Compartir
Publicidad

El Hubble se prepara para volver a la acción tras haber reparado uno de sus giroscopios que llevaba siete años sin funcionar

El Hubble se prepara para volver a la acción tras haber reparado uno de sus giroscopios que llevaba siete años sin funcionar
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La exploración espacial no atraviesa su mejor momento, ya que cuatro de las misiones espaciales que están actualmente en desarrollo han presentado problemas. El Kepler está sin combustible; Curiosity tiene problemas para almacenar información; Opportunity lleva más de tres meses sin dar señales de vida; y el Hubble entró a inicios de este mes "en modo seguro", esto después del fallo en uno de los giroscopios que le quedaban operativos.

El Hubble tiene tres pares de dos giroscopios, donde cada uno consta de un giroscopio primario y uno de respaldo. En cada par, uno de los giroscopios tiene un diseño "antiguo", mientras que el otro es un diseño más nuevo destinado a tener una mayor duración.

A inicios de este mes, los tres giroscopios "antiguos" dejaron de funcionar, lo que dejó operando a dos de los nuevos, ya que el otro fue apagado hace siete años y medio. Hoy la NASA encontró la manera de reparar este giroscopio "nuevo", lo cual se realizó aparentemente, y entre otras cosas, apagando y encendiendo nuevamente el dispositivo.

El clásico reinicio de toda la vida

Los giroscopios en el Hubble son piezas esenciales para manejar su operación. Se trata de una especie de ruedas que giran a 19.200 revoluciones por minuto y permiten orientarlo y estabilizarlo mientras se toman las imágenes.

El telescopio tiene la capacidad de funcionar con sólo dos de ellos, y de hecho así estuvo entre 2005 y 2009 hasta que un equipo de astronautas los sustituyera en 2009, esto gracias al programa del transbordador espacial. Como el transbordador espacial ya no está operativo, a día de hoy no hay ningún vehículo capaz de llevar humanos al telescopio, por lo que si algo falla, la NASA debe buscar la manera de repararlo desde la Tierra.

Aunque el Hubble puede operar con dos giroscopios, la NASA decidió poner al telescopio "en modo seguro", ya que operar de esta manera le quita precisión a la captura de imágenes y se limita a acciones básicas. Durante las últimas dos semanas, la NASA ha estado tratando de activar nuevamente uno de los giroscopios, el cual llevaba siete años y medio sin funcionar.

En el comunicado de la NASA se puede leer lo siguiente:

"En un intento por corregir las tasas de error producidas por el giroscopio de respaldo, el equipo de operaciones del Hubble ejecutó un reinicio del giroscopio el 16 de octubre. Este procedimiento apagó el giroscopio durante un segundo y luego lo reinició antes de que su rueda motorizada comenzara a girar. La intención era eliminar cualquier fallo que pudiera haber ocurrido durante la puesta en marcha el 6 de octubre después de que el giroscopio estuvo apagado durante más de 7,5 años. Sin embargo, los datos resultantes no mostraron una mejora en el desempeño del giroscopio".

Ante esto, la NASA llevó a cabo una serie de maniobras que llevaron al Hubble a realizar giros con tal de calibrar el giroscopio, ya que buscaban que dejara de mostrar velocidades extremadamente altas en la rotación del telescopio. En resumen, el equipo apagó y volvió a encender el giroscopio, movió al Hubble de un lado a otro y cambió el giroscopio entre sus dos modos de operación. El resultado: el giroscopio ahora parece estar funcionando correctamente.

Ahora lo siguiente será realizar una gran cantidad de pruebas, como actividades científicas de rutina, que servirán para determinar si el giroscopio funciona correctamente. Es decir, el Hubble no está completamente listo, pero al menos ya hay un importante avance que nos podría traer de vuelta al telescopio en las próximas semanas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio