Publicidad

La canasta de baloncesto en la que es (casi) imposible fallar: física, robótica y mucho ingenio

La canasta de baloncesto en la que es (casi) imposible fallar: física, robótica y mucho ingenio
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Práctica y más práctica es el camino a seguir para conseguir ser el mejor canastando balones de baloncesto. A no ser, claro, que tengas una canasta de baloncesto que haga el trabajo por ti. Es la opción que prefirió Shane Wighton, que creó una canasta con un tablero robótico encargado de dirigir la pelota al aro por muy mal que hagas el lanzamiento.

No es imposible fallar, si el lanzamiento es muy fuerte o el tablero no llega a reaccionar a tiempo, es probable que el balón no entre en el aro. Obviamente también hay que darle al menos al tablero para que este pueda redirigir el balón. Pero, ¿le quita eso mérito al invento? Para nada.

En un vídeo publicado en el canal de YouTube 'Stuff Made Here' Shane Wighton explica cómo ha creado esta canasta de baloncesto especial. Especial porque cuenta con una cámara analizando todo lo que ocurre en la habitación, un tablero robotizado con tres ejes y un ordenador Arduino calculando todo el proceso, entre otras cosas.

En el momento que un balón es lanzado una cámara Kinect analiza la trayectoria que sigue y calcula dónde estima que va a impactar contra el tablero. Cuanto más tiempo espera tomar la decisión, más datos de la trayectoria tiene y por lo tanto más preciso será el punto de impacto que estime. Sin embargo también implica menos tiempo para mover el tablero a la posición deseada para que el rebote lleve la pelota en la canasta. Porque claro, todo esto ocurre en menos de un segundo desde que el balón es lanzado hasta que llega a la canasta.

Stuff Made Here El tablero especial con el Arduino y los motores para moverse. Vía Stuff Made Here.

Shane Wighton también explica las dificultades que se encontró a la hora de desarrollar el proyecto, más en el apartado del software que en el de la mecánica de la canasta. La cámara Kinect no podía diferenciar fácilmente entre la pelota y la cabeza del humano por ejemplo, por lo que para encontrar la pelota, entre otras cosas, analiza la trayectoria balística del objeto, si la cabeza no sigue una trayectoria balística definitivamente no es la pelota. Otro detalle interesante es que el tablero también tiene distintas opciones para meter el balón en el aro, por lo que elige la que mayores probabilidades tiene.

Tablero de canasta cóncavo o una diana automática para no fallar ni queriendo

Previamente a este tablero robotizado para la canasta de baloncesto, Shane Wighton creó una versión sin automatización de por medio y basándose sólo en las leyes de la física. Anazliando por ordenador cientos de miles de posibles tiros en diferentes velocidades y posiciones, encontró cuál sería la forma ideal del tablero para que el balón rebotase siempre dentro del aro. El resultado final es un tablero en forma de paraboloide elíptica que la mayoría de las veces rebota el balón al aro.

Un proyecto similar es el de Mark Robers. Se trata de una diana con dos ejes que le permite moverse sobre un plano para estar siempre en la posición correcta donde llega el dardo. El dardo en si también es especial, cuenta con unos elementos reflectantes que permiten a seis cámaras infrarrojas en resolución 4K saber en tiempo real dónde está el dardo para calcular su trayectoria. A partir de ahí es cuestión de que el ordenador analice rápido la trayectoria y mueva a tiempo la diana. Mark Rober también hizo una bola de bolos para hacer siempre strike. "Soy malo con los dardos, pero soy bueno con la ingeniería" avisaba el creador.

Vía | Stuff Made Here y Mark Rober

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios