Compartir
Publicidad
Razer Blackwidow Chroma v2, análisis: este teclado mecánico para gamers es mucho más que luz y color
Periféricos

Razer Blackwidow Chroma v2, análisis: este teclado mecánico para gamers es mucho más que luz y color

Publicidad
Publicidad

Los teclados mecánicos desatan pasiones, y hace tiempo que Razer ofrece este tipo de periféricos orientados al mundo del gaming. En esta ocasión hemos podido contar con el Razer Blackwidow Chroma v2, una versión mejorada de su anterior modelo que tiene un precio elevado, pero que desde luego cuenta con argumentos para tratar de justificarlo.

Entre esas opciones está la presencia de una nueva columna de teclas de macro, un reposamuñecas especialmente confortable y la capacidad de convertirse en un hub para poder conectar a él tanto nuestros auriculares como otros dispositivos USB. Sin olvidarnos, claro está, de todo ese mundo de luces y colores que ofrece su impresionante sistema de retroiluminación.

Diseño: normalito hasta que activas la retroiluminación

A priori el nuevo teclado de gaming de Razer no parece demasiado apabullante: sus líneas no son especialmente agresivas, y de hecho los indicadores de la parte superior derecha en los que se nos notifica de la activación del bloqueo de mayúsculas, numérico o las teclas de macro (entre otros) parece hecho incluso con desidia.

La cosa cambia cuando atendemos a los detalles: este teclado cuenta en su parte trasera con un cable USB de fibra trenzada para conectarlo al PC o portátil que en realidad se divide en tres: uno USB para conectarlo al PC y que sirva como teclado, otro USB para conectarlo al PC y que el teclado actúe como hub USB, y un tercero que permite conectarlo a la salida de audio y así poder conectar luego los auriculares directamente al teclado. Es una lástima, eso sí, que solo se ofrezca un conector USB en el teclado.

Aparte de eso tenemos el reposamuñecas, especialmente confortable por esa mullida capa recubierta de un tejido que simula el cuero y que desde luego ayuda a que la ergonomía mejore y la comodidad sea fantástica al manejar el teclado. Este reposamuñecas se acopla al teclado mediante una serie de imanes que hacen fácil tanto colocarlo como quitarlo si no nos convence, y desde luego esta opción está perfectamente desarrollada.

Pero el apartado que realmente destaca en ese diseño no se ve hasta que uno comienza a utilizar el teclado y aplica los efectos de iluminación que le dan su verdadera espectacularidad al periférico. Aquí tenemos a nuestra disposición 16,8 millones de colores que podremos configurar para que el teclado se comporte (lumínicamente) tal y como nosotros queramos en todo momento.

La disposición del teclado, eso sí, tiene una novedad ya citada pero no por ello menos importante: al contrario que su antecesor, el Blackwidow Chroma v2 cuenta con una columna en la parte izquierda en la que encontramos las cinco teclas de macro que no solo sirven para juegos, sino para lanzar aplicaciones o configurar atajos de teclado de lo más variado mientras trabajamos en una sesión convencional con Windows.

Por lo demás nos encontramos con una disposición "normal" en español con la tecla eñe y el teclado numérico, además de unas teclas de función que alternan su coportamiento para activar diversas funciones adicionales si las combinamos con la tecla Fn.

Un mundo de luz y color

Para controlar la iluminación del teclado contamos con la aplicación Razer Synapse 2.0, que en esta versión ya deja claro que está muy madura y que ofrece todo tipo de facilidades a la hora de configurar la iluminación del teclado.

Razer15

Podremos establecer perfiles de iluminación para cada juego, para el funcionamiento general o también reprogramar las teclas de macro, y aquí podremos ser creativos y elaborar nuestros propios patrones de iluminación o bien elegir algunos de los patrones ya preestablecidos por Razer.

Wasd1

La empresa ofrece por ejemplo perfiles predefinidos para juegos como Overwatch en los que podremos tener información visual sobre nuestra salud o munición directamente a través de los colores del teclado, y la idea es precisamente esa: la de convertir el teclado en una fuente de información más que permita saber qué está ocurriendo a nuestro alrededor (más o menos) a través de la intensidad y color de esas luces.

Interruptores: para gustos los colores (y los sonidos)

El mundo de los teclados mecánicos es un mundo de amores y odios. Los teclados de Razer precisamente presumen de tener unos interruptores diseñados y desarrollados de forma exclusiva para estos teclados y que se diferencian de los tradicionales Cherry MX que encontramos en la mayoría de teclados mecánicos del mercado.

Eso hace que las sensaciones cambien entre estos teclados y los que hacen uso de los tradicionales Cherry MX. En el caso del Blackwidow Chroma v2 se incluyen los interruptores Razer Green ("Tactile and clicky") por defecto, pero es posible configurarlo con los interruptores Orange ("Tactile and silent") y Yellow ("Linear and silent"), que ofrecen distintas presiones de actuación y, por supuesto, distintas recuperaciones y sonido.

En el caso del teclado analizado y de los interruptores Razer Green, la fuerza de actuación es de 50 gramos y el recorrido es de 4 milímetros, y aquí es donde se notan las diferencias con los otros dos tipos de interruptores y, por supuesto con todos los ofrecidos en otros teclados mecánicos.

Razer Interruptores

Los Razer Green son interruptores que desde luego no pasan desapercibidos: suenan mucho, algo que hace que no sean muy apropiados si trabajáis y jugáis con gente al lado. Molestarán al resto de usuarios por ese "clac-clac-clac" seco y nítido que es característico de los teclados mecánicos y que es especialmente apreciable en estos Razer Green.

En Razer aseguran que estos interruptores permiten 80 millones de pulsaciones frente a los 50 millones de los interruptores mecánicos estándar (¿nos lo creemos?), y aunque el argumento es difícilmente verificable en un análisis como este lo cierto es que el teclado parece realmente sólido en cuanto a su durabilidad y resistencia al paso del tiempo.

El Razer Blackwidow Chroma v2 en la práctica: ¿cómo se porta un teclado de 200 euros?

Los teclados mecánicos no son para todo ni para todos, pero desde luego proporcionan una experiencia única tanto si uno los utiliza para escribir todo tipo de textos como si los utiliza para jugar. El Blackwidow Chroma v2 no es una excepción, y la idea es la de reforzar esos argumentos con sus virtudes comentadas. ¿Lo consigue?

Razer14

Lo cierto es que el modelo de Razer se comporta de forma fantástica tanto a la hora de redactar textos como este como a la hora de jugar con él. En mi caso los interruptores verdes resultaron demasiado ruidosos incluso para tratarse de un teclado mecánico, aunque afortunadamente otras opciones en interruptores ofrecen una respuesta auditiva menos "potente" (podéis ver y oír el sonido de los Razer Orange y los Razer Yellow).

Aquí os recomendamos acudir a esos vídeos, pero también acudir a soluciones que os permitirán errar con la decisión final. Entre ellas destacan los "Switch Tester", dispositivos que cuentan con varias teclas, cada una con un interruptor diferente, para evaluar cuál se adapta mejor a nuestras necesidades. En Razer precisamente nos ofrecieron un pequeño dispositivo con tres teclas con cada uno de los interruptores disponibles, y la diferencia entre ellos era evidente.

Razer13

No es que alguien como yo —jugador ocasional— aprecie las diferencias en mis partidas con Battlefield 1, pero es fácil apreciar las ventajas que pueden ofrecer tanto los botones de macro como esa información visual que puede proporcionar la retroiluminación.

No pude validar el comportamiento del soporte de un roll-over de 10 teclas y del sistema de anti-ghosting destinado a gamers profesionales o semiprofesionales, pero es evidente que todas estas características hacen precisamente que esté orientado a un nicho de mercado muy claro: uno que valora estas opciones y quiere pagar el precio que cuestan.

Razer6

Si trabajáis y jugáis sin nadie alrededor es muy probable que el Blackwidow Chroma v2 no os decepcione en absoluto, sobre todo si queréis llevar esas sesiones a un nivel más "profesional". Sin embargo, gastar 190 euros en un teclado como este cuesta para usuarios "normales" que pueden encontrar teclados mecánicos menos ambiciosos o efectistas pero igualmente satisfactorios (o más, aquí hay opiniones para todos) sin afrontar esa inversión tan importante.

El teclado ha sido cedido para la prueba por parte de Razer. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos