Compartir
Publicidad

Gillian Brockell perdió al bebé que esperaba, ahora pide a Facebook y Google que sus algoritmos no se lo sigan recordando

Gillian Brockell perdió al bebé que esperaba, ahora pide a Facebook y Google que sus algoritmos no se lo sigan recordando
27 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A finales del mes pasado, la editora de vídeo del Washington Post, Gillian Brockell, perdió al bebé que estaba esperando. Pero a la aflicción por la pérdida, Gillian le tuvo que añadir que las redes sociales le siguieran bombardeando con contenidos referentes al embarazo y productos para bebés.

La periodista ha publicado ahora una carta abierta en Twitter, que ya se ha convertido en viral, instando a las grandes empresas tecnológicas (el tuit menciona explícitamente a Twitter, Instagram, Facebook y Experian) a cambiar la forma en que dirigen la publicidad a las mujeres embarazadas. Para que, a partir de ahora, tengan en cuenta casos dolorosos como el suyo.

"Sé que sabíais que estaba embarazada", empieza escribiendo Gillian, "es culpa mía". A continuación relata las acciones que pudieron llevar a que las redes sociales detectaran que estaba embarazada: los hashtags de #babybump (#tripitadeembarazada, en español) que usó en Instagram, los anuncios de ropa pre-mamá en los que hizo clic en Facebook, las fotos de su 'fiesta de nacimiento' en las que la etiquetaron o algunas de sus búsquedas en Google.

"Apuesto a que Amazon incluso os dijo la fecha es que salía de cuentas, el 24 de enero", continúa. Por eso, Gillian no entiende por qué las empresas tecnológicas no pudieron tomar nota también de la prematura y fatal finalización de su embarazo:

"¿Acaso no visteis cómo buscaba en Google '¿Esto son [contracciones de] Braxton Hicks?' o 'El bebé no se mueve'? ¿Acaso no detectasteis mis tres días en silencio, poco común para una usuaria como yo que tuitea frecuentemente?"

"¿O el post con el comunicado, que incluía palabras clave como "con el corazón roto", "problema y "nacido muerto", y 200 emoticones con lágrimas de mis amigos? ¿Acaso no es eso algo que podáis rastrear?"

Cuando el algoritmo asume demasiadas cosas

Cuando, tras eso, Facebook le siguió mostrando contenidos relacionados con el embarazo, en un cruel recordatorio del hijo que ya jamás tendría, y Gillian intentó que dejase de hacerlo, las cosas no hicieron sino ir a peor:

"Así que cuando millones de personas con el corazón roto se ven forzadas a hacer clic en 'No quiero ver este anuncio' y a contestar a vuestro '¿Por qué?' con el cruel-pero-cierto 'No es relevante para mí', ¿sabéis lo que decide vuestro algoritmo, empresas tecnológicas? Decide que ya he dado a luz, asume un resultado feliz y te ahoga con anuncios de sostenes para amamantar y consejos para que tu bebé se duerma"

"Por favor, empresas de tecnología, os lo imploro, si sois lo suficientemente inteligentes como para daros cuenta de que estoy embarazada o de que he dado a luz, entonces seguramente sois también lo bastante inteligentes como para daros cuenta de que mi bebé murió, y mostrarme así publicidad en consecuencia, o tal vez, sólo tal vez, no mostrar ninguna".

La dolorosa y frustante historia de Gillian Brockweell ha cosechado ya, en el momento de escribir este texto, casi 14.000 retuits y 32.000 likes. Y, con un poco de suerte, terminará logrando que las tecnológicas se replanteen qué uso le están dando a la ingente cantidad de datos que disponen de nosotros.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio