Compartir
Publicidad
Publicidad
Ahorrar luz y energía con tecnología: los mejores gadgets, accesorios y consejos
Especiales

Ahorrar luz y energía con tecnología: los mejores gadgets, accesorios y consejos

Publicidad
Publicidad

Ahorrar luz y energía con ayuda de la tecnología requiere una inversión inicial que podemos ir recuperando poco a poco. Por no hablar de lo que nos facilita nuestra relación con los dispositivos de luz y energía de nuestra casa, permitiendo conocer cómo es nuestro consumo, optimizarlo y servirnos de ayuda.

Cómo ahorrar energía en casa: consejos y accesorios

Uno de los pequeños gastos en casa lo tenemos en el consumo fantasma. Ya calculamos que puede suponer una media de entre 40 y 90 euros de gasto al año. Conseguir reducir ese consumo inútil con tecnología es muy sencillo.

Lo más directo y económico es contar con diferentes regletas con interruptor. Colocamos en ella varios dispositivos que no queremos que queden en stand-by cuando no los usamos, como el televisor y diferentes aparatos relacionados y conectados a él, y empezamos a ahorrar.

En el mercado hay muchísimas soluciones, desde las básicas pero de calidad como la regleta Brennenstuh (disponible desde tres a diez enchufes a partir de 8 euros) hasta modelos donde cada toma tiene su propio interruptor (Bestek de 4 enchufes por 23 euros).

Evitar el consumo fantasma

Si no queremos tener que acordarnos de activar o desactivar el interruptor, que al final es todo hacerse con una rutina, podemos encontrar modelos de regletas que tienen detector de modo de espera, por lo que, si apagamos un televisor conectado a la toma principal, el resto de tomas se desactivan automáticamente, y es donde tendríamos el decodificador, reproductor, barra de sonido, streamer de contenido .... El modelo Secure-Tec con seis tomas en total sale por 28 euros.

Elegir bombillas LED

Otro pequeño paso para consumir menor energía en casa es recurrir a las bombillas LED. Este tipo de iluminación es más eficiente a la hora de producir luz, contando de media con un 80% de ahorro respecto a las incandescentes, pero también sacando algo de ventaja a las de bajo consumo clásicas. Una bombilla LED de unos 14 W tiene una equivalencia con una incandescente de unos 100 W y una bajo consumo de unos 20 W.

Además del menor consumo, elegir una bombilla LED supone aumentar la vida útil, un encendido instantáneo, posibilidad de elegir temperatura de color y son menos contaminantes. Y si son de tipo conectadas, más caras, las posibilidades son muchas más. Para amortizarlas tenemos que esperar al menos 10 años pero merecerá la pena.

Luces LED

La variedad de modelos de los que disponemos en el mercado es muy amplia y hasta confusa. Aquí conviene escoger marcas reconocidas y huir de los chollos. Lo habitual será que el material de disipación no sea el adecuado o que pese a un precio más bajo, resulte que acaba fallando mucho antes de lo que debería por tecnología, o usan LEDs de peor calidad que deben agrupar.

Algunas opciones fiables serían las LED de Philips, líder del mercado (dos LED salen por 10 euros) o las propias de Amazon, cuyo par equivalente a 100 W salen por 12 euros.

Automatizar para ahorrar

En algunas de las tareas o elementos de casa consumidores de energía podemos conseguir un ahorro si logramos automatizar su funcionamiento para optimizar el uso de los mismos o aprovechar franjas horarias en que la luz es más económica, si es que tenemos ese tipo de tarifas contratadas.

Si por ejemplo en casa tenemos lugares donde queremos que la luz se encienda ella sola cuando hay alguien dentro y se apague al poco de salir de la estancia, podemos conseguir varios modelos de luces que cuentan con sensores de presencia a partir de 14 euros.

Si logramos generar una situación de encendido/apagado automático de diferentes aparatos para aprovechar tarifas concretas de luz u optimizar su funcionamiento, ya habremos dado un buen paso para ahorrar luz

Las persianas, si son eléctricas, podemos programarlas también para que, independientemente de si estamos en casa o no, aprovechar las horas de sol para mejorar la temperatura interior, así como bajarlas por la noche y con ello ahorrar calefacción. Los sistemas domóticos para persianas, con base que sirve para conectar más elementos, puede costar del orden de 180 euros para dos persianas.

Enchufes programables

Una manera sencilla y directa de empezar a ahorrar es conseguir implementar en casa una política de encendido y apagado correcto de los diferentes dispositivos que no necesitamos que estén siempre encendidos. Lo podemos hacer fácilmente con enchufes programables que colocaríamos en calentadores de agua eléctricos y demás aparatos que no deben estar en funcionamiento por la noche o a determinadas horas.

Aquí tenemos la opción de usar enchufes con programador mecánico, muy baratos (5 euros), o pasarnos a sistemas que podemos incluso controlar con el smartphone gracias a que añaden conectividad inalámbrica.

Doble User

Estos enchufes domóticos añaden bastantes funcionalidades, algunas muy prácticas como la programación del encendido/apagado de un equipo, conocer el consumo en tiempo real, o recibir alertas en caso de que haya un gasto excesivo que se deba a algún problema o mal funcionamiento. O simplemente que nos lo hemos dejado encendido sin darnos cuenta. Si esto ocurre, desde el mismo smartphone podremos desconectarlo.

Los enchufes Smart tienen muchas más posibilidades más allá del ahorro y programación. Alertas concretas o conocer tiempos de uso de cada elemento añaden extras y comodidad de uso

Tanto el sistema de Wattio (Pod por 50 euros) como el WeMo de Belkin (59 euros) o el Ego de Efergy (44,9 euros) funcionan con IFTTT, lo que abre unas posibilidades enormes de personalización. Pero también sus aplicaciones, como la de WeMo, admite gestión avanzada desde el smartphone para recibir avisos más complejos que te permiten conocer los tiempos de uso de un determinado electrodoméstico.

Control de enchufes a distancia vía WiFi

Si estos modelos que rondan los 50 euros te quedan lejos de tu presupuesto, hay opciones más asequibles y con prácticamente las mismas funcionalidades. Un ejemplo: TP-Link HS100 por solo 33 euros.

Hs100

Termostatos "inteligentes"

Otro elemento del hogar más conectado hace uso del apellido Smart. Nos referimos a los sistemas de control avanzado de la temperatura de casa, ya sea para sistemas de aire acondicionado o lo más usual, de calefacción.

Tener siempre la temperatura más adecuada nos puede hacer ahorrar bastante dinero. Sistemas como los de Netatmo (160 euros) o Thermic de Wattio (170 euros) dejan en manos de su aplicación para móvil la configuración y control de la temperatura, lo que nos permite establecer reglas de encendido/apagado o simplemente poder conocer la temperatura de una estancia desde cualquier lugar con el smartphone y actuar para mejorarla, o programarla de una manera más intuitiva que con los mandos y termostatos clásicos.

netatmo

Los fallos en el sistema de calefacción, consumos o fases de actividad de la caldera quedan recogidos en la aplicación de estos sistemas domóticos. Y en muchos casos estos sistemas funcionan con los asistentes como Siri.

Cómo conocer dónde gastamos más energía en casa

Los mismos fabricantes que tienen en el mercado soluciones para facilitar el control y ahorro de energía de manera individual nos proponen soluciones globales que tienen sus puntos fuertes en servicios online, estadísticas y un** historial del consumo a lo largo del tiempo**. Incluido el día a día, lo que nos puede ser muy útil para tener una huella de consumo en casa y adaptar la tarifa eléctrica a ella.

El complemento perfecto para los sistemas individuales de ahorro son los medidores generales de consumo que se conectan directamente al cuadro eléctrico de casa

Para conseguir un ahorro más concreto en el hogar necesitamos información, principalmente de cómo consumimos energía en casa, hábitos y qué dispositivos suponen el mayor gasto de luz. Bat de Wattio o Mirubee funcionan de manera similar: conectamos (podemos hacerlo nosotros mismos con precaución y siguiendo las instrucciones del fabricante) la pinza en el circuito a controlar y en la aplicación empezaremos a ver gráficas de consumo de aparatos, conocer si se ha ido la luz o funcionamientos anómalos.

Gestion Energia Online

Mirubee tiene el sistema más completo, con posibilidad de medir hasta 3 circuitos monofásicos con pinzas intercambiables de 2 tamaños. Cuesta 109 euros y lo usan compañías como Endesa. Wattio tiene su Bat por 55 euros (podemos añadir tantos como circuitos queramos gestionar) pero necesitamos también la centralita, que sale por 121 euros.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos