Publicidad

China ha estado instalando una aplicación para espiar los smartphones de algunos turistas, según The Guardian y NYT

China ha estado instalando una aplicación para espiar los smartphones de algunos turistas, según The Guardian y NYT
62 comentarios

Publicidad

Publicidad

De acuerdo a una investigación conjunta entre The Guardian, New York Times, Vice y Süddeutsche Zeitung, agentes fronterizos de la región de Xinjiang, China, han estado instalando spyware en los smartphones de algunos turistas mientras cruzan la frontera.

Según la información, cuando los turistas llegan al cruce fronterizo, los agentes exigen a los turistas que entreguen sus smartphones, ya sean Android o iPhone, así como las contraseñas para desbloquearlos antes de entrar a China.

Una app que recopila datos y busca cierto contenido "peligroso"

Según explican, una vez que se entregan los teléfonos a los agentes, estos se dirigen a una habitación donde llegan a permanecer más de una hora. En el caso de los iPhone, éstos se conectan a una máquina que supuestamente escanea el contenido del teléfono. Para los Android, se instala una app que de igual forma analiza el contenido y recopila datos.

La aplicación para Android tiene por nombre "Fēng cǎi" y, según The Guardian, no tiene una traducción literal, pero hace referencia a las abejas recolectoras de miel. Se dice que los agentes tienen la orden de desinstalar la app cuando se devuelve el teléfono a su propietario, pero en algunos casos no ha sido así, lo que ha permitido que pueda ser analizada.

App China spyware Así sería el icono de la supuesta app espía. Foto: The Guardian

Tras la investigación de expertos en ciberseguridad de la Universidad del Ruhr de Bochum y la empresa alemana Cure53, se descubrió que esta app recopila todos los contactos, mensajes de texto, historial de llamadas, eventos en el calendario, las aplicaciones instaladas y los nombres de usuario se utilizan en algunas aplicaciones. Posteriormente, todos estos datos se suben a un servidor.

Otra de las funciones de la aplicación, afirman, sería la de escanear el teléfono con el objetivo de encontrar alguno de los más de 73.000 contenidos que las autoridades chinas consideran como "peligrosos". Entre estos se encuentran textos relacionados con el extremismo islamista, manuales de operación de armas, textos del Dalai Lama, información sobre el ayuno durante el Ramadán, música de la banda japonesa de metal 'Unholy Grave', así como extractos del Corán.

Esta práctica se estaría llevando a cabo únicamente en la frontera de China con Kirguistán, en la región de Xinjiang, donde en los últimos dos años el gobierno chino ha intensificado las tareas de vigilancia. Como explican en Forbes, esta región alberga a una serie de minorías étnicas, como los Uigures, un grupo de aproximadamente 8 millones de personas que en su mayoría son musulmanes. Se dice que Xinjiang es una región rica en recursos y China teme perder el control aquí, por lo que han instalado sistemas de reconocimiento facial en calles y mezquitas, así como aplicaciones para vigilancia constante.

Hasta el momento no se sabe a dónde se dirige toda la información recabada de los smartphones, ni por cuánto tiempo se mantiene almacenada. Tampoco se pudo comprobar que estos escaneos y la instalación de la app lleven a una monitorización posterior, donde se extraigan detalles de la ubicación de las personas y sus actividades en los smartphones.

Scott Webb Yekglpc3vro Unsplash

Ante esto, Edin Omanović, del grupo Privacy International, mencionó:

"[Esta práctica] es altamente alarmante en un país donde descargar una aplicación o un artículo noticioso equivocado te podría llevar a un campo de detención.

"Este es otro ejemplo de por qué el régimen de vigilancia en Xinjiang es uno de los más ilegales, omnipresentes y draconianos del mundo. Los sistemas de monitorización modernos se aprovechan de esto para construir una imagen detallada pero defectuosa de la vida de las personas. Las aplicaciones, plataformas y dispositivos modernos generan enormes cantidades de datos que la gente probablemente ni siquiera conoce o cree que ha borrado, pero que todavía se pueden encontrar en el dispositivo."

Por su parte, Maya Wang, investigadora principal de Human Rights Watch en China, declaró:

"Ya sabemos que los residentes de Xinjiang, en particular los musulmanes turcos, están sometidos a una vigilancia permanente y multidimensional en la región. Pero esto va más allá, ya que ahora incluso los extranjeros están sujetos a esa vigilancia masiva e ilegal."

Hasta el momento, las autoridades chinas no han ofrecido declaraciones con respecto a esta práctica.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir