No es nostalgia, los juegos retro ya no se ven tan bien como antes y la culpa es de las pantallas HD

No es nostalgia, los juegos retro ya no se ven tan bien como antes y la culpa es de las pantallas HD
148 comentarios

Es difícil volver a los juegos que marcaron nuestra infancia porque visualmente ya no son lo mismo. Literalmente. No hablamos de añoranza o estética desfasada, sino de un cambio real debido a las nuevas tecnologías en las pantallas y monitores que utilizamos para jugar.

Pese a que hoy en día tenemos disponibles monitores LED con resoluciones y tasas de refresco muy elevadas, en la práctica, a la hora de jugar a títulos retro, la experiencia no logra equipararse a la de nuestros recuerdos. Pero debéis saber que no estáis solos, pues la razón se esconde en las diferencias entre los televisores CRT de tubo de rayos catódicos y las actuales pantallas planas LED. Una diferencia que provoca que los juegos retro se vean muy distintos en las pantallas modernas. Y en la mayoría de ocasiones, incluso con menos detalle.

Por qué los juegos retro se ven peor en las pantallas modernas

En los televisores CRT es fácil apreciar los puntos rojos, verde y azul de cada pixel individual. En los 80 y 90 teníamos tamaños más pequeños, pero también con menos resolución y tecnología distinta. Para iluminar cada píxel, un haz de electrones recorre la pantalla hasta incidir en puntos de fósforo, que provocan la emisión de los fotones de luz. En comparación con la actualidad, teníamos una imagen más borrosa y distorsionada. Sin embargo, el resultado es más realista que cuando ponemos esos mismos juegos en las pantallas HD actuales.

Echando un vistazo en redes sociales podemos encontrar muchísimos ejemplos de esta diferencia. En los televisores actuales obtenemos una imagen con un color más claro y nítido, sin embargo el resultado es mucho más plano y sin los matices que teníamos antes.

La razón de esta diferencia es debido a que los desarrolladores crearon los juegos teniendo en cuenta las imperfecciones de los CRT. Para cubrir las limitaciones de la baja resolución, los creadores de juegos aprovechaban los huecos entre píxeles para generar una respuesta en nuestro cerebro que los cubriera.

Es decir, los juegos ya estaban diseñados para esa tecnología. Lo que ocurre es que al pasarlos a las pantallas HD, los píxeles quedan mejor definidos pero pierden esa dispersión que en muchos casos era utilizada a propósito para generar un efecto más estético.

Comparativa
Comparativa de gráficos CRT vs emulación moderna. Vía Reddit

Desde el subreddit de CRTgaming se suelen compartir capturas y recomendaciones para los juegos retro. Muy representativa es la comparativa que incluimos arriba, donde se aprecia un esqueleto en un monitor CRT y el mismo representado en una pantalla HD.

En el ejemplo se aprecia que al tener un toque más borroso, parece mejor definido y obtiene un aspecto más "sombrío", que no la representación actual que parece más básica, con colores demasiado llamativos como el verde o amarillo, donde el escudo es casi infantil. La falta de nitidez en los CRT, produce a la práctica una especie de 'anti-aliasing' que se pierde en los televisores modernos.

Esta diferencia de resultado en algunos juegos puede llegar a desbaratar la intención original de los desarrolladores. Es el caso de Enduro, donde al jugarse en una pantalla moderna, las ruedas del coche son líneas rectas, mientras que el efecto original era un conjunto de píxeles borroso que daba el efecto de ruedas moviéndose a alta velocidad.

Los monitores CRT están muy cotizados

Por estos motivos, los monitores CRT están muy cotizados. Sin embargo, dejaron de venderse oficialmente desde hace muchos años. En 2010, los televisores plasma y LED ya habían conquistado el mercado. Sus ventajas están claras: más allá del diseño obtenemos una mejor imagen para aquellos que la aprovechen y una latencia mucho menor. Pero para jugar a los títulos retro, estos monitores CRT siguen siendo una opción buscada. Hay quienes incluso defienden el uso de monitores CRT para juegos modernos.

En mercados de segunda mano, es fácil encontrar modelos como la Sony Triniton. Si bien, muchos usuarios recomiendan el Sony FW900 como mejor opción CRT, un popular monitor cuyo coste oscila alrededor de los 1.000 euros en mercados de segunda mano y que ofrece un tamaño relativamente grande (22,25"), pantalla con formato 16:10 y una alta resolución de 1.920 x 1.200 píxeles.

En Xataka | Guía de compra de máquinas arcade retro: cómo elegir y dónde comprar por internet

Temas
Inicio