Publicidad

Ictíneo II: el primer submarino con motor a vapor fue español y salió del puerto de Barcelona

Ictíneo II: el primer submarino con motor a vapor fue español y salió del puerto de Barcelona
29 comentarios

Publicidad

Publicidad

En 1864 botó el Ictíneo II, un pionero submarino cuyo motor de combustión no fue igualado hasta los años 40 por el ejército alemán. Pero la falta de visión tecnológica de la sociedad española de la época llevó a que las piezas originales se perdieran al ser vendidas como chatarra. Narcís Monturiol, nacido en Figueres (Girona), nunca patentó su invención, no pudo pagar las facturas y el Ictíneo II fue embargado.

Pero la historia de este excéntrico y talentoso inventor español no ha sido olvidada y una réplica de su submarino estuvo expuesta en el puerto de Barcelona hasta 2010, cuando las autoridades decidieron retirar el monumento para restaurarlo.

El Ictíneo II alcanzaba una profundidad de 30 metros y es ampliamente considerado como el primer submarino "verdadero", al estar propulsado por motores a vapor y no por tracción humana y snorkels como ocurría con otros vehículos contemporáneos como el USS Aligator o el CSS Hunley.

Clamor popular y posterior olvido

Poster Narcis Monturiol War Ein Spanischer Erfinder 220776

Como su nombre indica, el Ictíneo II no fue el primer submarino de Monturiol. El ingeniero español construyó en 1858 su primer submarino, una primera nave experimental con hélices accionadas a mano por doce tripulantes y con la que realizó más de 50 inmersiones hasta que finalmente sufrió un accidente.

Dado el éxito, Monturiol solicitó por carta apoyo del público para financiar su segundo submarino. En 1862 se empezó a construir este nuevo submarino, más seguro, productivo y el doble de grande. Un proyecto que dos años más tarde se materializó con la creación de la sociedad La Navegación Submarina.

El entusiasmo popular y la prensa presionaron para que el gobierno de Isabel II prometiera ayudas oficiales al invento, pero finalmente nunca llegaron. Monturiol dedicó también tiempo a un tratado sobre los submarinos de guerra, aunque sus desarrollos estaban dedicados más al rescate de marineros y la exploración submarina. Hubo más de 20 inmersiones exitosas durante tres años y se llegaron a hacer pruebas de tiro con un cañón giratorio, pero la poca capacidad de negocio de Monturiol y el escaso interés de la Armada Española acabaron con el invento.

En 1885, Monturiol murió pobre e ignorado. "Ensayo sobre el arte de navegar por debajo del agua" se publicó ya en 1891, seis años después de su muerte. "Aquí yace don Narciso Monturiol, inventor del Ictíneo, primer buque submarino, que navegó por el fondo del mar en aguas de Barcelona y Alicante en 1859, 1860, 1861 y 1862" se escribió en su lápida de Barcelona. Una descripción sin aspavientos que muestra la dificultad de reconocer a los pioneros de cada época.

17 metros de eslora e inmersiones de 7 horas

ictíneo casco

¿Cómo era el Ictíneo II? Estamos ante un vehículo capaz de sumergirse bajo el agua y con una velocidad limitada, pero donde por primera vez se utilizó un motor de combustión para impulsarse, al contrario que los submarinos de la época que aprovechaban el músculo humano para generar el movimiento.

El nuevo submarino medía 17 metros de eslora, 3 metros de manga y 3,5 metros de la quilla a la cúpula. El Ictíneo II estaba preparado para albergar a 20 tripulantes, aunque 16 de ellos se encargaban de la propulsión. El 2 de octubre de 1864 fue botado desde el puerto de Barcelona, en una primera inmersión donde permaneció durante 7 horas y media bajo al agua a 30 metros de profundidad. La distancia prevista para poder transportar a los buzos hasta el coral.

El submarino de Monturiol logró permanecer bajo el agua unas 8 horas y hasta 50 metros de profundidad, aunque teóricamente estaba diseñado para llegar a los 500 metros. El casco del Ictíneo II era doble y estaba construido en madera de olivo con refuerzos de roble y una capa de cobre para resistir la presión. También disponía de un sistema de tanques, válvulas y un peso móvil que servía para controlar los ascensos y descensos.

Planos Monturiol

Pero esta versión del Ictíneo II necesitaba demasiado personal para moverse y Monturiol o estaba satisfecho con la velocidad. Y es que inicialmente el Ictíneo II no disponía de su motor a vapor.

El objetivo era alcanzar los 2,5 nudos para atravesar las corrientes en contra. Y para intentar lograrlo se añadió, tres años más tarde, un motor a vapor, una idea que convertiría así al Ictíneo II en un submarino pionero y totalmente adelantado a su época.

Una mezcla de zinc, manganeso y potasio para la propulsión

Para incorporar el motor a vapor Monturiol acudió all ingeniero industrial Josep Pascual Deop. Junto a él idearon un motor basado en una mezcla de zinc, dióxido de manganeso y clorato de potasio, una combinación para generar una fuente caliente que sirvió para calentar el agua de un horno y generar así energía para la reacción de propulsión.

Esa reacción también servía para generar oxígeno suficiente para dos hombres, una cantidad inferior a la tripulación inferior. Precisamente este punto de generar oxígeno fue una de las grandes ventajas del Ictíneo II, una idea que permitió no tener que emerger a la superficie para generar aire respirable.

Submarino

El motor en superficie funcionaba quemando carbón con un sistema de 2 pistones y una potencia de 8CV, mientras que el motor de vapor tenía una potencia de 2 CV y se basaba en un único pistón.

Adicionalmente, Monturiol llegó a diseñar un sistema con un cañón a bordo. Sin embargo, la fuerza del cañón era demasiado grande y comprobó que causaba graves daños estructurales. Un intento de convencer a las autoridades militares que no terminó de funcionar y desvió la atención del gran invento de Monturiol, la utilización del motor a vapor para mover el submarino y de paso ayudar a la inmersión.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir