Compartir
Publicidad

Novena, el portátil perfecto si queréis apostar por el Open Hardware

Novena, el portátil perfecto si queréis apostar por el Open Hardware
Guardar
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los amantes del software libre tienen una nueva opción en materia de hardware para tratar de aprovechar las ventajas que ofrece la filosofía Open Hardware. El proyecto Novena, del que ya habíamos hablado, tiene el objetivo de ofrecer a los usuarios un portátil con una configuración en la que todos los componentes, sus componentes y documentación están disponibles de forma pública y abierta.

Uno de los desarrolladores del proyecto es Andrew Huang, responsable del lanzamiento del singular Chumby en el pasado, y que ahora tenía el reto junto a su equipo de lograr ofrecer un portátil totalmente abierto que por fin se puede reservar a través de una campaña de financiación colectiva. El diseño de estos desarrollos no tienen nada que ver con los modernos Ultrabook que vemos en la actualidad, y de hecho se trata de portátiles con acabados bastante más toscos y más gruesos en comparación. Ese es uno de los pequeños sacrificios que tendremos que hacer a la hora de contar con uno de los portátiles Novena.

Los responsables de este proyecto explican que hay dos tipos de carcasas: una de aluminio, y otra de madera. En ambos casos la idea es la de que cualquier usuario pueda ampliar el hardware de forma sencilla. Esa es también la razón de que ese diseño sea algo tosco: el acceso a la placa base y los distintos componentes es sencillo, lo que refuerza la idea de la libertad y opciones que ofrecen las filosofías Open Source y Open Hardware.

Modalidades para todos los gustos

El proyecto Novena se puede adquirir además en otros formatos. La placa base (al estilo Raspberry Pi, con 4 GB de RAM, tarjeta microSD de 4GB y tarjeta WiFi Pcie) costará 500 dólares, y también hay un modelo "All-In-One Desktop" que por 1.195 dólares no ofrece teclado integrado, pero sí pantalla Full HD y una bisagra que permite colocar esa pantalla en modo "kiosko" para trabajar con un teclado y ratón conectados a ese modelo.

A partir de ahí disponemos de los dos portátiles: el básico, con carcasa de aluminio y un precio de 1.995 dólares, incluye una unidad SSD de 240 GB y la batería y la circuitería necesaria para alimentar el dispositivo. Lo curioso es que en este modelo tampoco se integra el teclado.

El siguiente modelo disponible, llamado "Heirloom Laptop" tiene un precio realmente alto, 5.000 dólares, pero en él encontramos ese diseño con carcasa de madera, y el teclado integrado. En todas las configuraciones encontramos la distribución Debian preinstalada.

Especificaciones abiertas

Todo en el proyecto Novena destaca por estar orientado a que el usuario "toquetee" y pueda modificar a su gusto, y eso hace que varios componentes sean poco usuales. El ejemplo más destacado lo encontramos en el procesador, que en este caso es una CPU Freescale iMX6, un micro ARM quad-core a 1,2 GHz.

Novena

Aparte de ello encontramos una ranura para memoria DDR3-1066, puerto SATA-II (3 Gbps), y un sistema de arranque que parte de una tarjeta microSD, en un concepto que recuerda a las Raspberry Pi que se inician y funcionan desde un sistema instalado en una tarjeta SD.

Contamos con ranura miniPCIe (para tarjetas WiFi, por ejemplo), dos puertos USB 2.0, micrófono opcional, acelerómetro, tres puertos UART internos, puerto HDMI, lector de tarjetas SD, y un puerto Gigabit Ethernet.

A esos puertos "estándar" se le suman otros como el puerto adicional Ethernet 10/100 --perfecto para situar el portátil en modo de filtrado de paquetes o en modo router--, soporte USB OTG, EEPROMO serie, o puertos de expansión como el FPGA Spargan-6 CSG324 que ofrece una interfaz adicional para que podamos, por ejemplo, dedicarnos a la minería de Bitcoins con chips FPGA específicos.

Es interesante destacar cómo los creadores de Novena avisan de algunas limitaciones del proyecto, como por ejemplo la ausencia de modos de suspensión o de controladores para gráficos 3D para la GPU integrada. Tampoco hay controladores abiertos para el acelerador de vídeo DSP, aunque sí librerías gstreamer, y tampoco hay integración en la interfaz de usuario de las características de gestión del sistema. Todo ello deja claro que Novena es un portátil para desarrolladores, y no para usuarios finales.

Financiación colectiva para el proyecto Novena

Los responsables del proyecto explican que la placa base está ya en su tercera y última revisión y se ha proporcionado ya a los OEMs que la montarán en caso de que Novena se haga realidad. Esto se producirá si se llegan a los objetivos buscados en la campaña de financiación colectiva que ya se ha puesto en marcha y con la que quieren recaudar 250.000 dólares.

Novena

Las placas base estarán disponibles en noviembre de 2014, mientras que el All-In-One Desktop llegará en diciembre. Por su parte, el portátil "estándar" llegará en enero de 2015, mientras que el Heirloom Laptop lo hará en febrero de 2015.

Los participantes en esa campaña, afirman desde Novena, lograrán esos portátiles y las dos opciones adicionales a precios inferiores si el proyecto sale adelante y se ponen a la venta de forma comercial. Parece claro que la relación precio/prestaciones no es especialmente atractiva para un usuario convencional, pero a buen seguro más de un amante del software libre lo consultará con la almohada.

Más información | Novena en CrowdSupply | BunnieStudios En Xataka | Project Novena: ¿Se puede construir un portátil totalmente Open Source?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos