Compartir
Publicidad

En Hamburgo los que orinan en la calle se van a llevar una sorpresa

En Hamburgo los que orinan en la calle se van a llevar una sorpresa
28 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El barrio de St. Pauli en Hamburgo, Alemania, es uno de los más conocidos de la ciudad, y de hecho atrae a más de 20 millones de visitantes al año gracias a la mezcla de bares, discotecas y, claro está, a la prostitución legal que existe en la zona.

Sin embargo los ciudadanos de Hamburgo están cansados de que los turistas y visitantes acaben orinándose en las paredes de estos sitios públicos, lo que les ha llevado a contraatacar. Las paredes de los barrios de la zona disponen ahora de un tratamiento que repele el pis y hace que salga despedido hacia el vándalo en cuestión.

La capa hiper-hidrofóbica, llamada Ultra-Ever Dry, fue desarrollada inicialmente por Nissan, y permite que tanto la orina como otras sustancias -como los vómitos- acaben siendo repelidas, lo que hará que en algunos casos los propios vándalos acaben rociados con esos fluidos. Puaj.

No solo eso: estos comerciantes parecen haber tomado una actitud algo malévola, y solo han colgado advertencias de ese tratamiento hiper-hidrofóbico en algunas paredes, de forma que un viandante tendrá que arriesgarse si quiere responder a la llamada de la naturaleza en plena calle, o hacerlo con mucho más cuidado. Habría que comprobar si quizás en otro ángulo... Uhm.

Las capas hidrofóbicas, cada vez más de moda

Este tipo de tratamientos aprovechan las mismas propiedades que han hecho de Ultra-Ever Dry uno de esos productos "mágicos" que poco a poco se han ido aplicando a más y más escenarios. Aunque la impermeabilización de tejidos y superficies no es nada nuevo, la empresa responsable de ese producto ha mejorado la resistencia a la adhesión y la abrasión en comparación con otras soluciones.

Vandalo1

En el caso de este producto su aplicación -que se realiza con un spray- sobre una superficie hace que esta tenga ese comportamiento hidrofóbico en un periodo que oscila entre los 2 y los 8 meses al exteror, pero si además se añade una capa protectora adicional ese tiempo se extiende hasta los 12 meses, como es el caso de esta ciudad alemana.

De momento la aplicación no es posible en un campo que sería especialmente importante: la alimentación. Poder aprovechar hasta la última gota de cualquier comida o bebida con esa parte líquida que ya no desperdiciaríamos no es factible debido a los elementos químicos involucrados en este componente.

La aplicación del producto "no es desde luego barata", admitía Lars Sagittarius, uno de los responsables de la iniciativa, que explicaba que cada seis metros cuadrados tienen un coste de unos 500 euros. Aún así ya están pensando en ofrecer descuentos especiales para otros comerciantes y ciudadanos que quieran proteger las paredes de sus locales y casas para evitar por ejemplo que pinten las paredes con graffiti.

Vía | Engadget
Más información | St Pauli News
En Xataka | NeverWet, adiós a las manchas con este recubrimiento superhidrofóbico

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio