La revolución de Ozempic: la ciencia detrás del medicamento para perder peso de los 30.000 millones de dólares

No es un medicamento para perder peso, pero ayuda a perder peso. De una forma nunca vista

ozempic
47 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

Ozempic va a cambiar el mundo y no, no es una forma de hablar. Si hace cinco años alguien nos hubiera dicho que un medicamento para perder peso iba (por él mismo) a impulsar la economía de Dinamarca o iba a poner en aprietos a supermercados y gigantes de bebidas azucaradas, habríamos pensado que era broma. Pero es así.

Hablamos de un fenómeno mundial. No hay que olvidar que, día de hoy, mueren más personas por obesidad que por accidentes de tráfico y, desde 1975, la obesidad infantil se ha multiplicado por diez. Es una de las grandes epidemias de nuestra época y, por primera vez, tenemos un abordaje farmacológico que funciona.

En cuestión de meses, el Ozempic se ha convertido en un enorme laboratorio médico y social de lo que serán los tratamientos contra la obesidad en el futuro. Y si tenemos que hacer caso a los expertos, ese futuro es brillante: el mercado de Ozempic y medicamentos contra la obesidad del mismo estilo moverá 30.000 millones de dólares a final de esta década. Hablamos de un 10% de todo el presupuesto de EEUU en medicamentos. Una auténtica barbaridad que sí, va a cambiar el mundo.

¿Qué es el Ozempic?

'Ozempic' es uno de los nombres comerciales de la 'semaglutida'. Hay muchos otros como 'rybelsus' o 'wegoby' y también hay compuestos (como la 'saxenda'/ 'liraglutida' o la inminente 'tirzepatida') que funcionan muy parecido. Independientemente del nombre, se trata de un medicamento diseñado para ayudar a mejorar los niveles de azúcar en sangre en adultos con diabetes mellitus tipo 2 y reducir su riesgo de enfermedad cardiaca.

ozempic Chemist4U

Pero no se ha hecho famoso por eso. Se ha hecho famoso porque, aunque no es un medicamento para perder peso, ayuda a perder peso. De hecho, fue toda una sorpresa para Novo Nordisk, la farmacéutica que lo desarrolló: los participantes de los estudios señalaron que estaban perdiendo peso y, al estudiarlo, descubrieron que era cierto.

Desde 2021, hay algunas formulaciones como 'wegoby' o 'saxenda' que están indicadas específicamente para peder peso en EEUU (y desde hace un poco menos, en Europa también). Todos ellos necesitan prescripción médica.

¿Cómo funciona Ozempic?

La semaglutida funciona como un análogo de la hormona GLP-1. Esta hormona es sintetizada en las células L del intestino durante nuestro proceso digestivo (de hecho, su secreción depende de la presencia de nutrientes en la luz del intestino delgado).

La GLP-1 parece muy centrada en el control de la concentración sanguínea de la glucosa (por eso Ozempic funciona con la diabetes), pero desempeña otras muchas funciones relacionadas con la homeostasis metabólica después de la absorción de nutrientes. Esa es la hormona que estos medicamentos tratan de emular.

Así pues, aunque "la forma exacta en que actúan" no se conoce aún; a efectos prácticos, lo que hace Ozempic es ralentizar el tránsito intestinal y fomentando así la sensación de saciedad. Esto hace que consumamos  menos alimentos y, en conjunción con una dieta equilibrada y ejercicio, permite perder peso.

¿Realmente hace perder peso?

Aunque la mayoría de estudios no están hechos para comprobar (y evaluar) el potencial de la pérdida de peso, los que tenemos sugieren que sí. Por ejemplo, el más conocido es este que nos dice que tras estudiar a más de un millar de adultos diabéticos con un peso medio de 90 kilos, los resultados fueron bajadas de peso de entre dos y cinco kilos.

Nada demasiado espectacular, pero hablamos de una medicación para la diabetes en la que la pérdida de peso es interesante, pero secundaria.

Más información tenemos de la liraglutida. Según la Agencia Europea del Medicamento, este compuesto se ha demostrado ser eficaz para reducir el peso corporal en 5 estudios principales en los que participaron más de 5 800 adultos que padecían obesidad o sobrepeso.

La administración del medicamento como parte de un programa de pérdida de peso (que incluía asesoramiento sobre dieta y actividad física) dio lugar a una reducción del peso corporal del 7,5 %, en comparación con una reducción del 2,3 % en los pacientes que tomaron placebo. La pérdida fue más pronunciada en las mujeres que en los hombres

Quizás lo más reseñable de esto es que los pacientes mostraron "una disminución continua del peso corporal durante las primeras 40 semanas de tratamiento", pero después la pérdida de peso alcanzada se mantuvo. La pérdida de peso fue más
pronunciada en las mujeres que en los hombres.

¿Cuáles son los efectos secundarios?

Lo cierto es que una de las bazas fuertes de estos homólogos de la hormona GLP-1 es que son muy seguros. Vienen de usarse en pacientes de una enfermedad llena de complicaciones y han demostrado que (con todas las limitaciones y salvedades que queramos ponerle) reúnen las condiciones para convertirse en medicaciones de uso amplio.

No obstante, como todos los medicamentos, pueden generar alergia o tener contraindicaciones y efectos secundarios. Según los estudios actuales, cosas como las náuseas, y los problemas gastrointestinales entran dentro de lo frecuente o muy frecuente, mientras que las pancreatitis y los problemas de riñón entran dentro de lo raro (pero posible).

También (y esto es difícil que sorprenda a alguien al tratarse de una medicación que regula el nivel de azúcar en sangre) se pueden dar hipoglucemias. Sobre todo, en el periodo inicial. No obstante, al tratarse de medicaciones que necesitan prescripción, los detalles de todo esto se pueden comentar con facilidad con el médico de cabecera.

En Xataka | Ozempic está arrasando. Tanto que ya supone un problema para los supermercados y las bebidas azucaradas

Imagen |

Inicio