Publicidad

España y Europa plantean crear una industria de semiconductores propia: fondos para la autonomía frente a EEUU y Asia

España y Europa plantean crear una industria de semiconductores propia: fondos para la autonomía frente a EEUU y Asia
36 comentarios

Europa quiere ser alguien en el negocio de los semiconductores, clave para los centros de datos, los coches autónomos o la Inteligencia Artificial. Por eso, 14 países de la Unión Europea, entre ellos España, Alemania y Francia, han emitido un comunicado en el que anuncian que emplearán parte de los fondos europeos de recuperación de la Covid-19 para impulsar esta industria en el Viejo Continente.

En la declaración conjunta de estos 14 países (aunque se espera que se puedan adherir otros más), se asegura que los firmantes se comprometen a hacer un “esfuerzo particular” para reforzar el ecosistema de procesadores y semiconductores y expandir la presencia industrial en toda la cadena de suministro.

Europa asegura tener “fortalezas notables en áreas específicas de la industria de los semiconductores”, como la electrónica, las tecnologías de radiofrecuencia, los sensores inteligentes para IA, los microcontroladores, las tecnologías de bajo consumo, los componentes seguros y los equipos de fabricación de semiconductores. España por ejemplo, es el único país en tener una mina de coltán, uno de los materiales utilizados en la fabricación de semiconductores.

Pero, al mismo tiempo, reconoce que su participación en el mercado mundial de semiconductores es de 440.000 millones de euros, lo que apenas representa el 10% mundial. “Europa depende cada vez más de los chips producidos en otras regiones del mundo, especialmente los que se utilizan para las comunicaciones electrónicas, el procesamiento de datos y las tareas informáticas, incluidos los procesadores”, justifican los firmantes del acuerdo.

Depender menos de otras regiones

El acuerdo, por tanto, pretende impulsar la industria de los semiconductores para, de esta forma, depender menos de otras regiones, como Asia o Estados Unidos.

De hecho, Thierry Breton, el comisario de Mercado Interior, asegura que Europa tiene “todo lo necesario para diversificar y reducir las dependencias críticas, sin dejar de ser abierta”. Por eso, este comisario apela a “establecer planes ambiciosos, desde el diseño de chips hasta la fabricación avanzada, avanzando hacia nodos de 2nm, con el objetivo de diferenciarnos y liderar nuestras cadenas de valor más importantes”.

Jonas Svidras E28 Krnivmo Unsplash

Este acuerdo es la primera piedra para el lanzamiento de una alianza industrial europea en el mercado de semiconductores. La UE quiere aprovechar sus “fortalezas y las nuevas oportunidades, ya que los chips de procesador avanzados desempeñan un papel cada vez más importante para la estrategia industrial y la soberanía digital de Europa”.

No es la primera vez que los grandes países de la UE intentan, con diferentes iniciativas, tener una mayor independencia tecnológica en los últimos años. Alemania y Francia, por ejemplo, llevan años desarrollando una red europea en la nube, el conocido como proyecto Gaia-X.

También China dio un paso similar en 2018, cuando decidió invertir 47.000 millones de dólares en la industria de los chips para depender menos de Estados Unidos.

Cómo se financiará esta propuesta

Para poder desarrollar este acuerdo, los países firmantes se comprometen también a realizar inversiones, tanto del presupuesto de la UE como de los presupuestos nacionales (incluso, si es posible, a través de los planes nacionales de recuperación y resiliencia) y el sector privado.

De hecho, la declaración asegura que “la microelectrónica, en particular los chips de procesador, ya se encuentran entre las áreas clave identificadas para la inversión en el mecanismo de recuperación y resiliencia. El 20% de los planes europeos de recuperación y resiliencia deberían destinarse a la transición digital”, lo que supondría hasta 145 billones de euros durante los próximos 2 a 3 años. “Esta oportunidad de invertir en investigación, diseño y capacidad de producción para procesadores en Europa no debe perderse”, añaden los firmantes.

Pexels Miguel A Padrinan 3520679

Alianza con el sector privado

En esta declaración se deja la puerta abierta a que los estados lleguen a acuerdos con empresas privadas para diseñar proyectos como el Important Project of Common European Interest (IPCEI).

El objetivo de IPCEI es permitir a los estados miembros implicarse en iniciativas privadas innovadoras pero de alto riesgo que no tengan financiación privada suficiente para salir adelante. El primer IPCEI sobre microelectrónica anunciado en 2018 en el que participaron Francia, Alemania, Italia y el Reino Unido tiene como objetivo completar sus proyectos para 2024 y se centra en apoyar la I+D y la innovación en chips energéticamente eficientes, semiconductores de potencia, sensores inteligentes, equipos ópticos avanzados y materiales compuestos.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio