Compartir
Publicidad

Casi 40 años después reaparece 'Megachile pluto', la abeja más grande del mundo

Casi 40 años después reaparece 'Megachile pluto', la abeja más grande del mundo
11 Comentarios
Publicidad

En 1859 Alfred Russel Wallace, el célebre naturista británico, descubría una abeja gigante al nor de las Islas Molucas de Indonesia. Aquel enorme insecto pasaría a la historia con su nombre, "la abeja de Wallace", aunque su nombre científico es Megachile pluto.

En las últimas décadas, no obstante, jamás se volvió a ver a esta abeja que es cuatro veces más grande de lo normal. En 1981 un grupo de científicos la consiguieron ver viva, pero desde entonces parecía desaparecida. Ahora, casi 40 años después, un grupo de investigadores de diversas universidades la ha redescubierto allí donde Wallace las vio hace siglo y medio.

Redescubriendo la abeja gigante de Wallace

Esa expedición tuvo lugar en el mes de enero, y tras cinco días de búsqueda en los bosques tropicales de una de las pequeñas islas, lograron por fin ver a la abeja de Wallace.

Abeja

Eso permitió a este grupo fotografiarla y capturar vídeos de ella. Como reconocía uno de los investigadores "ver realmente lo bella y grande que es esta especie en la vida real, oír el sonido de sus alas gigantes vibrando al pasar por mi cabeza, fue increíble". Uno de ellos comparaba al insecto con un "bulldog volador".

En las últimas décadas este insecto se había convertido en un objeto de coleccionistas: una de estas abejas gigantes apareció en 2018 en una subasta y se vendió por cerca de 9.000 euros. Un año después aparecería un segundo especimen que fue vendido por algo menos de la mitad.

Esos procesos de venta no eran del todo ilegales al no estar esta especie en la lista de especies protegidas, pero algunos destacan lo peligroso de exportar especies como esta. Ahora la preocupación de los investigadores es la de si realmente es una especie en extinción. Desde el año 2000 Indonesia ha perdido el 15% de sus bosques por el avance de la agricultura y la industria, y eso podría condicionar el habitat de esta espectacular abeja.

Imagen | Clay Bolt - Global Wildlife COnservation Vía | Natural History Museum

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio