A ciegas y bajo el frío polar: así eran los mapas en 3D que usaban los inuits para navegar de noche por la costa de Groenlandia

A ciegas y bajo el frío polar: así eran los mapas en 3D que usaban los inuits para navegar de noche por la costa de Groenlandia
Sin comentarios

A principios de 1885, el explorador danés Gustav Holm llegó a la isla de Apusiaajik, en la costa este de Groenlandia. Allí se encontró con Kunit, uno de los 19 habitantes de Umuvik, una pequeña comunidad inuit que aún no habían tenido contacto con los occidentales. Holm, que había hecho ya muchas misiones, había conocido a muchos inuits y, probablemente, Kunit hubiera sido solamente otro más de no ser por tres piezas de madera.

Tres piezas que constituyen uno de los escasos ejemplos de la cartografía táctil que, entre los siglos XVI y XIX, los pueblos árticos usaron para orientarse en la oscuridad y un frío tan afilado no les dejaba quitarse las manoplas. Esas tres piezas de madera representaban con una sorprendente "exactitud y precisión" la costa de Groenlandia.

A ciegas en el desierto blanco

Captura De Pantalla 2022 04 03 A Las 10 54 41

Si no es fácil orientarse en condiciones meteorológicas adversas, hacerlo con pocos medios es un problema realmente complejo. Pero la creatividad humana es una de las fuerzas más poderosas de la naturaleza.

Durante años, el arqueólogo canadiense Peter Whitridge, ha estudiado cómo los inuits usaban canciones, historias y trabalenguas para codificar rutas de viaje a través de Groenlandia. Aprenderse una tonadilla que aparentemente nos hablaba de un mito o una leyenda local era, también y de rebote, aprenderse todo un mapa de memoria.

Holm1887p250 Traekort

Pero quizás esa no sea la "rareza cartográfica" más curiosa del mundo ártico. Los mapas de madera de Ammassalik posiblemente se llevan la palma. Lo que encontró Holm, fueron tallas de madera en tres dimensiones de la costa este de Groenlandia, sí; pero con un nivel de detalle de "las ensenadas y las islas en relieve escultórico" que podían ser utilizados por la noche leyéndolos con la yema de los dedos sin mayor problema.

Los análisis sobre su precisión han confirmado que, tal y como explicó Kunit, las piezas de madera representan tramos de costa entre Sermiligaaq y Kangerdlugsuatsiak, primero; y entre Sermiligaaql y Kangertivartikajik. No es una representación al uso de los mapas en papel, sino que los contornos están exagerados para permitir su interpretación a ciegas, pero con un poco de entrenamiento es sencillo reconocer en ellos la forma de la costa.

No son los únicos "mapas tridimensionales" que desarrollaron las culturas tradicionales. Son famosas, por ejemplo, las cartas marítimas fabricadas con palos que empleaban los navegantes de las islas Marshall del Pacífico. Pero, sin duda, los mapas de Holm sí son los más misteriosas porque, pese a los esfuerzos de los arqueólogos, hay muy pocas piezas que nos permitan estudiarlos.

Imagen | Topografisk Atlas Grønland | Gustav Holm, Vilhelm Garde

Temas
Inicio