Compartir
Publicidad

Android Wear vs Tizen vs AppleWatch ¿qué permite cada sistema a día de hoy?

Android Wear vs Tizen vs AppleWatch ¿qué permite cada sistema a día de hoy?
107 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Este año, en cuestión de cuatro meses, se ha configurado un nuevo tablero de sistemas operativos. Primero fue la batalla por los sistemas operativos para ordenadores, más tarde la de móviles y ahora volvemos a reducir el tamaño para hablar de la plataforma que llevaremos en nuestro reloj smartwatch.

Con la aparición del Apple Watch, los relojes con Android Wear y Tizen con Samsung se quedan tres grandes jugadores luchando por nuestra muñeca. Una carrera que acaba de empezar y donde cada uno intenta ofrecer la mejor experiencia posible para hacerse con un lugar privilegiado de nuestro cuerpo. ¿Qué ofrece cada uno a día de hoy? Es hora de analizarlo en detalle.

AppleWatch, el nuevo viene preparado

Apple es la última en llegar pero como ya sucediera con el iPhone o el iPad ha sabido entender lo que supone meterse en una nueva categoría de producto: software y ecosistema. Quizá físicamente el reloj no guste a todo el mundo, pero tampoco lo hicieron las primeras ediciones de sus smartphones y tablets. Sin embargo, su apuesta como plataforma es muy completa.

Partimos de esa nebulosa de burbujas que nos permite ver todas las aplicaciones que tenemos instaladas en el reloj para con la corona y la pantalla táctil manipular la interfaz y abrir cada una de ellas. Se ha cuidado mucho la continuidad para que la experiencia no difiera cuando saltemos de una app a otra.

dsadqwer2112.jpg

¿Qué podremos hacer con él? De momento Apple nos ha mostrado la posibilidad de recibir notificaciones en el reloj desde el móvil y la posibilidad de responder a algunas con mensajes automáticos en función del contenido. En algunas aplicaciones se realizará una lectura automática del texto y en función de lo que diga se nos ofrecerá una serie de respuestas para contestar rápidamente sin tener que sacar el iPhone del bolsillo.

En la parte de mensajería sorprende el esfuerzo que han hecho por llevar la comunicación a nuestra muñeca. Ya no solo para responder mensajes de textos o hacer llamadas si no por ese sistema que tienen para tener a nuestros amigos y contactos favoritos en la pequeña pantalla del Apple Watch. Podremos enviarles garabatos de luz, emoticonos animados e incluso nuestras pulsaciones para que las reciban también en sus respectivos relojes.

También tendremos un sistema de navegación para seguir indicaciones a través del reloj cuando vayamos andando por la calle. Todo ello, claro, con el servicio de mapas de Apple. Podemos controlar la música de manera inalámbrica, seguir nuestras citas en el calendario, controlar nuestras tarjetas y billetes desde Passbook además de usar Apple Pay, cuando llegue, para pagar con solo pasar el reloj por el lector Contactless.

Hay algunos detalles curiosos como poder controlar Apple TV desde el reloj y otros un poco más dudosos como poder controlar la cámara del iPhone desde el reloj o la posibilidad de ver las fotos desde la pantalla del Apple Watch. Siri también estará presente y podremos "hablarle" al reloj para realizar comandos como en el iPhone.

sad9a08das-1.jpg

En la presentación de iOS 8 vimos que Apple quería meterse de lleno en el mundo de salud y fitness con una aplicación para seguir nuestra actividad diaria y medir diferentes variables. Tim Cook definió el Apple Watch como un dispositivo que nos hará ver el mundo del deporte con otros ojos. Una frase ambiciosa pero hay que reconocer que su apuesta es firme.

Tendremos servicios para cuantificar cuántos pasos damos y gracias a los sensores del coprocesador M8 del iPhone sabrá si estamos corriendo, andando o haciendo ciclismo. La aplicación y la forma en la que muestra los datos recuerda al reloj polar que viene entre los salvapantallas que incorpora Mac OS X.

A todo esto hay que sumarle las aplicaciones estándares como las alarmas, seguir la bolsa y, como no, dar la hora. De hecho podremos personalizar este último apartado con muchas carátulas de todo tipo. Por último, pero por ello menos importante, tenemos todo lo relacionado con la plataforma para desarrolladores.

WatchKit es la herramienta que Apple pone a disposición de los creadores de aplicaciones para que puedan empezar a nutrir el ecosistema de Apple Watch, bien con desarrollos nativos o introduciendo funciones de conectividad entre el iPhone y el reloj. Son los últimos en llegar pero su apuesta es muy sólida y además cuentan con el valor añadido de haber sabido consolidar una plataforma como iOS y dar confianza a toda una comunidad de desarrolladores.

Android Wear, la apuesta de Google

Google con Android Wear busca un modelo parecido al que ya hiciera con Android. Crear una plataforma "universal" que permita a cualquier fabricante crear su reloj sin preocuparse demasiado por la parte del software. De momento ya ha encontrado a cinco socios (ASUS, LG, Motorola, Samsung y Sony) y todo apunta a que el año que viene se sumarán otros tantos.

La interfaz parte de un sistema de fichas en el que deslizando el dedo en vertical podemos saltar de una aplicación a otra mientras que al hacerlo en horizontal podremos navegar por los diferentes menús de cada una de ellas. Todo táctil, aunque algunos modelos ya empiezan a incorporar un botón físico también.

La apuesta de Android Wear como plataforma se basa en la que ya asentaron con Google Now: ofrecer información contextual que sea útil en cada momento. Por un lado tenemos las notificaciones que llegarán desde el móvil, las cual podremos responder desde el propio reloj con mensajes predefinidos, aunque esta aquí no tendremos respuestas en función del contenido.

También tenemos Google Now para usar el micrófono incorporado del móvil y hacer búsquedas o comandos a través del reloj. Hace poco lo vimos en vídeo y la sensación que nos dio es que en este apartado los de Mountain View tienen que mejorar un poco todavía con el reconocimiento, algo que sorprende porque en el móvil va realmente bien.

Los mapas están presentes a través de Google Maps y podremos usar el servicio de navegación para ir paso a paso de un sitio a otro siguiendo las indicaciones desde el reloj. Todo lo relacionado con el ejercicio también está presente aunque de momento es la plataforma que lo ha hecho de forma más tímida: podemos contar pasos y saber la distancia recorrida pero de momento nada más.

En lo que respecta a aplicaciones de terceros, Google ya liberó el SDK para Android Wear y nos llevará un tiempo ver cómo crece. De momento lo más interesante que hemos visto ha sido integraciones de aplicaciones del móvil en el reloj a través de notificaciones y, a modo de demo, poder hacer pedidos de comida a domicilio.

Aunque es la plataforma que más relojes tiene disponibles a día de hoy, hay algunas carencias respecto a la competencia. De hecho, los propios fabricantes han confirmado que algunos de sus modelos tienen sensores que de momento no son compatibles con la versión actual de Android Wear. Todo apunta a que antes de que termine el año tendremos una revisión y, con ella, nuevas funciones y mejoras.

Tizen, Samsung sigue por su propio camino

Cuando hace un año Samsung presentó su primer reloj inteligente todavía no existía ni Apple Watch ni Android Wear, al menos no de forma pública. Los coreanos decidieron apostar por su propia plataforma y aunque la experiencia original con el Galaxy Gear no terminó de cuajar, con Tizen han ido creando la base para sus smartwatches.

Con el Gear S llegamos al punto más álgido en la breve, pero intensa, vida de Tizen como plataforma. Su gran punto diferencial lo encontramos en la autonomía respecto al móvil. Tener tarjeta SIM le otorga independencia y conectividad. Algo que lo hace único ya que por ejemplo podemos hacer deporte y salir solo con el reloj y unos auriculares bluetooth para escuchar música e ir recibiendo información.

Samsung ha buscado aliados de peso para potenciar Tizen y cuenta con un sistema de navegación facilitado por Here así como una aplicación de Nike para potenciar todo lo relacionado con el deporte, al margen de la aplicación Salud S que viene integrada para que le saquemos provecho a los sensores que vienen incluidos en el teléfono: acelerómetro, giroscopio, pulsaciones...

También tenemos las funciones que podemos considerar más genéricas y que todos tienen en común: notificaciones desde el móvil, tiempo, información en bolsa, la hora... El SDK también está disponible para que los trabajadores desarrollen con él pero de momento parece que su principal baza van a ser los acuerdos que ya tienen cerrados con diferentes compañías y servicios.

Mientras que Android Wear se mantiene prácticamente igual de un dispositivo a otro, en el caso de Samsung con Tizen hay grandes diferencias entre el Gear 2 el Fit y el Gear S. El factor forma resulta determinante y aquí los coreanos han decidido convertir a su último modelo en la referencia y en el más completo de los tres (cuatro si contamos Gear 2 Neo) modelos que llevan esta plataforma.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio