Compartir
Publicidad
El Solitario: la fascinante historia de la aplicación más usada de Windows
Historia Tecnológica

El Solitario: la fascinante historia de la aplicación más usada de Windows

Publicidad
Publicidad

Hoy en día mucha gente anda preocupada por la cantidad de horas que pierde en las redes sociales cuando deberían estar trabajando. Es la llamada procrastinación, el ocuparte de cosas irrelevantes e ir dejando las tareas verdaderamente importantes para más adelante.

Pero en realidad estas distracciones delante del PC comenzaron hace mucho, antes de que Zuckerberg lanzara Facebook y los vídeos de gatitos dominaran Instagram. Empezó con un juego muy popular en su día: el Solitario de Windows. Considerado como la aplicación de Microsoft más usada del mundo por la propia compañía, este inocente entretenimiento tiene una historia apasionante y plagada de sorpresas.

Hace 26 años, en Redmond (Washington)...

Todos tenemos una vaga imagen del Solitario como un juego de cartas que venía con una versión antigua de Windows. Pues sí: el Solitario fue introducido en Windows 3.0 en el año 1990. Esta versión de Windows no era la primera que incluía una interfaz gráfica, pero sí que introdujo numerosas novedades y fue la primera que alcanzó una gran popularidad a nivel mundial.

Hay que aclarar antes, eso sí, que en realidad "solitario" es como se conoce a todos los juegos de cartas que uno puede jugar por sí mismo, sin la compañía de otros jugadores, y que generalmente retan al jugador a acabar con todas las cartas organizadas de una forma u otra. Dentro de los solitarios hay muchas variantes, y la escogida por Microsoft fue la Klondike.

Solitario de Windows El Solitario, hace más de 20 años

En aquel momento, en mi tierna adolescencia, lo de tener un juego gratis incluido en el sistema operativo me parecía fantástico. Pero lo cierto es que la inclusión del Solitario (y por extensión, del Buscaminas, en Windows 3.1) obedecía a un propósito muy concreto: el de enseñar a los usuarios a manejar el propio sistema operativo con soltura.

Ahora es algo que casi da risa, porque aceptamos cosas como el clic, el clic derecho o el arrastrar y soltar cosas sobre la pantalla como algo natural. Pero en 1990 la mayoría de la gente no estaba familiarizada con estas operaciones, porque muy pocos habían tenido contacto con una interfaz gráfica y un ratón. Es cierto que este tipo de interfaces ya existían desde principios de los 80, con el lanzamiento de los primeros modelos de Mac (basados a su vez en las investigaciones del laboratorio Xerox PARC). Pero debido al alto precio de esos ordenadores, no tenían todavía mucha cuota de mercado.

Microsoft incluyó el Solitario en Windows para enseñar a la gente a usar el ratón.

Por eso, en Microsoft pensaron que el Solitario sería una forma divertida de acostumbrar a los usuarios al movimiento de arrastrar y soltar (porque precisamente haciendo eso es como colocas las cartas en sus mazos correspondientes), mientras que el Buscaminas permitía afinar la precisión con el ratón y acostumbrarse a usar los clics derecho e izquierdo con soltura.

En una entrevista con el Washington Post, Libby Duzan, jefa de producto para entretenimiento en aquella época, comentaba: "Microsoft puso el Solitario en Windows para tranquilizar a la gente que pudiera sentirse intimidada por el sistema operativo. Les dio algo familiar, algo divertido que hacer con el ordenador, al tiempo que les enseñaba a usar el ratón". Para que luego digan que los videojuegos no sirven para nada bueno...

El becario y la diseñadora de Apple

Dado que el Solitario era entonces algo más que un simple pasatiempo, ¿quién se encargaría de esa responsabilidad? ¿Un programador con conocimientos y experiencia en juegos y temas didácticos? Pues no. La realidad es que el autor del Solitario fue un becario de Microsoft, que además, según afirma él mismo, nunca fue pagado por ello, ni recibió royalties de ningún tipo.

El becario en cuestión es Wes Cherry, que explicaba su historia hace unos meses en un hilo de Reddit. Según cuenta el propio Cherry, escribió el Solitario para Windows 2.1, mientras era becario en Microsoft durante el verano de 1988. Al parecer había jugado a un juego de cartas parecido en Mac, y quería tener una versión para Windows, que acabó haciendo para él mismo.

"Me dijeron que no me pagarían por ello, y a mí me pareció bien" afirma el autor del Solitario.

Tras terminarlo, Cherry dejó su juego en un servidor que un grupo de programadores de Microsoft usaban para hackear Windows y aprender de su API, y donde algunos de ellos dejaban juegos creados por ellos mismos. Allí fue donde un jefe de proyecto de Windows lo vio, y decidió incorporarlo en la siguiente versión del sistema operativo.

Eso sí, antes de hacerlo, obligaron a Cherry a quitarle una curiosa función que, como veremos más adelante, habría sido bastante útil: una boss key, o una tecla secreta para ocultar el juego a ojos de tu jefe si éste pasaba cerca de tu mesa en la oficina. Cherry era consciente del nivel de adicción que podía llegar a generar el juego y programó esa tecla para mostrar código C: aleatorio en la pantalla. Pero Microsoft no quiso incluir esa función.

"Quedó claro desde el primer momento que no me pagarían por ello, sino que sólo me darían un IBM XT para arreglar bugs durante el curso, y a mí me pareció bien, y me lo sigue pareciendo hoy en día", dice Cherry. Actualmente, el famoso becario tiene una empresa de producción de sidra en Seattle. Nada que ver con su pasado informático.

Solitario de Windows Wes Cherry y su nueva vida como productor de sidra

Pero si resulta sorprendente que el autor de un juego tan inmensamente popular fuera un simple becario de la compañía, todavía lo es más cuando sabes quién diseñó la baraja de cartas. Porque si mencionamos el nombre de Susan Kare quizás no suene de mucho, pero si explicamos que es la diseñadora gráfica responsable de muchos de los elementos de la interfaz gráfica de los Macs en los años 80, la cosa cambia.

Pues sí: ironías de la vida, una diseñadora de Apple fue la creadora de la baraja original para el Solitario de Windows, en su primera versión. Kare es la autora de muchas fuentes tipográficas, iconos y otros elementos de diseño gráfico de los Macs: las fuentes Chicago, Geneva o Monaco, el clásico Mac sonriente o el símbolo de la tecla command en los teclados Apple son obra suya.

¿Facebook, una distracción? El Solitario era peor

Como decía al principio, el Solitario se convirtió en toda una adicción, probablemente una de las primeras formas de procrastinación delante de un ordenador. De ahí que Cherry quisiera incluir una tecla para ocultarlo a los jefes. Pero al no permitirlo Microsoft, la preocupación por la productividad se instaló en Norteamérica.

En 2006, un funcionario de Nueva York perdió su trabajo porque el alcalde vio el Solitario en su pantalla.

"Antes veías las oficinas colocadas de manera que la parte trasera de los monitores quedaba hacia la pared" explicaba Frank Burns al Washington Post. "Ahora es al revés, para que el jefe no pueda pillarte jugando al Solitario". Dennis Pyles, propietario de una tienda de ordenadores, decía por su parte: "Se ha tragado empresas enteras. Instalé el sistema informático de la planta de tratamiento de aguas en Warrenton, y la siguiente vez que vi al cliente lo primero que me dijo fue '¡He hecho 2.000 puntos al Solitario!'".

La cosa llegó a extremos impensables, como cuando en 2006 el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, despidió a un funcionario de la ciudad tras ver que estaba jugando al Solitario durante una visita a su oficina. Ese mismo año, en Massachusetts, la doctora Maressa Hecht Orzack abrió la primera clínica para "adictos a Internet" del mundo motivada por su propia adicción al Solitario.

Bill Gates, por su parte, y según cuentan las malas lenguas, era un adicto al Buscaminas. Llegó a engancharse tanto que lo borró de su ordenador del trabajo, según explica la jefa de producto Libby Duzan. Lo que hacía entonces era jugarlo en el ordenador del entonces presidente de Microsoft, Mike Hallman, cuando ya no podía aguantar más. Ahí fue donde dicen que estableció su récord personal de 5 segundos.

Bill Gates "Una partida más y lo dejo, lo juro" (Imagen de Gabriele Boccaccini).

La anécdota de la historia es que Tom Reeves, jefe de desarrollo de Microsoft, escribió una macro que atacaba el puzzle automáticamente, y batió el récord de Gates con un tiempo de 3 segundos. Cuando Gates se enteró de cómo lo había hecho, envió un email diciendo: "Mis habilidades más importantes están siendo desplazadas por un ordenador. Esto de la tecnología está llegando demasiado lejos. ¿Cómo puede uno conservar su dignidad como ser humano cuando los ordenadores hacen todas las cosas importantes mejor que las personas?".

Evolución a lo largo de 25 años

El Solitario original de 1990 fue un triunfo en todos los sentidos. En su primera versión permitía cambiar entre varios diseños para la parte posterior de las cartas, sacar una o tres cartas a la vez de la baraja, cambiar entre dos modos de puntuación (estándar o Vegas) o no usar ninguna puntuación, y jugar contra un cronómetro para ganar más puntos.

Pero ahí no queda la cosa. A lo largo de sus ya más de 25 años de historia, el Solitario de Windows fue evolucionando y adquiriendo nuevas características. En Windows 2000, por ejemplo, podías usar el doble clic para mover las cartas (porque se supone que ya habíamos aprendido a arrastrar y soltar elementos, imagino).

En Windows 8, el Solitario de toda la vida desapareció y fue sustituido por una colección de juegos de cartas llena de publicidad.

En Windows Vista y Windows 7, por su parte, el Solitario ofrecía estadísticas de uso (con número de partidas y porcentaje de victorias), y la posibilidad de guardar partidas en curso.

Solitario de Windows La Microsoft Solitaire Collection

Con la llegada de Windows 8, sin embargo, llegó la polémica, porque Microsofot eliminó el Solitario gratis de toda la vida, y en su lugar presentó la llamada Microsoft Solitaire Collection, que se podía descargar desde la Windows Store.

Este nuevo juego incluía cuatro modalidades más de solitario (FreeCell, Spider, TriPeaks y Pyramid) además del clásico Klondike... y un montón de publicidad en forma de vídeos entre partida y partida. Si querías eliminarlos, tenías que pagar. Pagar, ¡por una cosa que llevábamos más de 20 años jugando gratis! La recepción por parte de la prensa especializada y de los usuarios, lógicamente, no fue nada buena.

Microsoft pareció entrar en razón - aunque sólo en parte - y con la llegada de Windows 10 volvió a ofrecer el solitario como juego integrado en el propio sistema operativo, y no como app descargable desde la Tienda. Lo malo: que sigue siendo la versión Solitaire Collection free to play, como en Windows 8. Es decir, puedes jugarlo tal cual pero deberás sacar la cartera si quieres librarte de la publicidad, ganar más "monedas" en los retos o probar modos de juego adicionales.

Si no, siempre queda la opción de ir a por algún juego de solitario online para jugar gratis, que puedes encontrar fácilmente en Internet. Tienes, por ejemplo, esta modalidad online creada por los mismos autores de Microsoft Solitaire Collection, esta otra web con varias versiones del solitario Klondike, y la propia Microsoft Solitaire Collection en versión online.

Lejos queda aquel Solitario que pudimos jugar allá por los años 90, en nuestros flamantes 386, y que tanto tiempo de deberes nos robó. Pero oye, tal y como dice su creador, Wes Cherry, "lo bueno del tiempo es que siempre están haciendo más. Así que no pasa nada".

Imagen de cabecera | Evan Roth
En Xataka | De los niños de Windows 10 a los gritos de Ballmer: los vídeos de la historia de Windows en anuncios

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio