Por qué Google apuesta por el SoC (System on a Chip) para sus propios servidores

Por qué Google apuesta por el SoC (System on a Chip) para sus propios servidores
1 comentario

Google va a apostar por una infraestructura SoC (System on a Chip) para reemplazar la placa base tradicional en los servidores que le dan potencia a sus servicios, incluidos Google Cloud.

Hasta ahora, Google confiaba en la placa base para integrar los diversos componentes de su infraestructura informática, incluidas sus unidades centrales de procesamiento, redes, dispositivos de almacenamiento, aceleradores personalizados y memoria. Pero según explica Amit Vahdat, vicepresidente de infraestructura de sistemas de Google, en un blog corporativo, la compañía cree que se necesita un nuevo enfoque para hacer frente a la evolución que está tomando la informática.

"En lugar de integrar componentes en una placa base donde están separados por milímetros de cables, estamos recurriendo a diseños de System on a Chip (SoC) donde múltiples funciones se encuentran en el mismo chip o en múltiples chips dentro de un paquete", detalla Vahdat. "En otras palabras, el SoC es la nueva placa base".

Por qué Google confía en SoC

Este mismo responsable explica que SoC ayuda a garantizar una integración mucho más profunda entre las cargas de trabajo y el hardware subyacente. Esto se debe a que la latencia y el ancho de banda entre los diferentes componentes de un SoC pueden ser mucho mejores.

No son los únicos beneficios por los que Google apuesta por SoC. La reducción de la energía que se consume y el coste en comparación con la composición de ASIC individuales en una placa base son otras de las razones detrás de este movimiento.

“Al igual que en una placa base, las unidades funcionales individuales (como CPU, TPU, codificadores de video, cifrado, compresión, comunicación remota, resumen seguro de datos y más) provienen de diferentes fuentes”, señala Vahdat. “Compramos donde tiene sentido, lo construimos nosotros mismos donde tenemos que hacerlo y nuestro objetivo es construir ecosistemas que beneficien a toda la industria”.

Un ex Intel para desarrollar sus chips

Para hacer esta visión de la informática personalizada dentro de Google una realidad, la compañía ha fichado al ex diseñador de chips de Intel, Uri Frank, como su nuevo vicepresidente de ingeniería. Se trata de un profesional con más de 25 años de experiencia en diseño de chips. Entre otros, fue responsable del diseño de la 10ª generación de los Intel Core. En su nuevo puesto, se encargará de diseñar la infraestructura informática de próxima generación de Google.

Cabe recordar que hace años que Google diseña sus propios chips para su infraestructura de informática en la nube. Así, en 2015 anunció sus primeros Tesor Processing Unit (CPU especializadas para ejecutar cargas de trabajo como la búsqueda por voz en tiempo real, el reconocimiento de objetos fotográficos y la traducción interactiva de idiomas).

Además de los chips, Google también ha creado una gran cantidad de hardware personalizado, que incluye unidades de estado sólido, discos duros, conmutadores de red y tarjetas de interfaz de red.

Google confía en que estos SoC le permitirán también diseñar hardware aún más personalizado para aplicaciones individuales.

Temas
Inicio