Publicidad

La moto voladora la promete Aero-X para el 2017

La moto voladora la promete Aero-X para el 2017
39 comentarios

Publicidad

Publicidad

La ciencia ficción nos ha enseñado un montón de tecnología alucinante que, por desgracia, buena parte de ella no verá la luz. Ni como la imaginaron los autores ni como le gustaría a algunos ingenieros. Hay veces que hay excepciones y una de ellas es la moto aérea, o flotante Aero X. Hace un par de años se mostró un prototipo y la buena noticia es que se pondrá a la venta en 2017.

¿La mala noticia? Que no va ser un vehículo al alcance de todo el mundo precisamente. Si queréis ir pensando en comprar una podéis pagar un modesto depósito de 5.000 dólares para cuando finalmente se ponga a la venta dentro de tres años pagar unos 80.000 más para hacernos con ella. Nadie dijo que ser pionero en el mundo de la tecnología fuera algo accesible para todos.

Simplificando los controles de un vehículo difícil de manejar

Más allá del precio y su fecha de lanzamiento, nos encontramos con una moto que es capaz de circular a una velocidad máxima de 72 kilómetros por hora y flotar hasta una altura de 3,7 metros. Su capacidad es de dos personas y su diseño futurista nos recuerda a cómo hemos imaginado a través de la ciencia ficción este tipo de vehículos.

Diseñar la conducción del Aero X no ha sido fácil ya que uno de los problemas del sistema que lleva esta moto es el rotor y su inclinación hacia un lado cuando queremos ir hacia adelante. En los helicópteros, por ejemplo, es algo frecuente y los pilotos están siempre atentos a este efecto.

Sus creadores afirman que el diseño final de esta moto será lo suficientemente sencillo e intuitivo para que cualquiera pueda usarlo sin grandes dificultades. Si todo va bien, dentro de un par de años se realizarán las primeras pruebas con la versión final del vehículo.

Como curiosidad decir que antes de que existiera Aero X ya había proyectos desarrollados en los 60 para conseguir algo parecido a un vehículo volador capaz de flotar unos cuantos metros. El proyecto fue abandonado porque no supieron crear un sistema de control lo suficientemente estable como para usarlo.

Hay que reconocer que con este tipo de proyectos resulta imposible no entusiasmarse. Tener un vehículo de estas características, funcional y sencillo, debe ser una pasada pero creo que todavía es pronto para lanzar las campanas al vuelo y hacernos ilusiones con esta moto voladora.

Por un lado tenemos la dura realidad: lo que hemos visto son prototipos y las propias palabras de sus creadores que a buen seguro serán ciertas pero hasta que no veamos con nuestros propios ojos que funcionan correctamente un servidor se considera bastante escéptico con esta propuesta de moto voladora.

Por otro tenemos la regulación y la normativa, que en este tipo de cuestiones suele ir por detrás como es normal. ¿Podremos usar estas motos en carretera o sólo en algunos espacios? Seguiremos de cerca esta moto voladora.

Vía | IEEE

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir