Publicidad

¿Qué es lo que esconde un smartphone chino de 34 dólares?

¿Qué es lo que esconde un smartphone chino de 34 dólares?
85 comentarios

Publicidad

Publicidad

Puede que muchos hayáis oído hablar o leído algo sobre esos mercados chinos en los que es posible encontrar smartphones aparentemente bastante decentes por precios de risa. Un desarrollador de sistemas embebidos ha realizado un interesante análisis del Huami H3, un modelo con pantalla de cinco pulgadas y procesador octa-core que le costó 34 dólares en uno de esos mercados en Shenzhen.

Lo primero sospechoso era el nombre del dispositivo, "Huami", que es una combinación de las conocidas marcas chinas Huawei y Xiaomi (de hecho se usan parte de sus logos oficiales) y que era toda una primera declaración de intenciones. Pero las sorpresas no paraban allí, y de hecho en la caja del dispositivo se encontró con todo lo necesario -aunque la calidad fuese discutible- para ponerse en marcha y aprovechar el dispositivo al máximo. Es sorprendente lo que los chinos pueden ofrecer por 34 dólares.

Que funcione parece casi un milagro

Para empezar, la caja incluía tanto el terminal como la batería reemplazable, un cargador unos auriculares y un cable USB-MicroUSB. El responsable de estas pruebas prefirió no usar el cargador, una sabia decisión a la vista de análisis que como este demostraban que aprovechar cargadores USB de bajo coste puede salirnos muy caro.

Durante su análisis comprobó como al usarlo el terminal se comportaba de forma sorprendentemente decente. Tanto los juegos -en uno de ellos se le colgó el teléfono, pero "solo" una vez- como en el aprovechamiento de las conexiones WiFi y Bluetooth. La pantalla, afirma, es clara y brillante, aunque el rendimiento del dispositivo muy limitado, algo que se debía a un factor singular: su baja cantidad de memoria RAM.

Ahí es donde empezaban los descubrimientos: aunque en la caja se indica que el terminal es compatible 4G en sus pruebas ya de vuelta en su país, Nueva Zelanda, comprobó que solo podía conectarlo a redes GPRS y EDGE. También era engañosa la información sobre el procesador, del que se decía que tenía ocho núcleos en la página de ajustes.. Sin embargo al ejecutar una aplicación que analiza el hardware descubrió que el procesador era un "Spreadtrum SC6825C", una CPU dual-core a 1 GHz que tiene conectividad 2G integrada. Este fabricante de SoCs fue por ejemplo el que anunció una alianza con Mozilla para fabricar los teléfonos de 25 dólares.

Trucos y engaños casi inofensivos

Pero como decíamos, ese análisis del hardware permitió que descubriese entre otras cosas el Huami H3 contaba con tan solo 200 MB de RAM, algo que es casi para elogiarles: Google indica en su información interna que Android 4.4 necesita teóricamente 340 MB de RAM para funcionar, así que esa cifra hace incluso milagroso que el dispositivo pueda funcionar.

Huami 1055

El truco está en el uso de la llamada zram: la RAM disponible se comprime internamente para crear una partición de memoria de intercambio (swap) que de hecho se lleva el 90% de la RAM disponible. El autor ni se podía creer que con una técnica así se lograse un dispositivo que funcionase de forma decente.

Algo similar ocurría con el almacenamiento, que según el fabricante es de 4 GB en una memoria Flash interna, cuando en realidad la cantidad total de almacenamiento es de 1,2 GB, con un espacio de 469 MB disponible para aplicaciones y almacenamiento de datos. Hay una ranura MicroSD, y además las aplicaciones se instalan en la tarjeta MicroSD por defecto.

El último de los engaños lo tenemos en la versión de Android real. Mientras que el fabricante presume de ofrecer un Android 4.4 como base del funcionamiento, un análisis de ese software revela que la que está presente es la API Level 15, que se corresponde con Android 4.0.3, una versión liberada en diciembre de 2011. Aunque el H3 corre Ice Cream Sandwich, su sistema operativo ha sido compilado con unos simples cambios en las cadenas de identificación del sistema operativo que tratan de engañar a los usuarios.

La conclusión del autor era clara: a pesar de todos estos detalles, que un teléfono de 34 dólares logre funcionar como lo hacía este era realmente destacable. No era un dispositivo que se pudiera usar de forma cómoda en comparación con terminales modestos pero más preparados, pero aún así la conclusión parece evidente: por apenas 35 dólares es posible disfrutar de un smartphone bastante funcional.

Vía | ProjectGus
En Xataka | ARM cree en el smartphone de 20 dólares y lo promete para este mismo año

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir