprar online desde Canarias se ha convertido en un dolor de cabeza para los usuarios: así es la odisea para adquirir productos desde las islas

Comprar productos desde Canarias se ha convertido en un dolor de cabeza para los habitantes de las islas. Navegar por Amazon o Privalia y comprobar que ese producto que querías desde hace tiempo no lo envían al archipiélago forma ya parte del ideario canario. Al igual que encontrarse con altos costes de envíos y extras derivados de las gestiones aduaneras. Esta odisea a la hora de comprar ha llevado a muchos canarios a quejarse en las redes. Casi el 70% de las tiendas online no realizan envíos a Canarias, según el comparador Idealo. Pero ¿por qué estas empresas no envían a Canarias?

Lo cierto es que la situación geográfica, los altísimos costes de envío y sobre todo las complicadas gestiones aduaneras provocan que muy pocos negocios online y marcas quieran vender por Internet en las conocidas “Islas afortunadas”. Aunque en esta ocasión no lo sean tanto. Y es que el mercado canario está compuesto por más de dos millones de potenciales clientes, que acaban siendo los más damnificados. Y la realidad es que marcas tan famosas como Nike, Dockers o Levi's no envían a las islas.

Carlos A. Marrero, un residente de Santa Cruz de Tenerife, ha vivido esta problemática. Nos cuenta que llevaba tiempo detrás de un ordenador de la marca Chuwi, que costaba 459 euros en Amazon, pero es vendido por el proveedor Chuwi-Direct. Al realizar el proceso de compra, unas letras en color rojo aparecieron en la ficha del producto: «Lo sentimos, este producto no se puede enviar a la dirección seleccionada. Cambia la dirección de envío o elimina el producto de tu pedido».

“Es lo mismo de siempre, casi nada lo envían aquí, si quiero comprar el portátil tengo que hacerlo en otra tienda online donde me va a costar 600 euros por lo menos. Más el DUA, claro. Al final, si lo consigues comprar sale por un ojo de la cara”, afirma disgustado.

No obstante, Amazon ya avisa en sus políticas y condiciones: "Los vendedores externos de Amazon Marketplace establecen sus propias restricciones de envío, sin embargo muchos de ellos envían sus productos a las Islas Canarias, Ceuta y Melilla. Por lo tanto, te recomendamos que contactes directamente con el vendedor antes de realizar tu pedido".

Imagen de un producto de Amazon que no se envía a las Islas Canarias.

El IGIC, el AIEM y el DUA: así es el régimen fiscal de Canarias

Para entender mejor la situación de la islas hay que saber que Canarias tiene un régimen fiscal propio y que es completamente diferente al del resto de la fiscalidad del estado español. Por ejemplo, Canarias está fuera del ámbito de aplicación del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), con lo que en la práctica cualquier adquisición desde las Islas Canarias es considerado como una importación.

No obstante, sí poseen su propio impuesto indirecto canario, el llamado IGIC. Es un tributo estatal que grava las entregas de bienes y prestaciones de servicios efectuadas en las Islas Canarias. Mientras que el IVA general es del 21%, en Canarias dependiendo del tipo de mercancía que se exporta o se vende hay distintos tipos de IGIC, pero el general es del 7%. Por último, hay que saber que cuando se procede a la compra de productos provenientes de la península, los canarios deberán pagar en algunas ocasiones el AIEM (Arbitrio sobre Importaciones y Entregas de Mercancías) o el DUA.

El primero es un impuesto indirecto que grava la producción e importación de bienes. El tipo aplicable con carácter general es del 5% sobre el valor de la mercancía. El DUA (Documento Único Administrativo) es la declaración de importación o exportación ante las autoridades aduaneras, que dependen del ministerio de Hacienda. Desde el 2017, las mercancías con destino a las Canarias y cuyo valor sea inferior a los 150€ quedan exentos del DUA.

El factor 'sorpresa' en los gastos de aduanas

Rayco Expósito, residente de Santa Cruz de Tenerife, también ha tenido varias malas experiencias a la hora de comprar online desde su ciudad. Cuenta que quiso comprarse unas gafas en el portal Tus Gafas Online y se inventaron una excusa para no hacer el envío: “Resulta que ya tenía la factura y estaba todo en marcha, pero volví a contactar con ellos y les dije que para la factura en lugar del IVA se podía poner el IGIC y así salía más barato. Ahí fue cuando me dijeron que sus abogados les habían dicho que no podían vender a Canarias”, relata.

También recuerda la odisea de comprar unos zapatos en Amazon España. “Llegó el paquete pero me lo retuvieron en Aduanas. Tuve que hacer un papeleo, pagar 30€ de otros impuestos y con eso me lo daban en Correos. Primero fui a la Hacienda Canaria (distinta estatal) y con el ingreso y el papeleo hecho volví a Correos para recoger los zapatos. Lo curioso con este tema es que las compras en península y Europa son muy complicadas. Pero si viene de China nada de nada, todo facilidades, cero problemas”, cuenta malhumorado.

Tal es la situación para los compradores Canarios que hace unos años varios aficionados lanzaron una extensión para los navegadores Chrome y Firefox llamada SendHerePlz, que se encarga de revisar automáticamente en la página de resultados de búsqueda si los productos tienen restricciones de envío, marcándolos en un color más claro y con un icono en rojo para que el usuario pueda identificarlos rápidamente sin tener que hacer clic en cada uno.

Otro problema es que para los envíos con destino a Canarias hay que tener en cuenta los costes añadidos de los despachos de aduana y un mayor coste del propio servicio de transporte. Estos costes añadidos impiden a las empresas de la Península definir un precio definitivo a las ventas online, porque desconocen las características específicas, y esto además repercute en el cliente, quien a veces se encuentra con el factor “sorpresa” al recibir el paquete.

María Román, de Lanzarote, compró un vestido en el portal online de moda Asos. “Cuando lo compré me costó 30 euros, pero luego tuve que pagar en aduanas 15 euros más”, comenta. Y añade: “La mayoría de veces no te especifican nada o no está demasiado claro y luego te encuentras con que al recoger el paquete tienes que pagar aduanas. Este coste a veces excede el precio de la compra, así que no compensa y mucha gente termina por devolver el paquete”.

En el caso de Canarias, la comunicación con la península puede ser únicamente por barco o avión, siendo el barco un medio de transporte más económico. Pero sus conexiones son menos rápidas por lo que si los productos vendidos por el comercio son de tamaño relativamente pequeño, a veces no es una buena opción ya que encarece el coste del producto. Y más cuando los clientes quieran devolver esos productos a las tiendas.

Pero el empeño de los canarios a la hora de adquirir productos de la península no termina ahí. Muchos de ellos acuden a parientes o amigos que residen en comunidades como Madrid o Andalucía para que las tiendas envíen los productos a sus direcciones y, después, ellos los envíen a Canarias. Prueba de cómo este método ha tenido auge es la originalidad del portal Yo soy e-logger. Se trata de una empresa que ofrece su dirección postal para la entrega de los productos y luego ellos los envían a los particulares en las islas con un pequeño coste.

Cada vez más empresas interesadas en llegar al mercado canario

Luis Alcalá, director de Proyectos de FreshCommerce y experto en negocios online afirma que “todavía hay empresas logísticas que te cobran un importe por la gestión, aunque el producto sea menor de 150 euros”. Aunque se muestra positivo por la iniciativa de las grandes empresas de crear plataformas solo para Canarias, como ha hecho El Corte Inglés, Mediamarkt o PC Componentes. “Si yo compro en PC Componentes como canario y pongo como dirección Canarias, automáticamente me va a cambiar el IVA por el IGIC —que es menor— y me va a aplicar unos gastos de gestión aduanera. El problema es que a los pequeños comercios puede no compensarles estos temas tecnológicos y trámites en aduanas”, explica.

La complejidad de los trámites y posibles devoluciones es, en muchas ocasiones, la razón para que muchos negocios prefieran no enviar a Canarias. “Incluso hay muchos canarios que desconocen la existencia del IGIC y se cabrean cuando ven que tienen que pagar ese impuesto local. Mucho se enfadan, devuelven el paquete y las empresas tienen que hacer el doble de trabajo. Por lo tanto, prefieren ahorrarse todos esos dolores de cabeza”, afirma Alcalá.

Y concluye: “Yo creo que el problema se ha reducido en los últimos años. Tenemos más ejemplos de tiendas que envían a nuestras islas, pero lo ideal sería que ese límite de 150 euros en el DUA se ampliara y que las empresas peninsulares fueran conscientes de que pueden llegar a nuestro mercado de dos millones de habitantes y 14 millones de turistas itinerantes, que algunos pasan por aquí hasta seis meses y realizan compras. Las grandes empresas lo están entendiendo, pero muchos e-commerce medianos y pequeños no han decidido dar el paso para adaptarse todavía”.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio