Publicidad

Toshiba se trae al CES un geminoide inquietante y un espejo probador

Toshiba se trae al CES un geminoide inquietante y un espejo probador
12 comentarios

Publicidad

Publicidad

Las empresas grandes aprovechan CES para además de presentar sus productos principales traerse unas cuantas innovaciones. Gadgets o tecnologías de futuro que lejos de aspirar a ser productos finales en el presente quieren serlo en los años venideros. Una forma también de enseñar músculo en I+D y algunos tienen proyectos de lo más curioso.

Toshiba además de convertibles y televisores se ha traído a Las Vegas un par de proyectos muy curiosos. Un probador de realidad aumentada donde podemos ponernos prendas virtuales para saber cómo nos quedarían y también un geminoide capaz de hablar usando un sintetizador de voz y “expresar” emociones haciendo diferentes muecas. ¿Cómo son? Os lo enseñamos en vídeo.

Robots y probadores virtuales

El probador virtual de Toshiba parte de una idea muy sencilla: probarnos ropa sin tenerla físicamente. Un concepto que no es nuevo en sí y como premisa de uso de la realidad aumentada lleva tiempo presente. En Las Vegas la hemos podido ver en funcionamiento y aunque el planteamiento es bueno, la ejecución presenta algunas dudas.

El sistema consiste en un espejo en el que se proyectan imágenes una vez se reconocer el sujeto delante del mismo. Cuando sabe dónde estamos, superpone virtualmente las diferentes prendas que están disponibles. El problema es que todavía tiene muchas lagunas a la hora de reconocer variables como la altura o el grosor de una persona.

Si nos giramos para ver el resto del modelo del 3D el sistema no acompaña nuestro movimiento con una imagen nueva. Si somos algo anchos o no cumplimos el tamaño de la prenda, lo veremos superpuesto sin adaptarse al cuerpo. Al final la sensación que transmite es parecida a aquellos recortes de prendas donde íbamos poniendo papeles sobre otros para vestir maniquíes.

Toshiba 1

Por otro lado tenemos Geminoid-F, un proyecto que lleva muchos años en desarrollo y que ha ido evolucionando desde que se presentara el primer prototipo. Verlo en directo resulta inquietante porque aunque sabemos que se trata de un robot con un sintetizador de voz roza ese nivel de realismo tan incómodo, según la teoría del Valle inquietante, que hace que nos cause cierto rechazo.

Toshiba 3

Es capaz de hablar y de imitar expresiones faciales para hacer muecas de todo tipo. Quizá en el futuro veamos modelos más avanzados pero lo mostrado hasta ahora nos demuestra es que a nivel mecánico se puede imitar con cierta gracias y realismo nuestros propios movimientos, aunque todavía se vean algo robóticos.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir