Compartir
Publicidad

La impresión 3D de su tumor le salvó la vista a esta mujer

La impresión 3D de su tumor le salvó la vista a esta mujer
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Pamela Shavaun Scott y su marido, Michael Balzer pueden estar orgullosos de su cabezonería. Ésta, unida a la pasión de ambos por la tecnología y su negocio de diseño, escaneo e impresión 3D logró que Pamela pudiera salvar su sentido de la vista tras presentársele un tumor a la altura de su ojo izquierdo que la mayoría de médicos descartaron como relevante.

La señora Scott se había sometido a una operación de extracción de la tiroides unos meses antes, y el matrimonio ya entonces tuvo buen cuidado de monitorizar los posibles efectos colaterales. Estos se presentaron en forma de un tumor que de no ser por haber sido impreso en 3D podía haberle costado el sentido de la vista a la esposa de Balzer, que hizo bien en no hacer demasiado caso de lo que les dijo su médico inicialmente.

No fiarse a veces puede ser muy importante

Unos meses después de la operación, Pamela comenzó a tener dolores de cabeza. Tras realizársele una resonancia se descubrió una masa dentro de su cerebro que correspondía a un tumor de tres centímetros situado detrás de su ojo izquierdo. Los neurólogos que la trataron no parecieron alarmados e indicaron que esas masas eran comunes entre las mujeres, recomendando una revisión en un año.

Copy Of 3drender Axt1fspgr 1 1

Balzer no estuvo de acuerdo, y de hecho él y su esposa ya habían tenido buen cuidado de elegir cómo y dónde realizar la extracción de tiroides, que normalmente se realiza a través de una gran incisión en la garganta. El Centro Médico de la Universidad de Pittsbugh fue la solución: el uso de brazos robóticos hacía que la incisión fuese mucho menor y el periodo de recuperación también mucho más reducido. El matrimonio mandó los resultados de la resonancia a otros neurólogos y casi todos coincidieron: Pamela necesitaba una operación.

Para tratar de ofrecer más datos a esos médicos, Balzer pidió los ficheros en formato DICOM y al poco tiempo, cuando a su mujer se le hizo una segunda resonancia, el radiólogo se alarmó al comprobar que el tumor había crecido de forma sustancial. ¿Lo había hecho? Resulta que no: Balzer solicitó el segundo fichero DICOM, lo superpuso al anterior, y descubrió que la imagen simplemente se había tomado desde otra perspectiva.

Imprímete un cráneo 3D, eso sí, con tumor incluido

Eso le hizo darse cuenta de lo engañosas que pueden ser esas imágenes, y acabó creando un modelo 3D del cráneo de su mujer con un programa gratuito llamado InVesalius, desarrollado por un centro de investigación en Brasil para convertir datos de resonancias en imágenes 3D. El resultado de ese modelo fue una reproducción exacta en 3D del cráneo de Pamela con el tumor, y Balzer no se conformó con enviar el modelo 3D a los doctores: imprimió en 3D ese cráneo para enviarlo a la Universidad de Pittsburgh, donde estaban dispuestos a realizar una cirugía muy especial.

Anterior Skull Section with tumor removed. by slo 3D creators on Sketchfab

El tumor de la Sra. Scott, llamado meningioma, se extrae habitualmente mediante un procedimiento llamado craneotomía, en el cual el cráneo se abre en dos para luego poder levantar físicamente el cerebro de forma que pudieran acceder al tumor y extraerlo. Literalmente. Los expertos de la Universidad de Pittsburgh evaluaron ese modelo 3D y se dieron cuenta de que era posible acceder al tumor a través del párpado de la Sra. Scott. Y así lo hicieron.

La operación se realizó en mayo de 2014, y el neurocirujano descubrió que el tumor estaba comenzando a afectar a sus nervios ópticos. De haber esperado seis meses más, hubiera tenido una degradación permanente y severa del sentido de la vista. El 95% del tumor pudo ser extraído, y Pamela volvió al trabajo a las tres semanas con cicatrices prácticamente invisibles salvo para ella.

El caso demostró la relevancia que está comenzando a tomar el modelado y la impresión 3D en diversas áreas de la medicina, y aunque los laboratorios que trabajan con estas técnicas a menudo se tienen que enfrentar a muchas dificultades regulatorias en otros ámbitos, parece que la impresión 3D será mucho más sencilla de integrarse en los procesos normales al ser una técnica absolutamente inocua y que permite preparar las intervenciones de forma mucho más precisa.

Vía | Makezine
En Xataka | Otro pequeño paso de la impresión 3D en medicina: una vértebra para un niño de 12 años

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio