Publicidad

De 40.000 fallecidos en marzo-abril de 2019 a 68.000 este año: posiblemente haya muchas más muertes por COVID-19 de las registradas

De 40.000 fallecidos en marzo-abril de 2019 a 68.000 este año: posiblemente haya muchas más muertes por COVID-19 de las registradas
138 comentarios

Publicidad

Publicidad

En España han muerto más de 23.500 personas por COVID-19 en el momento de escribir estas líneas. Sin embargo, la falta de tests y el colapso de los registros civiles evidencian que el número real es mayor, aunque no había forma de cuantificarlo... hasta ahora, al menos parcialmente.

El Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo), ha publicado las cifras de muertes totales en España en las que podemos ver el aumento de fallecimientos desde que empezó la crisis sanitaria, y la diferencia con el número estimado de defunciones que pronostica el MoMo con los datos de los últimos once años.

Las dos castillas, Madrid y Navarra tienen los mayores excesos de mortalidad no atribuida al coronavirus

En España murieron, entre el 17 de marzo y el 21 de abril, 68.056 personas, aunque se esperaban 39.981. Esa diferencia de 28.075 muertos se explica en parte por las víctimas que se ha cobrado el coronavirus, que entonces sumaban 21.282.

El resto de muertes, 6.793, están fuera del registro oficial de la pandemia, aunque la suma de las cifras de cada comunidad autónoma llega hasta los 8.207 muertos, algo que puede tener su origen en que la cifra comunicada por cada una a esta entidad tiene un retraso de algunos días. Además, algunos registros civiles no están informatizados (de ellos extrae los datos el MoMo), algo que también cuenta a la baja ciertas muertes. El baile de cifras viene desde el principio de esta crisis.

Momo Gráfica: Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo).

Castilla y León, Castilla-La Mancha, Madrid y Navarra son, al margen del caso particular de Ceuta, las comunidades donde mayor exceso porcentual se ha registrado entre el número de muertes esperadas y el total, restando las atribuidas al COVID-19. Es decir, es en estas autonomías donde mayor tasa de muertos hay que no están relacionados con el coronavirus en el recuento, pero probablemente sí lo estuviesen en realidad.

Grupos

En el lado opuesto, Cataluña, Canarias, Murcia y Andalucía son las que tienen ese porcentaje en un menor nivel. O lo que es lo mismo: su exceso de mortalidad casa mejor con la cifra de fallecidos por COVID-19, aunque también hay víctimas de más. La Rioja es un caso peculiar: pese a ser uno de los primeros focos en desarrollarse en nuestro país, ofrece unas tasas negativas. Como si hubiese más muertos por COVID-19 que el exceso que muestra. Algo que, según explica El País, tiene su origen en que MoMo solo recogió el 79% de fallecimientos allí respecto a los que registró el INE el año pasado.

La prevalencia del exceso de mortalidad es muy similar por género, pero tremendamente desigual por grupos de edad. Los mayores de 65 años, especialmente cuando superan los 74, son los que más cantidad de fallecidos aportan a esta macabra estadística. Algo que entronca con la conocida mayor letalidad del virus en los ancianos.

Autonomias

Para obtener estas cifras hemos utilizado las cifras de muertes esperadas según el MoMo en los intervalos de fechas que ha aplicado a cada autonomía, y las de muertos totales contabilizados. Luego hemos observado la diferencia entre ese exceso, y hemos restado las de los fallecidos por COVID-19 en la fecha empleada por cada comunidad autónoma. Esa cifra final es la que hemos usado como "exceso de mortalidad no atribuida al coronavirus".

Hay hipótesis barajables sobre ese incremento en el número de muertos. Por ejemplo, la previsión de muertos sin COVID-19 debería ser más baja a priori, ya que es de esperar que durante el confinamiento la cifra de muertes por accidente laboral o de tráfico sean muy inferiores. No obstante, la saturación del sistema sanitario y de las camas UCI también puede haber supuesto muertes ajenas al coronavirus pero que por culpa de este no se han podido evitar, así como visitas al hospital que se demoraron demasiado por miedo a exponerse a un contagio.

Habrá que esperar a que el INE publique los datos detallados para poder cuantificar con más detalle el número de muertos a lo largo del tiempo y las diferencias respecto al promedio histórico, así como conocer con detalle la cantidad de fallecidos por otras causas concretas. Lo que sí sabemos es que hay, a 27 de abril, 23.521 muertos por COVID-19 a los que se podrían sumar en torno a 7.000 más. Y subiendo.

Imagen destacada | Antonio Calanni / AP.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios