Compartir
Publicidad

Los 'parches' y los 'bugs' son los mejores ejemplos de los humildes orígenes de la informática

Los 'parches' y los 'bugs' son los mejores ejemplos de los humildes orígenes de la informática
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La tecnología ha hecho que adoptemos todo tipo de nuevos términos para adaptarnos a este mundo tan cambiante, pero curiosamente hay palabras que se han ganado un hueco en nuestro vocabulario y que tienen orígenes mucho más humildes... y curiosos.

Es el caso de los parches software, esos pedazos de código que permiten actualizar un programa informático para corregirlo o mejorarlo. Los parches son nuestro pan de día ahora que las vulnerabilidades de seguridad y otros "bugs" —otro término con guasa— asolan nuestra rutina diaria, y la historia de estos conceptos refleja la propia historia de la informática y la tecnología.

Todo empezó con parches y bichos aplastados

Empecemos con los parches software, un tipo de mecanismo que se utilizó originalmente en papel perforado y también en tarjetas perforadas que servían como mecanismo de entrada de datos en los ordenadores de los años 40 y 50.

Parche

Los programadores de aquellas máquinas se encontraban con que para corregir un programa en estas cintas de papel perforado el método más simple era el de utilizar parches de cinta adhesiva para tapar los agujeros que hacían que estos programas funcionasen mal. Si había que volver a hacer agujeros la solución era sencilla: bastaba con volver a agujerear el parche en el punto adecuado.

Otra de las palabras que se han colado en ese vocabulario es 'bug', que se traduce habitualmente como "fallo" y que se asocia normalmente a problemas con un programa aunque originalmente se utilizara para hablar de fallos hardware.

Bug

Precisamente el uso de esta palabra se inició cuando el 9 de septiembre de 1947 Grace Murray Hopper estaba trabajando en su Mark II cuando éste ordenador empezó a fallar. Al revisar la máquina descubrieron que una polilla se había introducido en sus circuitos, y los ingenieros que encontraron el "bicho" (bug) acabaron dejándolo pegado en el diario para registrar cuán había sido la causa del problema. Allí escribieron cómo este era "el primer caso real de un bicho siendo encontrado [dentro de la máquina]".

Imagen | Wikipedia
En Genbeta | Bugs en el software I: Accidentes y pérdidas graves por fallos en el software | Parte II | Parte III

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio