Compartir
Publicidad

Uno de los mayores secretos de la Antigua Roma por fin resuelto: sobre este hormigón levantaron su Imperio

Uno de los mayores secretos de la Antigua Roma por fin resuelto: sobre este hormigón levantaron su Imperio
Guardar
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya no hacen hormigón como el de antes. Y no es una opinión: es una verdad como un templo. O, mejor dicho, es una verdad como un puerto. Porque ahí, en los puertos, es donde mejor se puede ver cómo el hormigón romano fue una obra insuperable del ingenio humano.

Mientras que los hormigones actuales se deshacen a las pocas décadas de entrar en contacto con el agua del mar, el hormigón romano lleva ahí miles de años, aguantando las inclemencias del tiempo sin inmutarse. Ese es uno de los mayores misterios de la historia de la ingeniería.

Un misterio que acabamos de resolver

Jackson Lbnl Pumice

Porque, aunque teníamos algunas descripciones históricas, lamentablemente la receta se perdió en el tiempo y hasta ahora, cuando la tecnología permite analizar molecularmente su estructura, no ha sido posible traerla de nuevo a la vida.

El hormigón actual se hace fundamentalmente con cemento portland un conglomerante (hecho de calizas y arcillas a alta temperatura) que conforma una masa pétrea e inerte. Esto último es importante, porque las reacciones químicas dentro del hormigón acaban por erosionar las estructuras.

En busca de un hormigón "vivo"

Ancient Roman Concrete Vault

O eso creíamos. Pero según un equipo de la Universidad de Utah dirigido por Marie Jackson esa estrategia no es la correcta. El hormigón romano se basa en una reacción química fría que se produce al mezclar roca volcánica, cal y agua del mar. En dos, realmente: una rápida que solidifica y otra, al consumirse la cal, que va endureciendo la estructura poco a poco.

¿Qué significa esto? Que el enfoque romano no se basaba en crear estructuras aisladas e impenetrables, sino en construir unas estructuras en intercambio químico constante con el mar. Es más, unas estructuras que se crecen en ese intercambio. No sólo es más duradero, sino que se hace más resistente con el tiempo.

Es cierto que un buen hormigón actual casi consigue emular al mejor hormigón romano. Tras más de cien años de investigaciones hemos conseguido resultados más que respetables, claro. No obstante, es indudable que tenemos mucho que aprender del hormigón romano,

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos