Compartir
Publicidad

¿Cuánto tiempo puede Apple ir a contracorriente en la telefonía?

¿Cuánto tiempo puede Apple ir a contracorriente en la telefonía?
199 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La batalla legal que mantienen Apple y Samsung ha tenido una consecuencia interesante. La empresa de Cupertino ha tenido que presentar varias diapositivas de una presentación interna como parte de la documentación para el caso, y eso ha permitido desvelar las claves de lo que será probablemente el iPhone en 2014.

De hecho, en las diapositivas quedaba claro que en Apple están realmente preocupados por la marcha del mercado. Las ventas se están ralentizando, los competidores cada vez están más fuertes y, lo más importante: los usuarios quieren productos que Apple no tiene en su catálogo. Esos tres grandes problemas plantean una pregunta lógica: ¿hasta cuando Apple va a poder seguir yendo contracorriente?

Our way, or the highway

La célebre frase que aparece en decenas de películas --aunque en mi caso solo recuerde la escena de The Matrix (1999)-- es para muchos uno de los pilares de la filosofía Apple, que se ha desmarcado a menudo de las tendencias del mercado para seguir su propio camino... y para dictárselo a sus usuarios.

Eso ha hecho que Apple no solo no siga a menudo tendencias que otros fabricantes adoptan rápidamente (¿dónde está el esperado iWatch?) sino que crea las suyas propias. Cuando eso ocurre, Apple no crea solo tendencias: crea nuevos mercados.

Los productos disruptivos de Apple (iPod, iPhone, iPad) le han servido a la empresa de Cupertino para marcar diferencias con sus competidores durante años. Pero esas ventajas acaban siendo atajadas por sus rivales. La última víctima de ese fenómeno no es otra que el iPhone, un smartphone que tiene hoy en día demasiados frentes en los que tratar de competir.

Qué piden hoy en día la mayoría de los usuarios

No es que a Apple le esté yendo especialmente mal. No nos pongamos dramáticos. El iPhone 5S sigue vendiéndose realmente bien, y de hecho se estima que Apple --no hay de momento anuncio oficial-- ya ha superado los 500 millones de iPhones vendidos en toda su historia.

Crecimiento iPhone

Y sin embargo, su ritmo de crecimiento, que sigue en positivo, no es el de antaño. En los últimos cuatro años el crecimiento en ventas ha ido reduciéndose más y más, algo que demuestra que parte del mercado al que pretendía llegar el iPhone está saturado, pero también que los usuarios buscan otras opciones.

¿Qué otras opciones? Pues las otras dos diapositivas de Apple dejaban claras esas dos tendencias, conocidas por todos, pero ahora también confirmadas y reconocidas por Apple:

  1. Smartphones más baratos
  2. Smartphones con pantallas más grandes

Apple se ha resistido de forma continua --casi obstinada-- a esas dos grandes claves del mercado actual, y eso ha hecho que el resto de fabricantes basados en otras plataformas móviles --Android sobre todo, pero con un Windows Phone que cada vez ofrece una mejor carta de presentación-- aprovechen esa circunstancia. ¿Cómo luchar con ello?

Un iPhone "para las masas"

La primera posibilidad sería la de lanzar un iPhone que atacase de lleno a la gama media de precios. Es lo que todos esperábamos ya el año pasado antes de la aparición del iPhone 5C, pero Apple nos dejó a muchos helados con la presentación de un dispositivo que básicamente era un refrito del iPhone 5 del año anterior. Mismo hardware --con un año de antiguedad--, menos costes de fabricación para Apple (por muy chillones que fueran los colores de sus carcasas de plástico--, pero precios desorbitados para lo que ofrecían estos dispositivos.

iPhone 5C

Por supuesto, Apple creía saber lo que hacía, y defendían a capa y espada aquello de que la cuota de mercado no importa, importa mantener la calidad de los productos. La firma de Cupertino confiaba en que su eterno halo de exclusividad hiciese todo el trabajo, y aunque es imposible de momento conocer las cifras de ventas exactas del iPhone 5C --Apple no lo diferencia del iPhone 5S en sus informes fiscales trimestrales-- todo apunta a que el comportamiento del 5C ha sido pobre. La aparición de un modelo de 8 GB 50 dólares más barato no parece suficiente revulsivo, y a Apple le toca mover ficha.

El análisis interno de Apple revelaba que de las 228 millones de unidades de dispositivos móviles en las que creció el mercado entre 2011 y 2012, 159 de ellas eran smartphones por debajo de los 300 dólares. ¿Es imposible pensar en un iPhone por debajo de esa barrera? No, desde luego, pero quizás Apple tenga que hacer algo que no ha hecho nunca suele hacer: reducir la calidad y el acabado de sus soluciones. O como mínimo, reducir las prestaciones.

Ventas Apple

No le fue mal con el iPod original, del que fueron apareciendo versiones en diferentes tamaños y con diferentes prestaciones, y que abrieron el mercado a muchos usuarios que no podían o no querían invertir en los dispositivos de la gama alta del catálogo de Apple. Y eso podría tener también sentido en el segmento de los iPhones.

De hecho, hay otro factor clave. Ese aumento de ventas de dispositivos Android está haciendo que el interés de los desarrolladores por esta plataforma sea cada vez mayor. Benedict Evans lo explicaba bien en un análisis que realizó en agosto del año pasado:

Uno de los puntos clave a la hora de vender el iPhone (aunque no el único) es que las mejoras aplicaciones están en el iPhone y sobre todo primero en el iPhone. Si eso cambia entonces el círculo vicioso de "las mejores aplicaciones luego los mejores usuarios luego las mejores aplicaciones" comenzará a desaparecer y el amplio catálogo de dispositivos Android en todos los rangos de precio tendrán muchas más opciones de hacer que la base de usuarios de iPhone se reduzca. Parte de la razón de gastar 600 dólares en un iPhone en lugar de gastar 300 dólares en un Android son las aplicaciones. Y eso no se puede permitir que cambie

Sin embargo, esos desarrolladores ya tienen tan en cuenta a iOS como a Android en muchos casos, y poco a poco vemos cómo de hecho la plataforma móvil de Google es prioritaria, precisamente por esa base instalada y esa cuota que hace que el atractivo y potencial de monetización sea innegable en el caso del gran rival de Apple.

La opción del iPhone barato parece complicada sobre todo tras el lanzamiento del iPhone 5C, pero a estas poderosas razones se une por ejemplo el descubrimiento de un mensaje interno que Steve Jobs lanzaba ya en octubre de 2010 a sus principales directivos para definir las claves de la estrategia de futuro.

En aquel mensaje había varios mensajes destacables, pero entre ellos había uno que afecta directamente a esta opción. En uno de los puntos a tratar, Jobs escribía que Apple debería "crear un modelo del iPhone de bajo coste basado en el iPod touch y que sustituya al 3GS". En Cupertino parece que no hicieron mucho caso en los tres años siguientes a esa opción, pero el sorprendente apoyo de Jobs a esta alternativa --aunque falleciera no mucho después-- vuelve a dar alas a las posibilidades en este punto.

Que sí, Apple, que el tamaño importa

La otra gran tendencia no es tampoco ningún gran descubrimiento. Los fabricantes pronto comprobaron como las diagonales de mayor tamaño convencían a los usuarios. Samsung ha sido la clara beneficiada por ese fenómeno, y el músculo de la empresa surcoreana ha hecho el resto. Hoy en día resulta difícil encontrar un tamaño de pantalla que no esté cubierto por este fabricante.

Samsung tamaños de pantalla

El gusto por las pantallas de cada vez mayor tamaño es evidente entre los usuarios de smartphones Android. La división de los phablets ha sido de hecho un éxito inesperado, y a pesar de un formato aparentemente incómodo, la conclusión es mayoritaria entre sus usuarios: quien prueba un phablet, no vuelve atrás normalmente.

No solo esas diagonales inacabables apasionan a los usuarios: todos los fabricantes han adoptado las 5 pulgadas como la barrera por debajo de la cual sus dispositivos --en la mayoría de los casos-- tienen que llevar el apellido "Mini". Raro es el fabricante que apuesta por formatos más compactos, y el Sony Xperia Z1 Compact ha sido la única apuesta real en una gama alta que compitiera en el segmento de tamaños del iPhone.

Nos encontramos por tanto ante un mercado que de nuevo se vuelca ante dispositivos cada vez más grandes y que Apple inicialmente parecía repudiar. Todo apunta, no obstante, a que la firma de Cupertino dará un giro radical a su estrategia al menos en este punto, y los rumores señalan a que el iPhone 6 se venderá en dos tamaños distintos: 4,7 y 5,5 pulgadas, mucho más acordes con la demanda del mercado.

¿Qué hacer con 159.000 millones de dólares?

Hay otra posibilidad, desde luego. Apple es según la agencia Moody, la empresa con más dinero en caja en la actualidad. En Cupertino disponen de 159.000 millones de dólares para gastar en caso de necesidad, y eso son muchos millones.

Apple

Lo cierto es que Apple no es una empresa que se haya caracterizado por dar grandes titulares en ese sentido. Compró Authentec, Siri o Topsy en los últimos años, pero lo hizo por cantidades que nunca han superado los 1.000 millones de dólares. Google, Yahoo! y sobre todo Facebook han demostrado que para ellas adquirir empresas es uno de los pilares de sus estrategias de futuro, pero en Apple esa no parece ser la norma.

De hecho, la firma no cierra la puerta a esa posibilidad. En febrero Tim Cook, CEO de Apple, dejaba claro en una entrevista con The Wall Street Journal que la empresa tenía la vista puesta en algunas grandes empresas, pero no tenía prisa por realizar adquisiciones.

Tenga prisa o no, Apple podría reventar el mercado con alguna mega-operación y ni siquiera despeinarse. Se han valorado algunas compras sorpresa --Tesla por 30.000 millones, por ejemplo-- y en el terreno de la movilidad la empresa de Cupertino podría salir de compras y hacerse con una o dos operadoras americanas al mismo tiempo (T-Mobile está valorada en 26.000 millones de dólares, y Sprint en 37.000 millones)-- algo que le daría a esta empresa una pata que parece especialmente interesante de cara al futuro. No parece probable que Apple compre a algún fabricante de móviles --aunque hubo rumores de cierto interés por BlackBerry hace unos meses-- pero con esa cantidad de dinero es casi imposible descartar opciones.

Sea como fuere, las conclusiones, como apuntaban nuestros compañeros de Applesfera, son claras: la estrategia del iPhone debe cambiar. Y todo apunta a que lo hará. Preparaos para unos meses moviditos.

Imagen | DeviantArt En Xataka | Apple y los nuevos iPhone ¿son sólo negocios?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio