Compartir
Publicidad
Publicidad
El patito feo de Apple no tiene sitio en su exquisito libro sobre diseño: Twentieth Anniversary Macintosh
Ordenadores

El patito feo de Apple no tiene sitio en su exquisito libro sobre diseño: Twentieth Anniversary Macintosh

Publicidad
Publicidad

El último libro de diseño de Apple no ha pasado desapercibido, han decidido recoger en él veinte años de trabajo con más de 450 fotografías exquisitas, tanto como su precio. La obra comienza con el iMac original, que es el primer producto que se lanzó con la supervisión de un Steve Jobs reintegrado en la empresa californiana, y llega hasta nuestros días, recogiendo un accesorio como Apple Pencil.

Siendo más específicos, habría que decir que lo que se registra es el trabajo de Jony Ive, responsable del diseño industrial de la marca todos estos años. El libro está disponible en dos tamaños, 13 y 16 pulgadas, y en ninguno de ellos podemos encontrar al protagonista de este artículo, que realmente es el primer ordenador ideado por Ive: Twentieth Anniversary Macintosh. Mejor conocido como TAM y aparecido en 1997, este ordenador es un dispositivo muy extraño en la historia de la compañía de Cupertino, también un elemento complicado de vender por su alto precio y corta disponibilidad: pedían por él 7.500 dólares y se crearon 12.000 unidades.

Nyr 3432 0001

El libro no trata procesos de diseño, equipos involucrados o desarrollo de productos. Es una presentación de los productos, y allí no está TAM

Al margen de gustos estéticos y tecnológicos, por razones obvias el Twentieth Anniversary Macintosh se ha convertido en una pieza de coleccionismo.

Lo que resulta innegable es que este dispositivo adelantaba muchas cosas de lo que iban a hacer los ordenadores del futuro: introducía la pantalla plana, era realmente un ordenador con configuración todo-en-uno, y contaba con un sistema de sonido de calidad integrado, con la intención de consumir contenidos multimedia.

La pantalla LCD fue una gran novedad, de hecho tuvieron que pasar cinco años más para que la línea Mac la recibiera. También era destacable en él su peso y dimensiones, fue una prioridad para Jony Ive: un iMac G3 que saldría al mercado un año más tarde, pesaba el doble.

A continuación el vídeo de presentación del producto, en el que ya veíamos al famoso diseñador hablar sobre detalles de su obra:


¿Por qué no aparece en el libro?

No hay una razón oficial, pero sí podemos ver que el libro está dedicado a la memoria de Steve Jobs, y este producto se gestó sin su supervisión. Además, era un ordenador por el que no sentía ningún cariño, todo lo contrario.

Si lo vemos desde el punto de vista de “los productos diseñados por Jony Ive”, el Twentieth Anniversary Mac sí es el primer ordenador que creó para Apple. Es momento para comentar que Jobs volvió a la marca en este periodo y se cuenta que incluso se le pasó por la cabeza despedir a Sir Jony Ive. El resto de la historia, afortunadamente para Apple, ya la conocéis.

La última razón que podemos evaluar es puramente estética, y es que este TAM no se parece en nada lo que tenía que venir después, su lenguaje de diseño es demasiado diferente es instantáneamente chocaría con la selección del libro.

Libro G3

TAM, así es el abuelo del iMac

No es especialmente bonito, pero en una época en la que los ordenadores eran gigantes, un todo-en-uno como este adelantaba muchas cosas

Algunos dicen que el iMac es el descendiente espiritual de TAM, razones no le faltan. Otros lo ven como un prototipo a medio cocinar con algunas buenas ideas y precio desmesurado: para que os hagáis una idea, el equipo te lo venían a instalar a casa con todo tipo de lujos, y te hacían una demostración para que empezaras a utilizarlo.

Se convirtió en un dispositivo complicado de ver, un juguete para ejecutivos, que incluso tuvo sus momentos de “product placement” en series y películas conocidas: ‘Seinfeld’, ‘Batman & Robin’ y la más reciente ‘Hijos de los hombres’. Todo esto no resta que esto sea un gadget especial en la historia de Apple y tengamos que aprender a darle su sitio.

En esencia tenemos un ordenador como los que gustan ahora, con casi todos los elementos en el mismo sitio, a excepción de un gran módulo externo que no es otra cosa que un subwoofer firmado por Bosé - también la fuente de alimentación -. El sistema de sonido no era ninguna broma, un Bosé Acoustimass que se completaba con altavoces a cada lado de la pantalla.

D10bc852c416de89fac16f0e1b468103

Un sistema de sonido de calidad integrado, tele y radio, era un gadget ideado para consumir contenidos multimedia

Se abusaba del plástico para ser un dispositivo bastante caro, aquí se podría haber hecho un esfuerzo. En su zona central nos encontrábamos una puerta que nos ocultaba el lector de CD que dejaba los discos en posición vertical. En cuanto a las líneas de diseño, todo muy rectangular, con los botones esparcidos de una forma discutible.

En cuanto a conexiones había cosas interesantes a destacar como la posibilidad de colocar tanto tele como radio FM. Apple quería que esto fuera un centro para ver y escuchar todos los contenidos posibles, todavía lejos del 100% digital de hoy en día, pero ahí estaba la extraña propuesta. Venía de serie con un mando a distancia y el trackpad se podía separar del teclado, muchos años antes de que existiera el Magic Trackpad.

Una pena que no se hayan acordado de él en el libro, pero independientemente de las razones, nadie le puede negar a TAM el hecho de ser otro producto más ‘Designed by Apple in California’.



En Applesfera | Ya puede comprarse el libro “Designed by Apple in California" en España Vídeos | 512 Pixels

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos