Compartir
Publicidad
Guía de compra de cámaras de acción baratas: cómo elegir la mejor entre tantos modelos
Fotografía y vídeo

Guía de compra de cámaras de acción baratas: cómo elegir la mejor entre tantos modelos

Publicidad
Publicidad

GoPro se ha convertido en la líder del mercado de las cámaras de acción pero no está sola. No, no hablamos de sus competidores más directos como Sony o TomTom sino de un montón de fabricantes venidos de China que han decidido unirse a la categoría con modelos asequibles con precios baratos y donde a veces no tienen rubor en copias los diseños de la familia Hero.

Cada vez hay más y al ser tan asequibles es inevitable que hayan logrado llamar la atención del público. Entre esta avalancha de cámaras hay algunos modelos muy interesantes y otros muchos son prescindibles. Con esta guía de compra os queremos ayudar a separar el grano de la paja porque aunque hayáis escuchado que "graba tan bien como una GoPro y vale menos de la mitad", no hagáis caso a vuestro cuñado. Esto es todo lo que necesitáis saber.

Características básicas

Cuando empecemos a ver cámaras de acción lo primero que nos llamará la atención será la resolución. Desde hace tiempo, este número no significa gran cosa porque tener más píxeles en el sensor no se traduce en una mejor calidad de imagen. Es fácil encontrar qué modelo lleva cada uno: Sony, OmniVision, Panasonic...

De las especificaciones que podemos ver a simple vista en una cámara de acción hay dos aspectos que nos deben de interesar. Por un lado la batería: importante fijarse bien en cuánta capacidad tiene cada modelo. La autonomía es muy variable y dependerá mucho de cómo grabemos vídeo: si lo hacemos en Full HD nos durará un poco menos que en HD 720p, si además lo hacemos con la WiFi encendida podremos usarla durante menos tiempo...

Sjcam

Por otro lado tenemos la compatibilidad con los accesorios. Muchos fabricantes han decidido copiar el sistema de enganche que usa GoPro para usar diferentes complementos. Desde carcasas herméticas para protegerla del agua y los golpes a palos y soportes de todo tipo. Lo normal es que en la mayoría de las cámaras que veamos vengan con algo parecido al sistema de zapata y tornillo de GoPro. Fijaros bien porque tener variedad significará usar más la cámara y poder darle más usos.

De el resto de especificaciones, tengamos en cuenta otros detalles como la apertura de la lente o el tipo de ranura que usa para las tarjetas. Si queremos saber la calidad real de estas cámaras tendremos que mirar más allá de las especificaciones técnicas porque aunque los fabricantes nos prometan sensores de mucha resolución, hay muchos detalles importantes que no se reflejan a simple vista.

¿Y la resolución nativa a la que graba? En los modelos que veremos hoy en casi todos el estándar es Full HD a 60 fotogramas por segundo. Algunos suben a 2K con 30 fps pero ninguno llega todavía al UHD 4K. Eso sigue siendo territorio exclusivo de las tope de gama, de momento.

Blackview

Como decíamos, no todo es sensor en estas cámaras y la calidad de imagen solo la veremos gracias a vídeos grabados por otros usuarios. De momento ningún fabricante ha logrado poner un buen sensor en estos modelos y esto se traduce en que lo que grabemos puede tener una calidad lejos de lo que esperábamos en un primer momento. Por eso nuestro primer consejo cuando nos interese un modelo en concreto es que veamos algunas tomas de muestra.

Hay que prestar mucha atención a los artefactos de compresión. En la fotografía digital son muy comunes pero a día de hoy la mayoría de los sensores que usamos en cámaras o en teléfonos móviles no crean muchas distorsiones. En las cámaras de acción de bajo coste es fácil encontrarse con estos artefactos, es decir: imágenes que pierden mucha calidad, detalles borrosos, los colores no se muestran de forma natural...

Otro aspecto importante y que a veces obviamos es la estabilización de imagen. Tenemos una cámara de acción, ergo nos vamos a mover mucho y por tanto no queremos que la imagen salga muy trepidada o que cuando montemos el dispositivo en un sitio fijo (un casco, el manillar de una bici...) el vídeo que grabemos vibre y no nos permita disfrutar de una imagen fluida. De nuevo: importante que revisemos vídeos grabados con cada modelo porque en algunos casos la estabilización brilla por su ausencia matando así parte de la gracia de utilizar una de estas cámaras.

Si os fijáis en el exterior de las cámaras, la mayoría optan por un objetivo tipo ojo de pez que nos permite tomar fotos y grabar vídeo con un gran angular. También nos permite la opción de mantener las proporciones pero no todos las cámaras hacen un recorte parecido. Fijaos bien porque en algunos modelos veréis que mucha imagen queda atrás cuando pasamos de un modo a otro.

Hay un aspecto que tiende a caer en el olvido cuando grabamos con una cámara de acción y eso es el audio. Todas las cámaras vienen con micrófono incorporado pero no todas captan el sonido igual de bien. En algunos modelos se cuela mucho ruido a poco que sople el viento y en otras apenas capta nada que esté alejado. Normalmente todas hacen aguas y solo unas pocas dan buenos resultados.

Mención especial a la aplicación móvil que utiliza cada fabricante. Este elemento va ser el nexo que nos agilice la transferencia de vídeo e imágenes a nuestro smartphone para que podamos compartir directamente con nuestros amigos y no tener que pasar el contenido por un ordenador y un cable USB. Las hay que lo hacen muy bien como Xiaomi o SJ pero otras son bastante desastrosas.

Antes de pasar a hablar de las cámaras un pequeño resumen: fijaos en especificaciones como la batería y la compatibilidad con los accesorios. El sensor es un elemento que a simple vista no nos dice gran cosa y lo mejor es que miremos vídeos para comprobar elementos que no se ven a simple vista: artificios de compresión, estabilización de imagen, representación natural de los colores... La aplicación móvil, sin ser una pieza clave, debe de funcionar bien para que la experiencia de transferir archivos no sea frustrante.

Xiaomi Yi Camera

650 1200

Dentro de los muchos fabricantes que hay de cámaras de acción Xiaomi es el que más despunta por la reputación que ya se ha creado con sus móviles. Con Yi Camera tenían claro que querían competir con GoPro y ser una referencia en la línea de modelos básicos. De las opciones que hay en la lista es una de las más interesantes: calidad de imagen decente, facilidad de uso tanto para hacer fotos como para grabar vídeo y una estabilización de imagen correcta.

La única pega es que la batería se tiende a calentar mucho cuando tenemos la WiFi encendida al margen de que estemos grabando vídeo o transfiriendo archivos al móvil. Quitando eso es una de las mejores opciones y podéis encontrar en diferentes tiendas online a buen precio. En Amazon, por ejemplo, la tenéis por 72,99 euros.

Yi Camera

Dimensiones

60.4 x 42.0 x 21.2 mm

Peso

72 gramos

Sensor

16 megapíxeles

Apertura

F/2,8

Resolución nativa

1920 x 1080 píxeles a 60 fps

Batería

1010 mAh

Accesorios

Conectividad

WiFi 802.11 b/g/n, USB 2.0

Almacenamiento

Tarjetas microSD

SJ5000 Plus

Sj5000

SJ es la otra gran marca que junto a Xiaomi busca luchar por el trono de ser la mejor cámara de acción barata. Tiene muchos modelos en el mercado y hay que fijarse bien cuando nos hagamos con una de ellas porque es fácil encontrarse falsificaciones u otros modelos más baratos camuflados con su nombre. Su modelo más conocido es la SJ4000 pero el más potente es el SJ5000 Plus.

La SJ5000 Plus es ambiciosa y aunque no empezó con buen pie (el firmware 1.4 tenía muchos problemas) con actualizaciones posteriores se ha convertido en una de las mejores opciones. Buena calidad de imagen, micrófono decente, muchas opciones de grabación... Todavía sigue fallando en algunos aspectos como la grabación a cámara lenta pero quitando eso, es un modelo muy recomendable. No es la más barata eso sí y en tiendas como Amazon la podrás encontrar por 169,99 euros.

SJ5000 Plus

Dimensiones

60 x 41 x 24,7 mm

Peso

72 gramos

Sensor

16 megapíxeles

Apertura

F/2,8

Resolución nativa

1920 x 1080 píxeles a 60 fps

Batería

900 mAh

Accesorios

Conectividad

WiFi 802.11 b/g/n, USB 2.0

Almacenamiento

Tarjetas microSD

SJ4000, la cámara de los mil nombres

Big

Mucho cuidado con la SJ4000 porque es una cámara que vais a encontrar en muchas tiendas online por diferentes nombres. Solo en el modelo original veréis el logotipo de SJ, el resto son clónicas con una calidad de imagen parecida pero en muchos casos inferior. La identificaréis porque en el cuerpo no está e logo de SJ y en su lugar aparece el de Neewer o CS720, QUMOX, Buytra, Cooler. Es la hermana pequeña de la SJ5000 Plus y técnicamente está un escalón por debajo.

La calidad del micrófono no es la mejor de su categoría por lo que si este aspecto es importante para nosotros, mejor descartarla. La conectividad WiFi con la aplicación es mejorable y con los archivos de vídeo grandes tiene problemas para moverlos. No es la mejor opción de nuestra lista pero si la encontramos rebajada, es un modelo interesante si no queremos gastarnos mucho dinero. La tenéis en Amazon por 95,90 euros.

SJ4000

Dimensiones

60 x 41 x 24,7 mm

Peso

72 gramos

Sensor

12 megapíxeles

Apertura

F/2,8

Resolución nativa

1920 x 1080 píxeles a 30 fps

Batería

900 mAh

Accesorios

Conectividad

WiFi 802.11 b/g/n, USB 2.0

Almacenamiento

Tarjetas microSD

Blackview Hero 1

Blackview

Blackview es probablemente el fabricante que tiene menos pudor a la hora de copiar a GoPro: packaging muy parecido, diseño idéntico, un guiño en el nombre con ese Hero... Por fortuna no solo se queda en las apariencias y en calidad de imagen nos sorpresa con un sensor de Sony que es capaz de grabar vídeo a 2K y 60 fps.

No solo es resolución, la calidad de imagen es buena y aunque la estabilización de imagen es mejorable, es una muy buena opción en relación calidad/precio. Su gran defecto es el software: lento, con muchos problemas para sincronizar con el móvil. Aquí Blackview todavía tiene muchísimo que mejorar pero si somos un poco pacientes, tenemos una muy buena cámara a buen precio. En Geekbuying la encontrarás por 99 dólares.

Existe una segunda versión de esta Blackview llamada Hero 2. Lleva un sensor de Omnivision en vez de Sony y además incluye la posibilidad de controlar la cámara con un mando remoto. Salvo que tengáis mucho interés en tener un complemento para grabar a distancia, merece más la pena Hero 1.

Blackview Hero 1

Dimensiones

59,27 x 41,13 x 29,25 mm

Peso

71 gramos

Sensor

16 megapíxeles

Apertura

F/2,8

Resolución nativa

2304 x 1296 píxeles a 30 fps

Batería

1050 mAh

Accesorios

Conectividad

WiFi 802.11 b/g/n, USB 2.0

Almacenamiento

Tarjetas microSD

SOOCOO S60

Soochoo

Acabamos nuestra lista con un modelo deportivo, la S60 de SOOCOO. Su sensor es capaz de grabar vídeo a 1080p y 30 fps. Cuenta con una pantalla LCD en la parte trasera y la autonomía está en la media respecto a otros modelos. La calidad de imagen es aceptable pero lo más interesante de este modelo lo tenemos en la posibilidad de emparejarla con el mando a distancia que incluye.

Este accesorio viene en una correa ajustable que nos permite controlar la grabación e incluso usar un zoom digital de cuatro aumentos. Quizá no es la más atractiva a simple vista pero teniendo en cuenta que es capaz de grabar vídeo a buena calidad y no se calienta demasiado, es una buena opción si no queremos gastarnos mucho. La encontraréis en Amazon por 99,95 euros.

SOOCOO S60

Dimensiones

67 x 70 x 45 mm

Peso

94 gramos

Sensor

10 megapíxeles

Apertura

F/2,8

Resolución nativa

1920 x 1080 píxeles a 30 fps

Batería

1010 mAh

Accesorios

Conectividad

WiFi 802.11 b/g/n, USB 2.0

Almacenamiento

Tarjetas microSD

¿Merece la pena entonces comprarse una?

Las cámaras de acción baratas se han convertido en mi círculo social en el nuevo ¿me lo compro? y mi respuesta siempre es la misma: depende. Con ninguna de las cámaras que hemos visto hoy, y ni tampoco con la infinidad de variaciones y modelos que hay en tiendas online, vamos a conseguir una calidad de imagen tan buena como en una GoPro tope de gama. No pasa nada, son dos ligas diferentes y hay que entender por qué una vale 400 euros y otra algo más de 100 con gastos de envío.

Hay puntos clave que de momento los fabricantes chinos no han logrado dar la talla: la estabilización óptica de imagen es pobre y en movimiento la imagen vibra mucho, el sensor y el procesado de imagen a veces muestra colores irreales, muchos artificios, la aplicación móvil presenta problemas de conectividad... Pequeños detalles que marcan la diferencia.

Si simplemente nos pica la curiosidad y no tenemos muy claro si la vamos a usar a lo largo del tiempo, id a por cualquiera de estos modelos. Es una inversión pequeña, se pueden conseguir resultados aceptables pero en mi opinión se quedan todas cortas si queremos algo más ambicioso. Ahí es donde entonces nos planteamos si merece la pena dar el salto.

Si somos conscientes de que vamos a grabar mucho vídeo con ella (bien por trabajo o por ocio) y además queremos una calidad de imagen muy buena, GoPro o cualquier otra cámara de acción tope de gama es lo que estamos buscando. Es más dinero, sí, pero no os engañéis, la diferencia de precio está más que justificada y a veces hay que asumir que lo más puntero del mercado no es para nosotros y simplemente podemos hacer todo con algo más modesto.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos