Compartir
Publicidad

Las mentiras del clorito de sodio frente a la Justicia: la fiscalía investiga una enorme trama contra la salud pública en Internet

Las mentiras del clorito de sodio frente a la Justicia: la fiscalía investiga una enorme trama contra la salud pública en Internet
38 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy, la Fiscalía General del Estado ha anunciado que está investigando una trama contra la salud pública por la venta de clorito de sodio en Internet. Según las fuentes de el diario El País, personajes como Josep Pàmies y Andreas Kalcker, dos de los defensores de más conocidos de las pseudociencias en España, se encuentran entre los investigados.

A falta de conocer más detalles, parece que nos encontramos ante la mayor investigación contra la pseudociencia llevada a cabo por el Ministerio Fiscal hasta la fecha. Pero también una pieza más del plan del Gobierno para luchar contra las pseudociencias que, con el adelanto electoral, se queda en el aire.

Suplemento Mineral Milagroso: el único milagro es que la sigan vendiendo

¿Qué es el clorito de sodio? En principio, el dióxido de sodio es un gas utilizado principalmente en la fabricación de papel como blanqueante. 'Clorito' es el término que se usa para referirse a los iones de este gas que se forman al diluirlo en agua. En los últimos años, muchos gurús pseudocientíficos promocionan este producto diluido en agua destilada (comercializado, sobre todo, como MMS o 'Suplemento Mineral Milagroso') como una cura para todo tipo de enfermedades que van desde el SIDA al cáncer pasando por el autismo.

¿Funciona? No. Por supuesto que no. Como explicaban desde la Secretaría General de Sanidad y Consumo, el clorito de sodio "fue retirado del mercado en el año 2010 por orden de la Agencia Española del Medicamento”, al presentar “supuestas propiedades curativas que carecen totalmente de base científica”.

Es más, según la Agencia, los problemas del MMS y “ponen en riesgo la salud de los consumidores, como demuestran los numerosos casos de reacciones adversas, algunas de ellas graves, en pacientes que han consumido el producto”.

El pito del sereno. Sin embargo, pese a la prohibición, el Ministerio de Sanidad detectó que “en la actualidad son diversos los sitios web a través de los cuales se está publicitando, facilitando y promoviendo” el uso de este producto y el 24 de noviembre de 2018 interpuso una denuncia frente a la fiscalía (junto con una relación detallada de sitios web desde los que, supuestamente, se está llevando a cabo esas prácticas).

Investigación en curso Ante la denuncia, la Fiscalía movió ficha y puso a la Unidad Central de Criminalidad Informática y a la Guardia Civil a investigar si lo que tenían delante es una trama contra la salud pública. Y, por lo que dicen en su comunicado de hoy, parece que creen que sí: “tal y como figuraba en la denuncia inicial, se ha podido constatar la efectiva publicitación y actividad de intermediación a través de la red, en distintos medios y formas” del clorito de sodio.

Esto se está llevando a cabo “a través de una diversidad de contenidos" que "ensalzan las supuestas ventajas de la utilización de este producto en orden a la curación de determinadas patologías, otros informan acerca los protocolos para su utilización e incluso, en otros casos, se ofrece directamente a la venta la sustancia”, explica la fiscalía.

Esto es solo el comienzo de lo que puede ser un buen precedente. Si la fiscalía lleva la investigación a término y los tribunales condenan estas presuntas tramas contra la salud pública se podría abrir una nueva época en las relaciones entre la justicia y la salud. Relaciones que, tradicionalmente, han sido complicadas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio