Compartir
Publicidad
Publicidad

Soportes de cámara: Cuándo y cómo utilizarlos. Especial Video (V)

Soportes de cámara: Cuándo y cómo utilizarlos. Especial Video (V)
Guardar
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya tenemos las cámaras. Salir a grabar es el siguiente paso, pero ¿cámara en mano o sobre trípode? En esta nueva entrega del Especial video analizamos los soportes de cámara más utilizados. Cuándo y cómo usarlos, en qué situaciones y de qué modo son algunos de los consejos que os daremos para que saquéis el máximo partido a vuestras cámaras.

Como hemos comentado a lo largo de lo que llevamos de Especial video, lo primordial antes de grabar es pensar en el fin del video que queremos hacer, y en particular tras la grabación: ¿lo vamos a montar o no? En el caso de que vayamos a editar las tomas grabadas, conviene pensar en el ritmo que queremos darle al video. Una sucesión de planos estáticos sobre trípode y una música muy acelerada puede no tener mucho sentido, y al contrario, una música muy tranquila y un constante vaivén de movimientos en cada imagen por haber llevado la cámara en mano, puede no quedar bien. Para evitar todas estas "imperfecciones" existen los soportes de cámara. Tenemos de muchos tipos, estáticos y dinámicos, de mayor peso a menor peso, precios y marcas. Comenzamos.

Trípode

Tripode sony

Es un elemento necesario en video y nunca estará de más que tengamos uno en casa. Como regla general, lo llevaremos siempre que esperemos grabar algo mayor a una duración de 10-15 minutos contínuos y no pensemos cambiar de plano, por ejemplo, un concierto de música clásica. Hay trípodes de todos los estilos, desde los compactos que son muy pequeños (parecidos a los de las cámaras de foto) hasta los profesionales, con los que no tendrás problema en hacer movimientos de cámara muy suaves sin cambiar la cámara de sitio.

Hay muchas marcas de trípodes buenos. Una tradicional puede ser Velbon, y una actual, Manfrotto. Lo importante es que el trípode que elijas sea para video, puesto que la cabeza debe poder moverse con mucha suavidad en cualquier dirección mientras estés grabando (movimientos de pan y tilt), y esa necesidad especial en foto no es primordial. De ahí la diferencia entre un trípode para fotografía y otro para video. Aún así, como nos movemos en una etapa de video doméstica entre las cámaras de foto y las videocámaras, os he seleccionado como ejemplo un trípode ambivalente para foto y video de Sony (VCT-80AV Tripod with Remote in Grip), bastante estable, de poco peso y con un precio muy razonable, 80 euros, que es el que podéis ver en la imagen sobre estas líneas.

Cámara en mano

Tu brazo y la palma de tu mano son el soporte de cámara más barato que puedas encontrar. Sony siempre lo ha potenciado con sus "Handycam". Personalmente, grabar cámara en mano es mi opción preferida a día de hoy. Es lo más rápido y versátil. Puedes cambiar tu posición constantemente, seguir a un personaje y tener la libertad de movimiento en cualquier punto que te resta un trípode anclado al suelo. Además, un plano bien grabado cámara en mano añade ritmo a la escena, algo muy televisivo. Sin embargo, los inconvenientes son muchos: primero, y dependiendo de lo que pese tu cámara, debes tener un buen biceps para sujetar durante un rato indefinido todo el conjunto. Tu brazo se cansará bastante pronto si no estás acostumbrado a grabar cámara en mano, pero todo esto se puede entrenar.

Te puedes introducir en cualquier situación, pero si no te concentras bien en la imagen, es muy fácil perder la estabilidad sin darse cuenta. La instantaneidad de la cámara en mano te permite pulsar el botón de REC y ponerte a grabar pensando en la acción, sin preocuparte de ajustar trípode o cualquier otro elemento que te lleve más de un minuto de tiempo. También es cierto que casi siempre que optemos por la cámara en mano, nuestro video implicará una edición, pese a todo no somos perfectos. Y por último, no a todo el mundo le gusta la cámara en mano, por muy realista que sea. Los vaivenes de imagen pueden marear a algunos espectadores que no están acostumbrados a un ritmo elevado de imagen. Creo que grabar cámara en mano es una decisión bastante personal.

Monópode

Monopode

Como su nombre indica, un monópode es como un trípode pero de un sólo pie. Es cómo si le quitásemos una de las patas al trípode para estabilizar la cámara. Tiene la ventaja de pesar muy poco, ser muy versátil y poder llevártelo en cualquier situación. No ofrece el estatismo 100% del trípode, es un paso intermedio entre éste y la grabación en mano, pero es muy estable. Si por algún casual debes mover la cámara rápidamente, puedes levantar todo el conjunto tirando del monópode y buscar una nueva posición rápida y fácilmente. Con un trípode probablemente sería más difícil o quizás deberías desmontar casi todo.

Hay muchas marcas y suelen ser bastante asequibles. Por unos 20 euros puedes conseguir un monópode normalito tanto para cámaras de foto como para videocámaras. Además, otro detalle que suelen llevar es su propio pie. Tienen una rueda movible en la que puedes seleccionar una suela de goma (superficies lisas) o un pincho metálico (suelos de arena, por ejemplo), para evitar que todo el conjunto se pueda resbalar.

Estabilizadores de imagen

Seguro que la palabra steadycam te suena de algo. Es un sistema estabilizador de imagen muy utilizado en cine y televisión, sobre todo en televisión, y basa su acción en unos cuantos puntos de apoyo sobre una estructura metálica y el centro de gravedad del cuerpo de la cámara que se utiliza. Tras este descubrimiento, surgieron muchísimos sistemas para estabilizar la imagen, tanto por dentro como fuera de la cámara, algunos de ellos muy cómodos.

Glidecam

Uno de los sistemas derivados del Steadycam, es el Glidecam. Para cámaras domésticas y no tan domésticas funciona perfectamente. Como véis en la imagen, el uso es muy sencillo: la cámara se coloca sobre la zapata y sostenemos todo el conjunto con el mango. Los contrapesos inferiores estabilizarán el peso general del sistema con el centro de gravedad, reduciendo muy notablemente todos los saltos de imagen cuando nos movemos al grabar:

En el video han utilizado esta Glidecam con una Canon 5D Mark II, que comentamos anteriormente. El precio de la Glidecam HD1000 (para cámaras pequeñas) que aparece en la imagen es de 219 euros, y el truco para grabar buenos planos con ella no está más que en tener un buen brazo y saber filmar bien.

Poco a poco van apareciendo sistemas estabilizadores de imagen para cámaras de foto que graban video, como por ejemplo, el Cavision RS5DM2SET-S que utiliza como punto de apoyo tu hombro. Puedes fijar la cámara hacia delante o hacia atrás, dirigir el plano con los mangos laterales y además, incluye un visor de goma para aislar tu ojo con la pantalla LCD Live View de tu cámara, muy útil en caso de grabar con mucha luz solar lateral o de frente. El precio de este soporte es de 332 euros.

Cavision

Una versión del mismo sistema para videocámaras domésticas y semiprofesionales es este soporte Anton Bauer STASIS FLEX Shoulder Mount Camera Stabilizer, que cuesta 175 euros y funciona prácticamente de la misma manera:

Shoulder

Desde hace unos cuantos años se ha venido utilizando mucho en el campo profesional, lo que se conoce como "volante". Su nombre es Fig Rig, fue inventado por el director de cine Mike Figgis y comercializado por Manfrotto. El sistema de funcionamiento es tan sencillo como situar la cámara en el centro de un círculo y manejarla con los dos brazos. De esta manera tenemos un control algo más exacto sobre los movimientos y la imagen se mueve menos. Tiene una gran ventaja, y son los accesorios que tenemos disponibles para Fig Rig para remotear enfoque e iris cerca de nuestras manos, lo que nos permitirá un máximo control de la escena por la posición de nuestros dedos. Comienza a estar en un poco en desuso por la aparición de otros sistemas, pero siempre dependiendo del plano que quieras grabar y la situación, podrá resultarte muy útil. El precio, 200 euros.

Fig Rig

Y si lo tuyo es grabar con el móvil, como nos contaba alguno de nuestros comentaristas en este Especial video, también existen soportes para móviles. Esta mano adaptada para el iPhone 3GS es una buena solución para grabar adecuadamente si no controlas mucho tu pulso, aunque su precio es casi lo que cuesta teléfono bajo las modalidades de contrato, 185 euros:

Zgrip

Y hasta aquí nuestro pequeño repaso a los soportes de cámara, esperamos que os haya sido de utilidad. En la próxima entrega del Especial Video en Xataka hablaremos sobre soportes de grabación. Cintas, tipos de tarjetas, discos duros y unidades externas. Que ventajas e inconvenientes tienen aplicados a video cada uno de ellos, te ayudaremos a elegir el soporte de grabación que más te convenga.

En Xataka | Cámaras de foto que graban video: Más consejos sobre cámaras. Especial video (IV) En Xataka | Especial video Imagen Principal | Al Dawoud

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos