Publicidad

Investigando en órbita con cuchillo y cizalla: así fue el paseo espacial para investigar un misterioso agujero en la Soyuz MS-09

Investigando en órbita con cuchillo y cizalla: así fue el paseo espacial para investigar un misterioso agujero en la Soyuz MS-09
12 comentarios

Publicidad

Publicidad

Las cosas de palacio van despacio, y la del espacio van también a su ritmo, llegando a las más de siete horas para un paseo espacial muy particular. Lo hemos visto en las maniobras para investigar un pequeño agujero que se encontró en la Soyuz MS-09 y que provocó desde agosto una fuga de aire en la Estación Espacial Internacional.

El agujero se detectó al localizar una fuga de aire y una vez evaluada la situación se concluyó que había que arreglarlo. Pero evidentemente no es lo mismo tapar un agujero en tierra firme que orbitando al planeta, y al final fue una hazaña que implicó, entre otras cosas, el uso de un cuchillo en el espacio.

Un cuchillo como bisturí espacial y mucha, mucha paciencia

Para ponernos un poco en contexto, podemos saber algo más de este hallazgo por lo que contaron en su momento en Microsiervos, donde vemos que se trataba de un boquete demasiado "perfecto" para deberse al impacto de algún meteorito y que finalmente se reconoció el error humano. Sin apuntar con el dedo a nadie (públicamente), hay bastantes papeletas de que se tratase de un operario de RKK Energia (una fábrica rusa de naves espaciales y componentes de estaciones espaciales), que sin dejar constancia de la pifia habría sido lo suficientemente hábil como para taparlo y que pasase las pruebas).

Así que una vez detectado esto se organizó una operación para investigar el pequeño agujero, el cual causaba una pequeña fuga de aire desde agosto de este año. La fecha: el 11 de diciembre a las 11:00 EST, el que sería el paseo número 213 en la ISS, según recuerda el New York Times (que se hace eco de la historia).

Los encargados de la investigación espacial fueron los astronautas rusos Oleg Kononenko y Sergey Prokopyev, que recogieron muestras y realizaron algunas fotografías del agujero de 2 milímetros. Su objetivo: realizar una inspección visual del área, realizar fotografías y recolectar muestras de la superficie alrededor del agujero para analizarlas en la ISS (e instalar una nueva cubierta).

Para ello tuvieron que desconectar temporalmente el aislamiento térmico y el escudo antimeteoritos de la cápsula, lo cual según la agencia de noticias rusa TASS era algo sin precedentes. Y para poder acercarse a esta cubierta, Kononenko iba sujeto y era empujado por dos pértigas Strela manejada por Prokopiev.

Pertiga En esta captura se ve muy bien la pértiga Strela. (Imagen: Anatoly Zak/@russianspaceweb)

Las maniobras se iban sucediendo sin problemas o situaciones de alarma, pero con un retraso cada vez mayor con respecto a lo previsto (y los repetidos avisos de control para que no se retrasasen más). Sobre todo de cara a la autonomía de los trajes espaciales (en este caso Orlan_MKS), estimada en unas siete horas, aunque se han registrado autonomías mayores entre ellas la de esta ocasión, ya que fueron siete horas y 45 minutos de paseo.

Finalmente Kononenko llegaba a la ubicación del agujero y pudo tomar las muestras y sacar las imágenes, aunque lo que quedará para la posteridad son las herramientas que usaron: un cuchillo y unas cizallas para poder cortar la cubierta de una nave espacial.

Agujero El agujero, cuando por fin dieron con él. (Imagen: Anatoly Zak/@russianspaceweb)

Dichos utensilios se ven algo mejor en las prácticas que se hicieron de la misión en tierra firme por parte de RKK Energia:

Cuchillo Practica (Imagen: Russian Space Web)
Cizalla Practica (Imagen: Russian Space Web)

Un misterio no exento de polémica

La misión se desarrolló sin problemas mayores, aunque hubo algunos cortes en la comunicación y se perdió la señal de vídeo en algunos momentos. Eso sí, cuando ya acumulaban bastante retraso empezaron a tener problemas en colocar la manta térmica sobre la hendidura que quedaba tras la recogida de muestras, y el control decidió que abortasen ese paso ya que la Soyuz puede volver aún teniendo el agujero descubierto.

Dado el componente humano de responsabilidad sobre el agujero, el asunto no ha estado exento de polémicas al estar en la ISS, cuna de misiones espaciales de las agencias de diversos países. Fue el CEO de Roscosmos, Dimitri Rogozin, quien admitió que había sido un error usando un taladro, apuntando directamente a la construcción de la nave, pero no tardaron a saltar los rumores acerca de que podría haber sido un sabotaje por parte de la NASA hacia la agencia rusa.

La vuelta del módulo de descenso de la Soyuz MS-09 se ha programado para el día 20 de diciembre, siendo Prokopiev uno de los astronautas que volverán con ella. Lo que no vuelve del todo es el módulo orbital, donde está el agujero, de modo que no debería haber problemas en la reentrada a la atmósfera. Esperamos que así sea y que el regreso se dé sin incidentes, y veremos en qué queda toda la investigación.

Imágenes | Anatoly Zak/@russianspaceweb

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir